UN AÑO DE HOLGER OSIECK

Hoy, 31 de agosto de 2011, Holger Osieck cumple un año al frente de la selección absoluta de Australia. Doce meses que han servido, entre otras cosas, para contrastar que pese a lo que Pim Verbeek se empeñaba en defender, la A-League sí tiene suficiente nivel como para nutrir al combinado absoluto con jugadores más que solventes1.

Osieck ha dirigido en este tiempo 15 partidos, de los cuales ha ganado 9 (el 60%), empatado 4 y perdido sólo 2 (el amistoso de noviembre de 2010 ante Egipto y la final de la Copa Asia contra Japón). Estos números, a priori fríos, son historia de la selección, ya que se ha convertido en el técnico con mejor porcentaje de victorias desde el mismísimo Terry Venables2, quien llevó Australia durante 23 encuentros entre 1997 y 1998, incluyendo aquella exitosa Copa Confederaciones del 97 en la que Bosnich, Viduka, Skoko, Kewell, Aloisi o Slater cayeron en la final 6-0 contra Brasil merced a sendos hat-trick de Ronaldo y Romario.

Entre los méritos de Osieck, además del de ir dando presencia a algunos jóvenes que parecían defenestrados para Verbeek (Nathan Burns o James Troisi a la cabeza), ha sido el de abrir sus miras más allá de Europa y captar a jugadores australianos perdidos en Corea o Japón, como es el caso de Sasa Ognenovski (ahora fijo en la zaga australiana, línea que comparte con Lucas Neill), o de Joshua Kennedy, quien a pesar de sus limitaciones casi siempre cumple con los ‘socceroos’.

Osieck, junto a su ayudante Tony Vidmar durante la victoria ante Gales (1-2)

Lo fácil, con estos números en la mano, sería pensar que en este año como seleccionador, Osieck se ha enfrentado a rivales menores con los que ha podido engrosar sus estadísticas sin pudor. Pero nada más lejos de la realidad: la aventura del técnico alemán en el banquillo australiano incluye victorias ante Polonia, Alemania o Paraguay, además del inolvidable 6-0 a Uzbekistán en semifinales de la Copa Asia. También se sacaron meritorios empates ante Serbia, Corea del Sur o Suiza, la única selección que batió a España en el pasado Mundial.

Australia arranca los partidos de clasificación para el Mundial de Brasil 2014 con un seleccionador de garantías y, sobre todo, carácter y valor para dejar fuera a los que considera que no están en disposición de ayudar al equipo. Así, ‘limpió’ de las convocatorias a jugadores como Kewell o Culina, indiscutibles para Verbeek y presentes por inercia en las primeras convocatorias (y equipos iniciales) de Osieck. Quizás su único ‘pero’ sea su falta de atrevimiento a dar la alternativa a jugadores más jóvenes, caso de Leckie (no convocado aún), o Kruse, a quien todavía mantiene fuera de la titularidad.

Sea como fuera, hay que felicitarle. Ni todos los años se cumple un año (?), ni a Australia se le recuerdan unas cifras así en los últimos 15. Por algo será…

_____________________________________________

1Verbeek se convirtió en el enemigo público número 1 de la A-League tras llegar a calificar de “inútil” la aportación de algunos de sus jugadores.

2Les Scheinflug tiene en la actualidad el 67% de victorias, si bien es cierto que dirigió menos encuentros (12) que Osieck. Estuvo en el cargo entre 1981 y 1983.

