MAKAROUNAS ALIVIA UN ERROR ‘DECISIVO’

Nueva Zelanda había puesto el listón quizás demasiado alto con el 1-4, pero Australia respondió ante Costa de Marfil (2-1). Empezar bien en un torneo de este tipo es algo al alcance de muy pocos y que equipos como Argentina u Holanda no pueden presumir de haber hecho dice bastante de, al menos, la profesionalidad de unos chavales que, si nadie lo remedia, se perderán en el anonimato de aquí a unos años. Ya pasó con aquella Australia subcampeona del Mundial sub17 de 1999, de la que sólo Jade North, McDonald y Kennedy llegaron (y se mantienen) en la absoluta. Dicho de otro modo: hoy es su ‘momentum’.

La victoria (con remontada) de Australia ante Costa de Marfil deja no pocos detalles ya no sólo sobre cuál es el futuro de la selección ‘aussie’ sino también por dónde van caminando algunos de sus referentes, que en muchos casos ni siquiera han hecho los 17 años. Los marfileños se adelantaron en el marcador gracias a un error infantil (por edad justificable) pero a todas luces decisivo del central del Liverpool, Tom King. De largo, el mejor defensa de esta Australia sub17, un central, como dije en la previa, con una excelente salida de balón que, sin embargo, se la jugó (y la perdió) con el 0-0 y siendo el último hombre atrás.

Quizás no llegue a ser el nuevo Gerard Piqué ni tan siquiera el nuevo Lucas Neill (se me ocurren, del tirón, entre 10 y 15 centrales puros todavía por delante suya camino a la absoluta). Pero es importante que conozca sus condiciones, y también sus limitaciones. Este error le señaló durante todo el partido y a buen seguro que su técnico, el holandés Jan Versleijen, se lo reprobó debidamente al descanso.

En el otro lado de la cama está la sonrisa. Porque de los errores se aprende, y mucho, pero son los aciertos (reconocidos) los que de verdad te refuerza y ten inyectan la confianza que te hace diferente. Los golazos de Makarounas y Tombides para voltear el marcador son, sencillamente, de genio. El primero, sin más historia, es una volea por encima del portero tras una pared sensacional con Espindola, otro al que hay que echar de comer aparte. A Makarounas nos vamos a hinchar a descubrirlo en los próximos meses. El Perth Glory, que apostó por él tras verle hacer la mitad de los goles de Australia durante la fase de clasificación, no puede perderle la pista.

Makarounas (de fondo) sigue un balón dividido entre Melling (dcha) y un rival

Si mérito tiene el tanto de Makarounas, no menos el de Dylan Tombides, el ‘9’ de esta selección. Quedaba menos de un cuarto de hora para el pitido final, y para que el error de Tom King desluciera la obra de arte de Makarounas cuando Dylan (otro niño ‘cazado’ por la Premier, en este caso por el malogrado West Ham), agarró un balón dentro del área, se quitó a un defensa pisándolo con la derecha y sacó un disparo seco abajo con la izquierda. Otro destello, 2-1. Tres puntos y liderato compartido con Brasil, el próximo rival.

Australia lo tiene ‘fácil’. Sólo debe intentar no salir goleado ante Lucas Piazón y cía, y salir a morder contra la Dinamarca de Fischer. Nadie dijo que fuera fácil, pero el primer (y más importante) paso ya lo han dado.

PD. Como ya le ocurriera a Nueva Zelanda frente a Uzbekistán, números en mano Costa de Marfil también fue sensiblemente superior en el global del encuentro. Bailó en posesión (62%) y disparó 21 veces, por 12 de Australia. Los datos, esos vagabundos infames.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s