LOS 12 MOMENTOS DE AUSTRALIA EN 2011

Tras su discutidísimo Mundial de 2010, Kewell se enfrentaba, a sus 32 años, a la que probablemente era su última oportunidad de hacer algo grande con Australia: la Copa Asia de Qatar. Y cuando nadie le esperaba, apareció: fue el máximo goleador del equipo con 3 goles, uno de ellos decisivo en la prórroga ante Iraq en cuartos. La nación le indultó.

  • ASIA SE RINDE A AUSTRALIA

Australia se quedó a las puertas del éxito más rotundo que se le podría haber conocido, tras caer en la prórroga de la final de la Copa Asia ante Japón. La goleada a Uzbekistán (0-6) en semifinales hizo que los socceroos llegaran a la cita de Doha como favoritos, y aunque los nipones ganaran con justicia, toda Asia reconoció el gran campeonato de los australianos.

  • ALEMANIA, VICTORIA HISTÓRICA

En marzo tendría lugar uno de los momentos más emotivos de la historia reciente de Australia: su primera victoria internacional ante Alemania, en un amistoso disputado en Mönchengladbach. Los de Osieck se impusieron 1-2 a los de Löw, con tantos de Carney y Wilkshire. En Alemania jugaron, entre otros, Klose, Schweinsteiger, Müller, Götze o Mario Gómez.

Amini debutó con 17 años recién cumplidos en el Central Coast y en apenas unas semanas fue llamado por el Borussia Dortmund para hacer una prueba con ellos. El australiano, de ascendencia afgano-nicaragüense, firmó por los alemanes para 2012-2013. Su desparpajo, calidad y llegada le han hecho incluso internacional sub-23. Es la estrella que viene.

Brisbane Roar se alzó en abril con su primera A-League tras completar un final de temporada escandaloso, que incluyó récord final de puntos y goles en la máxima categoría australiana. En los playoffs no tuvo rival, pero tuvo que ser en los penaltis donde batiera en la final a Central Coast. Toda Australia conoció con esta victoria el inicio de un ciclo de buen juego y mejores expectativas.

Serginho Van Dijk, delantero holandés de origen brasileño-indonesio, fue el pichichi de la temporada con 17 goles, tres de ellos anotados en la histórica goleada de Adelaide sobre Queensland (8-1), hasta la fecha la mayor de la historia de la A-League. Todo el país clamó por su internacionalidad, con la que se especuló mucho en verano. Al final, ésta no llegó.

La A-League, que iba a tener 12 equipos para la temporada 11-12, se quedó en 10 después de que el Sydney Rovers no consiguiera el dinero que necesitaba la FFA para inscribir las franquicias y, sobre todo, tras el batacazo económico y deportivo de Queensland, que completó, inundaciones mediante, una temporada para olvidar. Sus patrocinadores perdieron la fe y sin ingresos, se vio abocada a la desaparición. Tristísima noticia para el fútbol australiano.

En el año de los Mundiales en categorías inferiores, Australia dejó un sabor de boca agridulce en el sub-17 de México. En un grupo con Brasil, Dinamarca y Senegal, los australianos consiguieron pasar a octavos como mejor tercera, pero allí cayeron con contundencia ante Uzbekistán (4-0). El mundo se quedó con ganas de ver más a los Chapman, Makarounas, Tombides, Espindola…

Australia afrontaba el Mundial sub-20 de Colombia con esperanza y ambición, pues su equipo era uno de los más fuertes que se le recordaba en esta categoría desde hacía años (quizás desde 2003, con Jedinak, Valeri, Brosque o Vince Lia). Sin embargo, el ridículo fue casi pleno, ya que terminaron últimas en su grupo. La goleada (5-0) ante España en el tercer partido confirmó el peor adiós posible.

Tras un verano de rumores y cuentos chinos, finalmente Kewell y Emerton volvieron a la A-League para reforzar a Melbourne Victory y Sydney, respectivamente. Les acompañaron además otros dos jugadores con cartel en Australia, Vidosic y McKain, que recalaron en Adelaide. Aunque se desbordaron las expectativas, ninguno de los cuatro cumplió en sus primeras semanas en la competición.

Uno de los jugadores más reputados de Australia tuvo que ver cómo, primero, se perdía la Copa Asia por una lesión de rodilla que, justo antes de comenzar la A-League (una vez traspasado de Gold Coast al Newcastle Jets), se le agravaría, haciéndole perderse toda la temporada. Los Jets le dejaron sin ficha, y apenas dos días después, su padre Branko Culina, entrenador del equipo, renunciaría a su cargo.

Jason Culina 2011

Brisbane Roar siguió su poderosa trayectoria en la A-League durante el comienzo de la 11-12, tanto que superó un récord con mucha historia en Australia, el de partidos consecutivos sin perder (35), en manos de un equipo de rugby de Sydney. Brisbane dejó el hito en 36 encuentros, pero justo después de aquello perdió cinco consecutivos. El 2012 (donde disputarán Champions de Asia) será una buena ocasión para levantar la cabeza o terminar de hundirla…

… ADEMÁS:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s