AUSTRALIA PONE RUMBO A BRASIL 2014

Con la entrada de Alex Brosque por Scott McDonald, lesionado  a última hora, la lista de Australia para los partidos ante Tailandia (2 septiembre) y Arabia Saudí (6 septiembre), ambos clasificatorios ya para el Mundial de 2014, es la siguiente:

PORTEROS:

Nathan COE (Sonderjysk) / Adam FEDERICI (Reading) / Mark SCHWARZER (Fulham)

DEFENSAS:

Luke DEVERE (Gyeongnam) / Mark MILLIGAN (JEF United) / Lucas NEILL (Al-Jazira) / Sasa OGNENOVSKI (Seongnam) / Matthew SPIRANOVIC (Urawa) / Luke WILKSHIRE (Dinamo Moscú) / Rhys WILLIAMS (Middlesbrough) / Michael ZULLO (Utrecht)

MEDIOS

Tim CAHILL (Everton) / Brett EMERTON (Sydney) / Mile JEDINAK (Crystal Palace) / Brett HOLMAN (AZ Alkmaar) / Neil KILKENNY (Bristol) / Matt MCKAY (Glasgow Rangers) / Adam SAROTA (Utrecht) / Carl VALERI (Sassuolo) / James TROISI (Kayserispor)

DELANTEROS

Robbie KRUSE (Dusseldorf) / Alex BROSQUE (Shimizu) / Josh KENNEDY (Nagoya)

Neill y Sasa Ognenovski volverán el eje de la defensa tras su ausencia ante Gales

Con Neill y Ognenovski en la convocatoria, y sumando las vueltas de hombres como Emerton (baja ante Gales por lesión), McKay y Kennedy, Holger Osieck recupera así la esencia de un grupo que sólo ha perdido 1 partido en todo 2011 y que sigue rejuveneciéndose gracias a la presencia de hombres como Zullo, Sarota, Troisi o Kruse.

Cabe esperar que el encuentro ante Tailandia (nº 120 en el ránking FIFA) sirva para rodar el equipo y quizás volver a probar a algunos de los menos habituales, aunque el partido capital contra Arabia Saudí no admite pruebas ni experimentos, ya que es la favorita para disputar a Australia el primer puesto del grupo. Kewell, el hombre de moda en Australia tras su fichaje por el Melbourne Victory, sigue fuera de la selección, a la que no acude desde el amistoso ante Alemania (29.03.2011).

Si estará, en cambio, Brett Emerton, quien podría convertirse en el segundo jugador con más internacionalidades de la historia de Australia. Si juega un solo minuto en alguno de los dos encuentros, Emerton sumará 88, una más que Alex Tobin (87) y sólo por debajo de Schwarzer, quien acumula 90 y ostenta el récord actual.

ENLACES DE INTERÉS

Crónica, GALES 1-2 AUSTRALIA

EMERTON Y KEWELL DESATAN LA LOCURA

KEWELL Y EMERTON DESATAN LA LOCURA

La cosa va en serio. Si hace apenas unas semanas nos quejábamos de que las salidas de algunos de los jugadores más emblemáticos de la A-League las últimas temporadas (casos como el de Fowler, Aloisi, Skoko o los jóvenes Kruse, Leckie o Marcos Flores) podía repercutir para mal en el interés de la competición más allá de sus fronteras, ahora toca retractarse. Porque la firma de Harry Kewell y Brett Emerton por Melbourne Victory y Sydney respectivamente no sólo resucita una batalla entre los dos grandes de Australia que la temporada pasada fueron caricaturas de sí mismos, sino que además reverdece el potencial de una liga que mantiene otros activos más que interesantes.

La llegada de Kewell a Melbourne han reventado el espectro mediático en Australia, hasta tal punto que la FFA está pensando si adelantar el comienzo de la liga para que el ex del Liverpool pueda debutar ante el Sydney en el Clásico de las Antípodas, un  partido que se perdería si Osieck decidiera contar con él para los encuentros ante Malasia (amistoso) y Omán (clasificatorio para el Mundial 2014). Idéntico caso es el de Emerton, quien tras salir del Blackburn por la puerta de atrás no lo pensó dos veces a la hora de firmar por los Sky Blues. Ambos, además, con contratos de la misma duración (3 años) que se extienden precisamente hasta la cita mundialista de Brasil, cuando los dos cuenten con 35 años (Kewell además, a punto de los 36).

