LA NUEVA ZELANDA OLÍMPICA

Hace ya unos días que Neil Emblen hizo oficial la lista de jugadores convocados por Nueva Zelanda para los JJ.OO. de Londres. En ella, escasas sorpresas y poca variación, salvo la ya conocida baja de Winston Reid y la inclusión a última hora del centrocampista del Auckland, Alex Feneridis.

CLAVES

[+] DEFENSA, MAL

La baja de Reid, central, condiciona el esquema atrás. Nunca hasta la fecha han coincidido los jugadores que ha llamado Emblen, entre los cuales no hay un lateral derecho puro, por lo que o bien James Musa o bien Tim Myers deberán adaptarse. Para el izquierdo pasa más de lo mismo, aunque Tommy Smith sí ha jugado en varias ocasiones en ese puesto. En todo caso, ambos flancos serán una absoluta incógnita. Nelsen es fijo en el centro.

[+] EL 4-3-3

Esquema fijo e inamovible en las inferiores de Nueva Zelanda desde hace aproximadamente un año. La explosión de buenos jugadores de ataque ha provocado que los kiwis hipotequen estabilidad atrás o rigor defensivo a favor de mayor explosividad y, por qué no decirlo, exhibicionismo arriba. Dejar fuera a los Rojas, Barbarouses, Wood, Smeltz, Payne o incluso Dakota Lucas sería una aberración. Todos tendrán minutos.

[+] INVERSIÓN FUTURA

Si ya de por sí es habitual considerar a los equipos sub23 un buen trampolín para que muchos jugadores se posicionen de cara a la absoluta, en Nueva Zelanda la mayoría de sus convocados ya han jugado al máximo nivel, incluyendo al jovencísimo (17) Cameron Howieson. De los 18 convocados, 8 juegan fuera de Oceanía. Estos JJ.OO. no están ideados tanto para crecer a nivel deportivo como para exprimir y poner a prueba a los chavales de cara a objetivos todavía más ambiciosos a corto plazo con los mayores.

Anuncios

UN CAMBIO, DOS EMPATES

No ha empezado todo lo bien que debiera Australia la cuarta ronda de clasificación para el Mundial en la zona asiática, tras empatar en sus dos primeros encuentros ante Omán (0-0) y la actual campeona de la AFC, Japón (1-1), en dos encuentros en los que Osieck, consciente, recuperó la esencia de esa Australia del Mundial de 2010 de Verbeek, más defensiva, rocosa, cerrada y con nula participación de los más jóvenes.

El técnico alemán calcó ambos onces en los dos partidos, con una única salvedad: la inclusión de Tim Cahill por Kewell ante Japón, variando mínimamente el esquema y apretando la línea destructiva apuntalada por el pivote menos imaginativo posible, que forman Bresciano y Valeri. Quizás la variación más inteligente fue devolver a Wilkshire a la posición de volante, más adelantado, donde llega mucho mejor desde el lateral, aunque el ariete elegido para ambos partidos (Alex Brosque) no fuera el idóneo para aprovechar estas subidas.

Once de Australia v Omán (08.06.12)

Otras dos novedades fueron las vueltas de Jade North y David Carney a los laterales. El primero, central de convicción, ha tenido minutos en el flanco diestro, donde hasta ahora no ha desentonado si bien cumple básicamente la función de un tercer defensa incrustado en el centro, obligando a  Wilkshire, único capacitado por físico, a replegarse en no pocas ocasiones desde su situación. Lo de Carney es otra historia. Tras su horrible paso por España, parecía perdido para la causa, pero la clasificación de su nuevo equipo, el Bunyodkor, para cuartos de la Asian Champions League, le ha devuelto a escena.

Once de Australia v Japón (12.06.12)

Los jóvenes Langerak, Kruse, Spiranovic o Williams apenas aparecieron durante estos encuentros de junio, mientras otros como Josh Kennedy o Jedinak, habituales en las primeras rondas de clasificación, tampoco tuvieron el protagonismo que se esperaba.

