AUSTRALIA-ECUADOR, LO MEJOR DE LO PEOR

Australia y Ecuador empataron (1-1) en un encuentro bastante pobre, animado únicamente por la garra (y el detalle al comienzo del partido) de Kerem Bulut, la efervescencia de Amini y los cuantiosos e inexcusables errores en defensa del combinado aussie, que comprometieron el resultado en más de una ocasión. Versleijen, contra todo pronóstico, apostó por Warren en el lateral zurdo en lugar de Gallagher y dio la titularidad en el centro de la defensa a Sainsbury, cortando a Hamill y Franjic, sensiblemente mejores que el defensa del Central Coast, que ni siquiera ha debutado en partido oficial con el primer equipo.

La baja de Leckie condicionó el dibujo, pues ‘obligó’ a Versleijen a inventar un ‘todo-delantero’ que no tiene en su equipo. Así, Australia pasó del habitual casi 5-3-2 al 4-3-3, sacrificando una pieza de destrucción para apostar por mayor pólvora arriba y dar la titularidad conjunta a Kofi Danning, Bulut, Tommy Oar (horrible todo el partido, salvo en el golazo del empate a un minuto del final) y Mustafa Amini.

‘Pibe, pibe, pibe’, tronó el estadio Palogrande de Manizales cuando el insigne afro pelirrojo agarró una pelota a 40 metros de la portería y sacó un disparo raso que se perdió muy cerquita del poste. Era el minuto 8, y Australia no sólo había hecho lo mejor del partido sino que tenía contra las cuerdas a una Ecuador del que no se esperaba tampoco mucho más. Amini, de madre nicaragüense y perfecto castellanohablante, completó una buena primera parte, pero como el resto del conjunto australiano, se fue empequeñeciendo progresivamente hasta que su técnico, Jan Versleijen, decidió sustituirle en el 55 ante el descontento del público. Lo aman allí.

En cuanto a Kerem Bulut, su potencia, sus arrancadas sin balón y su presión incansable a la retaguardia ecuatoriana dieron fuerza allí donde sólo había presencia. El jugador, que sorprendió agarrándo el escudo de la Federación Australiana de Fútbol durante el himno (algo que nunca había hecho antes), dejó detalles de por qué está llamado a ser un delantero importante para el fútbol australiano en un futuro no muy lejano. Eso sí, si supera el muro que las malas compañías le plantaron enfrente en el país, algo que podrá hacer este año jugando para el Boleslav de la República Checa.

Kerem Bulut (dcha) se agarra el escudo de su país durante el himno

Las otras dos claves del encuentro fueron Kantarovski y Tommy Oar. El primero completó sus primeros 59 minutos tras estar casi 7 meses de baja, en parte por una grave lesión de rodilla, y lo hizo como si hubiera jugado anteayer. Los mejor de Australia se vio con él y Amini en el campo. Petratos, retrasado de su posición habitual como segundo punta, hizo buen papel a su lado pero cuando el capitán dejó el campo y le tocó distribuir junto a Antonis, el juego se tambaleó ostensiblemente. Oar, que sigue marcando su línea descendente desde que se quedara fuera del Mundial de Sudáfrica el año pasado, no fue ni sombra de lo que era. Y eso que todavía no ha cumplido los 20. Sólo su golazo de falta directa (que era indirecta, y que la torpeza del portero hizo bueno), le salvó de la pésima imagen que estaba dejando sobre el campo.

Australia, en definitiva, sacó un empate valioso en un partido no especialmente bueno pero sí con detalles importantes. Queda la duda de saber si ante Costa Rica Versleijen volverá a hacer experimentos con gaseosa o si preferirá armar el equipo y confiar en los jugadores mencionados al comienzo de este post que no disfrutaron un sólo minuto ante Ecuador. Porque no hay apenas margen de error y contra España nadie confía en el milagro.

BONUS TRACK:

Nueva Zelanda también empató (1-1) ante Camerún en su primer partido del Mundial. Como Australia, los neozelandeses consiguieron empatar en la recta final del encuentro con un gol en propia puerta. A los ‘kiwis’, cuyas esperanzas de arañar algo pasaban casi únicamente por este encuentro en un grupo donde les queda por jugar contra Portugal y Uruguay, les rompió la baja a última hora de su mejor hombre, Marco Rojas. Tanto que al final el sub’17 Tim Payne terminó siendo referencia en ataque. Muy, muy negras pintan las cosas para los chicos de Chris Milicich. Les daremos un voto de confianza, eso sí. Por diplomacia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s