Esta carrera de contrataciones de renombre, de momento, no parece que vaya a terminar ahí. Aunque Schwarzer negara hace unos días su inteción de volver a Australia a corto plazo, hay otros futbolistas internacionales que, atraídos por las garantías de pago, juego y reconocimiento de su tierra natal, también han guiñado el ojo a la A-League. Es el caso de David Carney, lateral zurdo que marcó en la victoria por 1-2 de los socceroos ante Alemania en el amistoso disputado en marzo, quien ha pedido tiempo al Sydney (el club desde el que saltó a Europa en 2007) para resolver su futuro en Inglaterra, donde el Blackpool le ha comunicado que no cuenta con él.

MANEL EXPÓSITO; LA MASÍA EN NUEVA ZELANDA

Manel ‘El Chino’ Expósito debutó con el Barça el mismo día que Leo Messi, en un amistoso contra el Oporto que entrenaba por entonces José Mourinho. Dos piedras de choque en una vida deportiva en la que no tuvo la suerte de encontrar un Guardiola que le diera cobijo en el club azulgrana como sí hace hoy con algunos canteranos. Tras varios bandazos por categorías inferiores, le llegó la oportunidad, vía Ramón Tribulietx, de ir a Nueva Zelanda, concretamente al Auckland City, el primer equipo que se clasificó para el próximo Mundialito de Clubes. En él Expósito, que comparte vestuario con otros dos españoles, podría medirse a ‘su’ Barça. No oculta, al otro lado del globo, su apetencia por encontrarse con su pasado, pero tiene bien claro que el presente en Nueva Zelanda no le puede ir mejor…

– Pregunta obligada… ¿Cómo llegaste a Nueva Zelanda?

Pues estaba jugando en Badajoz y como supongo que sabes la  1ª división igual que la Segunda A y la Segunda B, están inmersas en una crisis económica brutal, estaba sin cobrar desde hacia dos años con deudas y juicios con varios equipos que por desgracia desaparecieron por impago, y recibí la oferta del club a través de su entrenador, el también catalán Ramon Tribulietx, que había sido entrenador mío en mi etapa del Figueres en Segunda División B. Estuvimos un par de semanas hablando sobre la posibilidad de incorporarme de inmediato debido a la delicada situación del club y al final fue todo posible y allí empezó la aventura.

¿Qué te sedujo de Auckland?

En cuanto a ciudad la verdad es que cada día hay algo nuevo que te sorprende, el estilo de vida que llevan, la calidad de vida que tiene la gente, su hospitalidad, su extensión, mas que una gran ciudad parece que sea un gran pueblo, me sorprendieron sus paisajes, sus grandes zonas verdes, su limpieza, la hospitalidad de su gente y sobretodo la gran diferencia de acento que tienen con respecto al inglés convencional.

Y en cuanto al club, sensacional también, muy familiar, se preocuparon de mi desde el primer día, me atendieron a todo y no me faltó de nada para que me adaptara lo mas rápidamente posible. Incluso cuando estuve sin poder jugar los dos primeros meses por culpa de problemas con el transfer, mi antiguo club y la FIFA, me ayudaron en todo momento y me hicieron sentir como en casa. Es un club histórico en Auckland y la referencia del futbol neozelandés y eso es por alguna razón…

¿Qué tipo de rivalidad hay allí con Australia?

La verdad es que no mucha, incluso a nivel de selecciones tampoco es tan fuerte, como mínimo no hay odio por alguna de las partes. Ellos viven bastante ajenos a estas cosas, intentan centrarse en que el futbol cada vez crezca mas en Nueva Zelanda y algún día se pueda equiparar al Rugby. Pienso que a nivel deportivo, aunque si que es cierto que en general la liga de Australia es mas potente y con mas seguidores, mi club no tiene nada que envidiar a ningún equipo australiano, sea por juego, por calidad de sus jugadores y entrenadores y por estructura de un equipo profesional.

¿Crees, por lo que ves a diario en entrenamientos y demás, que el futbol neozelandés está creciendo? ¿Puede ir a más?