TAHITÍ, ¿ALTERNATIVA REAL EN OCEANÍA?

Nueva Zelanda se presumía favoritísima, pero al final iban a tener razón los que auguraban cambio de ciclo en Oceanía cuando Australia salió en 2006 a ocupar un estanque mayor. La profecía ha quedado más clara que nunca en la actual Copa Oceanía 2012, que ha ganado Tahití, postulada ya como máxima alternativa a los kiwis en el continente oceánico, si bien Vanuatu o Nueva Caledonia (estos, finalistas y verdugos de Nueva Zelanda en esta edición) también han enseñado sus cartas, como suele decirse.

Nueva Zelanda, que completó una primera fase a medios gas en la que Herbert dio minutos a los más jóvenes y menos habituales con el fin de tener un conjunto rodado para las olimpiadas, cayó con estrépito (0-2) ante Nueva Caledonia en semifinales, y salvó el honor por el tercer y cuarto puesto ante las Islas Salomón, con sufrimiento (3-4) y hat-trick incluido de Chris Wood, una de las mejores noticias del equipo durante el torneo.

[RELACIONADO: Un vistazo a Tim Payne]

Tahití, que arrancó el torneo goleando 1-10 a Samoa (con 9 goles de la familia Theau), fue bastante más combativa y ganó la final por la mínima a Nueva Caledonia, convirtiéndose así en el PRIMER EQUIPO distinto de Australia y Nueva Zelanda que levanta una Copa Oceanía, y de paso ganándose el billete para disputar junto  a Brasil, España o Uruguay, la Copa Confederaciones de 2013. En el combinado tahitiano absoluto coincidieron 6 de los jugadores que fueron al Mundial sub20 de 2009 (donde hicieron el ridículo, 0 goles a favor y 21 en contra en el grupo de España).

Sin embargo, el relevo puede estar dado. Porque Tahití, además de ganar esta Copa Oceanía e ir poco a poco ganándole terreno a Nueva Zelanda en el plano futbolístico oceánico, también está asomando el morro en la Champions del continente a los neozelandeses, plantando al Tefana en la final de la pasada edición, que se dejó ante el Auckland City, contra el que también perdieron 10-0 en la fase de grupos esta temporada. Igual Tahití va en serio, igual es flor de un día. Pero la campanada la han dado ya…

VÍDEO: NUEVA ZELANDA SE CONFORMA CON POCO

Nueva Zelanda dio el pase definitivo a semifinales de la Copa Oceanía tras empatar con tristeza 1-1 ante las Islas Salomón. Chris Wood marcó un buen gol para adelantar a los kiwis, que como era de prever, enseñaron su equipo menos habitual, pero no menos bueno fue el golazo con el que Totori hizo el empate definitivo, ya en la segunda mitad. Tim Payne y Marco Rojas fueron titulares; sorprendió que Cameron Howieson (17 años) no disputara un sólo minuto.

Nueva Zelanda se enfrentará en semifinales a Nueva Caledonia el viernes 8 de junio a las 15.00 hora local, 6 am hora española.

VAMOS A ECHARLE UN OJO A TIM PAYNE

Si de algo puede servir que Nueva Zelanda haya cerrado su pase a semifinales en los dos primeros partidos y le haya sobrado el tercero para opositar con fuerza al título de la Copa Oceanía, es para que Herbert pueda probar y regalar minutos a los más jóvenes en el encuentro ante Islas Salomón. Y de entre todos ellos, además de Marco Rojas y Barbarouses (más habituales ya con la absoluta), hay especiales ganas de ver a Tim Payne, propiedad del Blackburn Rovers desde el verano pasado y que en apenas un año ha pasado de la sub17 al primer equipo neozelandés, disputando tanto el Mundial sub17 como el sub20 el año pasado. Debutó, de hecho, en la gira por América ante Honduras (jugó 15 minutos), y también apareció ya en la Copa Oceanía. A sus tiernos 18 (cumplidos en enero), Payne es un delantero de 1,80 que tiende, como gusta a Herbert, a buscar la diagonal desde la banda para probar el disparo. Entra como un guante en el 4-3-3 que usa Nueva Zelanda en la selección desde el Mundial de Sudáfrica.

