DEL PIERO… ¿A LA A-LEAGUE?

Esta mañana se ha confirmado el INICIO DE LAS NEGOCIACIONES para incorporar a Alessandro Del Piero al Sydney FC, en un movimiento SIN precedentes en el fútbol australiano que está pensado para provocar una polvareda sensacional en el país. Aunque las prisas y y la emoción del momento inviten a aplaudir, quemar Google buscando qué es eso de Australia y pensar que la A-League va a ser por fin una competición a tener en cuenta por una parte relevante del globo, los antecedentes respecto a grandes estrellas que coquetearon con este campeonato piden ser cautos.

Es más, tanto Pignata (CEO) como el presidente, Barlow, han adelantado el acuerdo (que se ha cerrado muy rápido, pues la idea era dar al jugador el fin de semana para darle vueltas), y todavía quedan por cerrar cuestiones que en cualquier otro país se llaman ‘flecos’ y nunca estorban, pero aquí pueden tirar al traste un fichaje, y más de estas características.

Este mismo verano el ejemplo ha sido Fabio Grosso: estaba hecho por el Victory, que tenía el contrato para firmar, pero la particularidad de la liga australiana, que permite que un jugador extranjero ocupe la categoría de ‘jugador franquicia’ (y romper el límite salarial impuesto por el club) echó abajo el acuerdo, ya que Grosso quería ser ese franquicia, y el Victory se negó. Algo similar ocurrió la pasada temporada con Kezman, a quien no convenció la calidad de los pocos equipos que podían firmarle como jugador franquicia.

Es obvio que Del Piero llegará a Sydney para ser la cabeza de león de un equipo que lleva dos años a la deriva cuando es uno de los más aclamados del campeonato, ergo será franquicia. Pero otro de los aspectos destacables será la negociación particular del jugador con el club y la FFA, la federación australiana; el año pasado, Kewell estuvo a punto de no firmar por el Victory porque su agente se empeñó en enredar pidiendo una cantidad prohibitiva a la FFA en función de las ganancias por publicidad en los partidos que jugara Kewell. Finalmente todos se relajaron y Harry firmó, aunque volara después, tras un año para olvidar en el que el Victory no se clasificó para playoffs (a los que van los 6 primeros en una liga de 10).

La lista de clásicos que han estado o han sido relacionados con la A-League es demencial. Quizás los más recordados sean Romario (jugó 4 partidos con el Adelaide en la 06-07), Juninho Paulista (ex del Atlético) y Dwight Yorke, que jugaron en el Sydney (el segundo además, ganó la liga de 2006 y fue el Mundial de Alemania). Jardel jugó en su ocaso en el Newcastle Jets, de igual manera que Robbie Fowler, más reciente, recaló primero en el Queensland (desaparecido) y posteriormente pasaría al Perth Glory, desde donde ya daría la espantada final. Emerton, fichado por el Sydney el año pasado, fue el último gran movimiento. Pero a la A-League han llegado a vincularse nombres como Cahill, Vieri (que empezó su carrera allí) o, sin ir más lejos, el mismísimo Ronaldo Luiz Nazario (tanteado por el Melbourne Heart hace dos años), que pidió 100.000 dólares por partido.

Del Piero aumentará algunos puntos la atracción de la A-League, sin duda. Pero primero debe firmar, y eso no siempre es fácil en Australia.

Anuncios

VÍDEO: ESCOCIA TAMPOCO AYUDA A AUSTRALIA

Después de caer en la última visita a Europa ante Dinamarca, justo antes de la Eurocopa, Australia volvía al viejo continente para medirse a una Escocia renovada y fuerte que no dejó pasar la oportunidad de colorear la sonrisa de su técnico, Craig Levein, en quien muchos ya colocan la responsabilidad de hacer dar a los británicos un paso importante hacia delante, ya de cara al Mundial 2014.

Osieck apostó por un once renovado, con Brosque arriba, Wilkshire de volante derecho con Williams detrás, y sobre todo, con la primera titularidad en varios meses de Robbie Kruse tanto a nivel club como a nivel selección, donde de hecho, se estrenaba entre los once primeros. Bresciano, recuperado para la causa, fue titular en el doble pivote y de hecho abrió el marcador con un golazo desde 35 metros a la salida de un córner. El ex de la Lazio, entre otros, también había marcado hace unos días en su debut con Al Gharafa.

Sin embargo el prometedor inicio cayó rápidamente. Rhodes igualaría el marcador a los diez minutos, y sólo el obligado y cumplidor carrusel de cambios terminó desequilibrando la balanza. Jason Davidson, que debutaba con la absoluta, se marcó en propia puerta a los 5 minutos de salir el 2-1 para Escocia, resultado que terminaría redondeando McCormack en el minuto 74. También debutaría el central Ryan McGowan, que además estaba de cumpleaños (23).

De los convocados, se quedarían sin disputar un solo minuto Neil Kilkenny y Mitchell Langerak.

DYLAN TOMBIDES, UNA CICATRIZ DE FÚTBOL

Tombides muestra sonriente su cicatriz tras la segunda operación (Foto: The Daily Mail)

Dylan Tombides no había cumplido todavía los 18, pero ya estaba marcado en las hojas de ruta del fútbol base internacional como uno de los cracks a seguir durante el Mundial sub-17 de México. Su temprano salto al West Ham, donde encandilaron sus movimientos, recursos con las dos piernas y remate dentro del área, le había sentado en el mostrador. Él y Makarounas lideraban a una Australia encuadrada en el mismo grupo que Brasil, Dinamarca y Costa de Marfil, rivales a priori muy por encima de las posibilidades oceánicas. Sin embargo, la carambola permitió que los aussie pasaran como mejores terceros de grupo, lidiando en la siguiente ronda contra Uzbekistán.