Claro que sí, y esto es lo que intenta tanto mi club como los mas potentes de nuestra liga. Cada vez más el fútbol se sigue en Nueva Zelanda (el papel de su selección en este último Mundial al volver imbatida hizo que mucha gente se interesara por este deporte aun con poca tradición en su país). Pienso que mi equipo es un referente tanto a nivel institucional como a nivel deportivo pues aportamos un futbol mas novedoso que allí no están habituados a ver, Ramón intenta introducir una metodología de entrenamientos basada en las posesiones de balón con un estilo Barça muy marcado, y esto en Nueva Zelanda, donde el físico se consideraba mas importante pues creo que es un avance muy notable. Además, hay muchos jugadores jóvenes con gran potencial físico y con muchas ganas de aprender y mejorar y eso facilita mucho las cosas.

La última temporada has hecho doblete con el Auckland, marcando además en las dos finales. ¿Cómo te tratan allí? ¿Te hacen sentir la estrella del equipo?

Bueno ahí no hay nadie mejor que otro ni individualismos, fue el equipo entero quien ganó el título, pues quedamos segundos en la Liga y Ganamos la Oceania Champions League que nos da el prestigio de jugar el próximo Mundial de Clubes de Japón. Es cierto que a nivel personal las cosas me han ido muy bien, marcando en todos los partidos y pudiendo ser parte activa de los éxitos del equipo y gozando de la confianza del mister, me tratan muy bien y me hacen sentir muy cómodo y con mucha confianza tanto dentro del vestuario como los aficionados y los miembros del club , al que desde aquí agradezco todas esa confianza y apoyo. Para mi ahora mismo es un privilegio formar parte de este proyecto.

¿Qué tipo de relación hay con los otros españoles del equipo?

Genial, sobretodo porque estamos a 22.000 kilómetros de casa y siempre es bueno sentirse apoyado por gente cercana. Con Ramón genial porque además de ser el entrenador y darme la oportunidad de volver a ilusionarme con el fútbol, se porta como un padre con nosotros y nos ayuda en todo lo que haga falta. Ángel Viña , de Madrid, es mi compañero de casa por lo tanto ya puedes imaginar que la relación es inmejorable, nos pasamos 24 horas juntos como aquel que dice y es como un hermano para mi,  y con Albert Riera, que también es catalán, la relación es fantástica, aunque el no esta solo allí como nosotros sino que esta con mas amigos y eso hace que a veces no se junte tanto.

Debutaste con el Barça el mismo día que Messi (16 nov 2003), y ante Mourinho. ¨En su dia pensaste que cada uno de ellos llegaría donde está ahora?

Bueno , Mourinho ya estaba empezando a ser un gran entrenador, prueba de ello es que ese mismo año ya ganó la Champions con el Oporto donde también jugaban Deco, Carlvalho, Vítor Bahía , Maniche y compañía.

Y Messi… Qué te voy a contar de Messi que no sepa el mundo entero, nació para ser el mejor del mundo y así lo es y así lo ha demostrado siempre. Tenía creo que 16 años cuando debutó en Oporto y un entrenador como Rijkaard no te hace debutar con 16 años sino porque considera que tienes unas cualidades innatas de primer nivel, y no se equivocaron mucho…

En el Barça, ¿se cuenta tanto en realidad con los jugadores de la cantera?

En mi época era mas complicado, el Barça venia de pasar unos años muy complicados y siempre en segundo plano, y con la llegada de Laporta, Sandro Rosell, Rijkaard, etc… El club empezó a renacer y a firmar los mejores jugadores del mundo para volver otra vez a ese primer plano futbolístico que siempre se ha merecido y le correspondía por nombre e historia. Y eso evidentemente no es fácil puesto que se piden resultados y cracks de orden mundial que vuelvan a ilusionar al público y vuelvan a traer trofeos al club.