Su crecimiento como jugador es una incógnita, pero el paso que lleva apunta a nombre importante en los próximos años. Ya dije que la transición generacional en Nueva Zelanda sería limpio y que además provocaría un cambio de mentalidad y sistema, pues están saliendo muchos y muy buenos jugadores de ataque a los que es un sacrilegio no ir dando cabida en el sistema.

 

 

VÍDEO: MUCHAS NUECES, NOCHE SILENCIOSA

Wood y Smeltz celebran el 0-2 (Foto: Shane Wenzlick)

Me pongo místico porque no queda otra. Nueva Zelanda se clasificó anoche (¡sorpresaca!) para disputar las semifinales de la Copa Oceanía a falta de un partido de la fase de grupos con otra victoria por la mínima y con la ley del repaso a última hora que tanto cunde en estas épocas del año a tanta gente. Los kiwis, que se postulan para terminar líderes de su grupo (otra que no nos esperábamos) ante Islas Salomón, ganaron 1-2 a la flojísima Papúa Nueva Guinea (selección con peor promedio goles encajados/partido de la historia de la competición) con un equipo, paradójicamente, enarbolado por hombres de ataque.

[TE PUEDE INTERESAR: UNA FINAL DE CHAMPIONS EN PAPÚA NUEVA GUINEA]

Cierto es que no es igual jugar una Copa Oceanía que un Mundial, pero nada tiene que ver esta Nueva Zelanda ‘nueva’ (y con miras a los JJ.OO. de Londres) con la que salió invicta de Sudáfrica. Herbert ha pasado de la defensa de cinco con trivote al 4-3-3 animado que sí ha enseñado en muchas ocasiones desde entonces y que aboga por contener menos y arriesgar más. De ahí que ante Papúa Nueva Guinea salieran de inicio hasta CINCO jugadores con aroma a delantero (Smeltz, Killen, Brockie, Barbarouses y Chris Wood) en busca de una goleada que no llegó, y que se quedó en eso, victoria y ya. Smeltz (2′) y Wood (53′) hicieron los goles. Papúa, entrenada por el mito australiano Frank Farina, redujo al final (Hans, 88′).

Como nota, hay que destacar el debut en partido oficial con la absoluta de Tim Payne (18 años, Blackburn Rovers) y la presencia en portería de Gleeson en sustitución de Paston y por delante de Glen Moss. Para el tercer partido, ya con la tensión por los suelos, cabe esperar que jugadores como Marco Rojas o Cameron Howieson o el propio Payne tengan más minutos a fin de seguir rellenando sus fichas como futuras estrellas del fútbol neozelandés.

VÍDEO: DINAMARCA TRABA EL PASEO DE AUSTRALIA

La selección de Australia puso fin a una magnífica racha de 5 partidos sin perder en Europa (desde mediados de 2010 y ante rivales como Serbia, Suiza o Alemania) tras caer 2-0 ante Dinamarca en un partido amistoso, de preparación para la Euro para los primeros, y con la mira puesta en la fase de clasificación mundialista de la AFC para los segundos. Osieck alineó un once absolutamente desgastado, con Kewell, Bresciano, Neill, Archie Thompson… Y un sólo un jugador por debajo de los 28 años (Spiranovic), quien fue además el autor del penalti que transformaría Agger para hacer el 1-0 en la primera mitad. El segundo tanto, ya tras la desbandada de cambios para rotar y dar premio a todos, lo anotó Bjelland en el minuto 68. Schwarzer fue titular y sumó su internacionalidad número 96 con los socceroos.

Australia, que no perdía en Europa desde que lo hiciera ante Eslovenia, en uno de los partidos que dirigió el interino Han Berger tras la destitución de Pim Verbeek tras el Mundial de Sudáfrica y la llegada del alemán Holger Osieck, afrontará los días 8 y 12 los encuentros ante Omán y Japón clasificatorios para el Mundial de 2014.