QUIETO TODO EL MUNDO: NUEVA ZELANDA, A OCTAVOS

No es ninguna broma. Con el pírrico, trabajadísimo y sufrido empate sin goles (0-0) ante EEUU en la última jornada, la selección de Nueva Zelanda sub17 ha repetido algo histórico en el fútbol del país: pasara unos octavos de final de un Mundial, algo que ya consiguieron en la pasada edición (2009). Allí el rival será Japón (miércoles 29 de junio), otro de esos equipos que, al mismo ritmo que avanza el siglo XXI, van comprendiendo de qué va esto del fútbol. Un equipo durísimo que no sólo pintó la cara a la lamentable selección de Argentina, sino que en otras categorías superiores (sub20 y particularmente sub23) tiene equipos más que a tener en cuenta.

Nueva Zelanda saludó a EEUU con un planteamiento similar al que les valió la derrota contra la República Checa. La única variación, el excelente trabajo de balance, inaudito en aquel partido, entre Stephen Carmichael y Bill Tuiloma en la banda derecha. McFarland sabe que debe hacer un hueco a los dos y parece haber encontrado la fórmula. En un partido en el que el prometedor punta de origen japonés Ken Yamamoto tampoco disputó un solo minuto (también se quedó en blanco ante Uzbekistán), el reclamo arriba una vez más fue Jesse Edge, cuya labor pasó de puntillas en dicho encuentro ante la exhibición goleadora de Carmichael, pero que se ha mostrado sensiblemente más regular que su compañero durante la primera fase.

Los 'kiwis' se conjuran antes del encuentro ante EEUU (Foto: Fifa.com)

Que nadie, eso sí, se lleve a engaño. Nueva Zelanda, en realidad, ‘salió viva’ de Pachuca: una vez más, las estadísticas reflejan cuál fue la tónica del encuentro, si bien es cierto que en cuanto a intensidad y desarrollo es un guarismo que no se vio especialmente proyectado sobre el terreno de juego. Y es que EEUU llegó a tirar 20 veces a puerta, por… ¡¡4!! de los neocelandeses. Una vez más, la frialdad y fiabilidad de Scott Basalaj, sin duda uno de los mejores porteros del torneo, apuntaló un resultado que supo, más que nunca, a victoria. La posesión, eso sí, estuvo repartida entre uno y otro y al final fue la victoria de Uzbekistán la que dejó abierta la puerta de octavos a ambos.

Nueva Zelanda, a pesar de ser la única selección invicta en el Mundial de Sudáfrica, sólo se había clasificado antes una vez para octavos de final de un Mundial, en cualquier categoría, y fue en la anterior edición sub17, disputada en 2009 en Nigeria. Por aquel entonces, los ‘kiwis’ pasaron como “mejor tercero” (en esta ocasión lo han hecho como segundos de grupo), aunque la derrota por 5-0 en la siguiente ronda ante los organizadores, así como la ausencia en la actualidad de algún referente que saboreara aquel éxito (salvo, quizás, Cameron Lindsay, que ya sido convocado con el Blackburn Rovers inglés en alguna ocasión), no parecen espejos para mirarse. McFarland y sus niños tienen la ocasión de seguir abriéndose paso.

Anuncios

Un pensamiento en “QUIETO TODO EL MUNDO: NUEVA ZELANDA, A OCTAVOS

  1. Mañero, aunque hables de canguros y kiwis, seas del Madrid y además un puto incomprendido… yo te quiero igual.

    Borja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s