Formar parte de este proyecto no era fácil para la gente de la cantera, aunque ahora sí que es cierto que los grandes éxitos conseguidos sumado a la gran calidad que sale de la cantera hace que para el entrenador se más sencillo contar con gente joven al saber que juegues como juegues, cambiando un par de piezas, vas a seguir dominando el fútbol mundial como hasta ahora lo ha dominado el Barça.

Imagino que te hará especial ilusión jugar contra el Barça en el Mundialito…

Si evidentemente, soy Nacido en Barcelona, catalán y culé de toda la vida, por lo tanto que mayor placer que jugar contra tu club (y encima si ha sido en el donde me he formado), aunque primero debemos pasar dos rondas previas puesto que tanto el Barça como el Santos entran directamente al sorteo de semifinales. Sabemos que no será una tarea fácil ni mucho menos pero vamos con toda la ilusión de un equipo que no tiene nada que perder y mucho que ganar.

¿Qué planes de futuro tienes?

De momento mis planes de futuro son a corto plazo, con el Auckland City, devolver al club y al entrenador la confianza que han depositado en mí y sobretodo empezar otra vez la liga al nivel tanto colectivo como personal que la terminamos, ganando, jugando un gran estilo de fútbol, marcando goles cada fin de semana y sobretodo disfrutando muchísimo y evidentemente pensar en la gran cita que será el próximo Mundial de Clubes. A partir de ahí solo pienso en disfrutar y que todo lo que venga sea igual de bueno de lo que ahora mismo estoy viviendo.

GALES 1-2 AUSTRALIA; KRUSE, ERES TÚ

Australia fue un clamor durante las pasadas navidades para que Osieck convocara, por fin, a Robbie Kruse para la selección absoluta. El técnico alemán le dio la alternativa a su casi coetáneo nada menos que para la Copa Asia, donde el joven extremo diestro llegó incluso a hacer un gol, el que redondeó la goleada en semifinales ante Uzbekistán (0-6), en un partido en el que marcó hasta Carl Valeri, quien ha hecho sólo tres tantos en toda su carrera profesional. Desde entonces, Kruse (fichado este año por el Düsseldorf de la 2. Bundesliga alemana) es un habitual en las convocatorias de Australia. Pero Osieck, terco como nadie, se resiste aún a darle la titularidad.

El partido amistoso ante Gales disputado en el Cardiff City evidenció que a Australia le hace falta precisamente eso, un Kruse arriba. Mordiente, chispa, velocidad, ganas. Los primeros minutos fueron un meneo constante de los galeses, que salieron con siete jugadores de la Premier en el once. Entre ellos Gareth Bale, que disputó los 90 minutos, y el ínclito central Danny Gabbidon, quien como Craig Bellamy, gasta un perfil de exjugador que no puede con él. El dominio fue tal que incluso desde la grada (y no es broma), se escucharon varios ‘olés’ hacia el juego manso y soso de Gales, número 112 en el ránking FIFA, que movió la pelota en horizontal hasta que despertó el doble pivote australiano.

"Bellamy is not happy", apuntó el comentarista

Osieck salió con su habitual 4-5-1, dando la titularidad a Spiranovic y Zullo en defensa (que a pesar de mi irreverente pesimismo, no desentonaron), y lo que es peor, a Valeri y Kilkenny en el doble pivote, dejando a Mile Jedinak en el banquillo. La transición de los Skoko, Culina y cía en zona de creación se estancará aquí salvo que alguien crezca pronto lo suficiente y dé otro aire a esta zona del campo. Ben Kantarovski, que disputó el reciente Mundial sub20 de Colombia y fue incluido en la preselección para la Copa Asia, quizás cambie la dinámica.

Tras el trote ambiguo de la primera media hora, Australia fue despertando, más por la incapacidad manifiesta de Gales (insisto, a pesar de Ledley, Bale, Bellamy y cía), y percutiendo sobre todo gracias a esa magnífica banda derecha Wilkshire-Emerton, que es la que precisamente cierra el paso a Robbie Kruse (y a Matthew Leckie) en el once. Un zapatazo de Wilkshire al larguero en el 34 fue el preludio del 0-1, que subió Cahill con un buen remate a centro del lateral del Dinamo de Moscú. Un remate que también se tragó Hennessey, dicho sea de paso, el meta que dejó en el banquillo al no menos flojo Boaz Myhill.

