UNA FINAL DE CHAMPIONS EN PAPÚA NUEVA GUINEA

Fuera de los focos de Anfield, del olor a hierba del Bernabéu y el tronío del Allianz Arena, también hay fútbol. Pensaréis: “claro, en Argentina, Brasil, Japón…”. Id más allá. Expandid la mente hasta Oceanía: allí, en Papúa Nueva Guinea, estado independiente de Australia desde 1975, ha firmado el ‘Spanish Auckland City’ el pase a su segunda final consecutiva de la O-League, esto es, la Champions League de Oceanía.

La gesta se ha rubricado en concreto sobre el césped del PMRL Stadium de Port Moresby (capital y ciudad más poblada, con casi 300.000 habitantes que manejan hasta cuatro lenguas). Un rincón a 15.000 kilómetros de Cataluña, de donde es natural Manel Expósito, por el momento máximo goleador del torneo con 8 goles. Aunque no fue él, sino el sub23 neozelandés Alex Feneridis, quien con un impecable tiro de falta en el minuto 91 dio el punto que necesitaba ante el Hekari local para llevar al Auckland a su segunda final continental consecutiva.

En Papúa Nueva Guinea, con un PIB de 14.900 millones de dólares, en el puesto 131 del ránking mundial que organiza el FMI (por detrás de Gabón, Botsuana, Turkmenistán, Chad o Brunei), ver un encuentro de Champions League oceánica cuesta la friolera de 20 kinas, lo que equivale a 6 dólares estadounidenses (4’5 €), una cantidad más que asequible para el mundo llamado ‘desarrollado’ pero desorbitada para los papúes, que deben ingeniárselas para dar a los partidos el color que merecen: “Entre los que se subían a los árboles y los de dentro del campo, llegarían fácil a los 10.000”, relata Expósito.

El pase a la final, que se disputará a doble partido en diciembre y cuyo rival parece que será el otro gigante de Nueva Zelanda, el Waitakere, redondea la temporada del Auckland, campeón matemático de la liga regular hace unas semanas, a la espera de refrendar el título absoluto en los playoffs para los que ya están clasificados el propio Waitakere y el Canterbury United, a la espera de conocer el cuarto en discordia a falta de dos jornadas.

Oceanía, definitivamente, es diferente. Quizás no mejor, pero desde luego, tampoco peor.

____________

*Fotos cedidas gentilmente por Manel Expósito, jugador del Auckland City

Anuncios

Un pensamiento en “UNA FINAL DE CHAMPIONS EN PAPÚA NUEVA GUINEA

  1. Un abrazo muy grande a todos los jugadores españoles y muy especialmente a Albert Riera.
    Grandisimo jugador y gran persona,compañero en el Benavent.
    Muchisima suerte,chicos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s