Tim Cahill en 'Cómo encontrarse un gol'

Tras el descanso, Osieck cambió precisamente ese costado derecho para dar entrada a Rhys Williams y el mencionadísimo Kruse. Una apuesta que igualmente equilibra el trabajo entre medio y ataque, porque Williams está a años luz de Wilkshire, como Kruse lo está de Emerton en cuanto a proyección por banda se refiere. Tras tres ocasiones en los cinco primeros minutos (disparo al palo de Valeri incluido), Australia terminaría haciendo el 0-2 mediante el propio Kruse, un incordio constante en ataque. Tanto, que ‘obligó’ a Gareth Bale a buscar mejor suerte por la otra banda, donde Zullo supo secarle durante varios minutos, eso sí, a cambio de una amarilla.

Well done, Kruse

Al final, Gales consiguió recortar con un tanto que vuelve a dejar en evidencia la tensión defensiva de Australia. Neill, algo pasado de peso, reaccionó tarde al córner sacado por Bale y Blake cabeceó sorprendiendo a Schwarzer. Y aunque el resultado fue corto, una victoria en Europa siempre sabe bien. La última, conviene no olvidar, fue el 29 de marzo ante nada menos que Alemania.

Sí, amigos. Australia sólo ha perdido uno de sus 10 partidos en 2011 (la final de la Copa Asia contra Japón). Pero los buenos son otros.

EN AUSTRALIA NO INVENTAN (II)

Segunda entrega de la siempre sorprendente y apasionante revista de prensa australiana, en la que se leen más fichajes que rumores e igual te sale un tipo enamorado con volver que llega otro y dice que jugar en la A-League es poco menos que una basura. Que le pregunten a Dani Sánchez, el delantero andaluz a prueba estos días en el Wellington Phoenix…

SCHWARZER, MEJOR ZOFF QUE ALOISI

“Volver sería dar un paso atrás, y no quiero eso”. Palabras del meta del Fulham, que va camino de los 40, y que recogen varios medios nacionales. Schwarzer, que ya ha batido el récord de internacionalidades con Australia que tenía en su poder Alex Tobin, usa además el ejemplo de Aloisi para desechar casi definitivamente la opción de retornar a la que fue su liga hasta que en 1994, con unos tiernos 22 años, dirigió su rumbo a Alemania. “He visto muchos jugadores volver, como Aloisi, y no ha funcionado. La gente no les ha tratado bien. No quiero darles la oportunidad de que hagan lo mismo conmigo…”. Cualquiera diría que confía poco o nada en sus posibilidades, pero no. “Lo que de verdad me motiva es el Mundial de 2014”, comenta. Para entonces, estará cerca de los 42, la edad con la que Zoff ganó el Mundial de 1982. Pues nada chico. A triunfar.

Porque todos tenemos derecho a soñar

PRIMER GOL DE BARBAROUSES EN RUSIA

Cambiar el Brisbane Roar, campeón de Australia, por un equipo de la segunda división rusa que, sin embargo, llegó a tomar parte incluso de las primeras rondas previas de la Europa League. Fue la decisión que tomó Kosta Barbarouses, quizás hasta esta temporada el jugador más prometedor de Nueva Zelanda, que ha debutado con gol en el Alania Vladikavkaz que marcha líder de la segunda categoría del país. Un gol en el que por cierto muestra sus habilidades: velocidad, explosión, definición. La pena es que el único vídeo disponible es un infame seguimiento del otro nuevo ‘crack’ del equipo, ‘Fito’ Zelaya, un salvadoreño sub23 de la vida que, tras lo visto en el recopilatorio, será más recordado por… ¿llevar el número 32? que por su rendimiento.

[Para evitaros la morralla: El gol de Barbarouses está en el minuto 2:25]

LAS CAMISOLAS Y/O ZAMARRAS DE LA 11/12

Sigue la carrera por modernizar la competición, por dar el salto y llamar la atención  de las marcas más potentes para impulsar el mercado australiano más allá de sus fronteras. El Melbourne Victory, que ha pasado de Reebok a Adidas, ya ha disparado según su director general las ventas de camisetas en Europa (?). También a Adidas se ha pasado el Wellington Phoenix, cuya nueva imagen, sinceramente, también ha sido un acierto. Otros como Gold Coast han retrocedido a los tiempos de las equipaciones de equipo de barrio patrocinadas por el bar del mangante de turno. Eso sí, han fichado a Ante Rozic, el croata que hará olvidar al otro croata, Dino Djulbic. Quien se fue a China, por cierto. Cartelón el de la A-League.

From the lost to the Fi-TA

La camiseta que podrá lucir el español Dani Sánchez

Excelente gusto en el Victory

SEMANA CLAVE PARA KEWELL… Y MCKAY

En una semana marcada por la deshonrosa eliminación de Australia y Nueva Zelanda del Mundial sub’20 (dos equipos que se fueron con toda la pena del mundo y sólo supieron de la gloria a través de la consola), también se pueden decidir dos importantes movimientos en el mercado estival australiano. Ese mercado que, por obra y gracia de la FFA, todavía se extenderá dos meses más, hasta el comienzo de la competición a mediados de octubre (por lo que es inútil aventurar cualquier once hipotético en footballuser.com o similar).

El primero vuelve a competer a Harry Kewell. Tras enfriarse su vuelta a la A-League durante un tiempo después de mediar de manera algo impopular su agente, Bernie Mandic, parece que por fin esta semana el Melbourne Victory anunciará su fichaje para la 11/12, en lo que supondrá uno de los golpes de efecto más importantes que se recuerdan en Australia. No hay que olvidar que otras estrellas como Yorke o Juninho llegaron para llevárselo crudo y hacer el paria un poco por el mercado internacional: Harry vuelve a sus raíces, y además, dentro de lo que cabe, sigue teniendo un cartel más que codiciado (cobraba cerca de 2 millones de euros anuales en el Galatasaray).

Kewell y Kalac, mucha risita en el Mundial 2006

Sólo Zeljo Kalac (?), probablemente el australiano que más lejos ha llegado haciendo menos méritos (cuatro años en el AC Milan, incluyendo 9 partidos de Champions), podía arrojar todavía algo de sombra sobre la llegada de Kewell al Victory. Y es que el ex del equipo rossonero, que también ha vuelto a la A-League donde, ya retirado, será el entrenador de porteros del Sydney, ha dicho que piensa que Harry también podría estar cerca de firmar por los skyriders. Una opción que no ha desechado ni siquiera Dirk Melton, el director general del Sydney.

El otro nombre es el de Matt McKay. Como era de esperar, el talentoso volante zurdo del Brisbane Roar no iba a tardar mucho en volar de Australia, menos aún tras la Copa Asia en la que dejó tantos y tan buenos detalles. Y será el Glasgow Rangers escocés quien se haga con sus servicios, en un traspaso que en principio quedará cerrado también a finales de esta semana, una vez hayan disputado su correspondiente partidito de Europa League ante el Maribor esloveno. Lo cual dejará totalmente descabezado a un Brisbane que ya ha perdido a Solórzano y Barbarouses, dos hombres de importancia capital en la consecución del título el pasado año.

McKay, rumbo a Ibrox Park

PD. Bresciano ha firmado por el Al-Nassr saudí, donde se encontrará al también australiano McKain. Por su parte, Lucas Neill, sin equipo tras no renovar con el Galatasaray, puede estar cerca de fichar por el Al-Jazira, también del país emiratí.

[Leer el artículo entero en Gulfnews.com]