Aquel choque se resolvió rápido, por suerte para todos. Los uzbekos tiraron a la basura a Australia con un sonrojante 4-0 que adelantó las vacaciones de los chavales. Tras el encuentro, Dylan fue uno de los jugadores llamados a pasar un control anti-doping sorpresa. Sin más preocupación, el chaval volvió a Inglaterra y desde allí partió a Cancún junto a su familia, para saborear las vacaciones por las que cualquier otro chico de su edad soñaría toda su vida. Sin embargo, una vez allí, recibió una llamada que cambiaría sus planes durante los próximos meses. El análisis de sangre posterior a la derrota contra Uzbekistán había revelado que  tenía cáncer de testículo. No había tiempo que perder.

La noticia arruinó las vacaciones en familia pero sobre todo, los sueños de un adolescente que venía de representar a su país ante el mundo apenas unos días antes. De ahí que su primera reacción, bañada en una inocencia cruel, fuera dirigirse a su padre y preguntarle: “Papá, ¿esto me puede matar?”. La respuesta, aunque nadie quisiera darla, era sí. Fue sometido a una operación de 45 minutos en el St. Bartholomew’s de Londres, y posteriormente, comenzó a recibir un traumático tratamiento de quimioterapia que a punto estuvo de cercenar sus ilusiones para siempre.

En una entrevista en el Daily Mail a Neill Asthon, el propio chico reconoció que le llevaba de cinco a 10 días recuperarse de cada sesión, de ahí que pidiera a sus amigos y compañeros de equipo que no fueran a visitarle. Reconoce, incluso, que en un momento de dolor y desesperación extrema, se sincerara con su madre y le dijera: “Mamá, no quiero más quimio. Viviré con esto”. Palabras de un niño a quien la naturaleza parecía quererle cobrar un precio excesivo a cambio de haberle hecho cumplir su sueño de, incluso, haber estado en el banquillo del primer equipo del West Ham en un par de ocasiones, aunque no llegara a debutar. Nadie en su entorno dejó que Dylan se derrumbase. Australia e Inglaterra se volcaron con él. Incluso el mítico central Craig Moore, hoy colaborador en Fox Sports y que superó en 2008 la misma enfermedad, le llamaba regularmente para mandarle ánimos. No termina de ser justo, a ojos del recorrido, que un cáncer mate los sueños de nadie, aunque no termine con él.

Dylan y su familia sufrieron mucho, pero tras unos meses en el hospital, empezó a salir. La pesadilla parecía ir tocando a su fin, todo estaba quedando en una amarga experiencia. Soñando con volver a vestirse de corto, Dylan incluso acudió más de una vez a ver a sus compañeros entrenarse. Pero todavía faltaba otro golpe más, el segundo, para poner a prueba definitivamente el grosor de su piel. En noviembre de 2011, un nuevo análisis reveló la reproducción de células cancerígenas en su estómago, razón por la cual volvió a ser intervenido. De esa operación conserva hoy una enorme cicatriz que le recorre el tronco en vertical, desde el corazón al ombligo. Una de esas carreteras de vida que a nadie le apetece nunca tomar, pero que casi siempre conducen a un destino ordenado, fiel, adulto.

De aquella salió mejor, todavía más firme y consistente. No tardó tanto en abandonar el hospital, y aunque los médicos y psicólogos del club eran prudentes respecto a su vuelta, el chico lo tenía claro. A su edad, todos están empezando. Incluso él. Tras esperar y trabajar en silencio varias semanas, por fin pudo volver a entrenarse con el filial del West Ham, el 29 de mayo. Ese mismo día recibió la visita de Ashton, quien relata así su encuentro: “Cuando quedamos, revoloteaba por la casa sin parar, poniéndose gomina para los fotógrafos (y las chicas), y revolviéndose avergonzado cuando su madre, Tracylee, intentaba darle un beso en la mejilla”. Dylan Tombides sobrevivió a todo, al cáncer, a la presión, y volvió a acariciar su sueño. Con 18 años, pese a su pose de niño, es un hombre, aunque aún no lo sabe. Y el paso más importante que le quedaba por dar, ya lo ha dado: volver a jugar. Lo hizo hace apenas unos días, el 8 de agosto, en un amistoso del filial del West Ham. Este verano, su temporada, su vida y su anhelo empiezan de cero. Ya es un luchador, tocado por la circunstancia, que ha captado una señal inquívoca del cielo: “todavía no”.

AUSTRALIANOS POR EL MUNDO 2012

De la Premier a la  1ª Divisão do Futebol de Macao, un buen puñado de futbolistas australianos se reparten a lo largo del planeta llevando con más o menos orgullo la bandera de su país. Desde el verano pasado, muchos han sido los jugadores de renombre que se han movido (Cahill a la MLS, Amini a la Bundesliga, Troisi a la Serie A…), mientras otros, más veteranos, apuestan por el mercado asiático, más cercano, y afrontan el final de sus carreras en Uzbekistán (Carney), China (Djulbic) o incluso Tailandia o Singapur. La relación de países que acoge en la actualidad jugadores australianos incluye destinos tan rocambolescos como Malasia, Jordania, Hong Kong o la segunda división belga.

Un crisol inigualable.

EUROPA

INGLATERRA

Schwarzer (Fulham), Brett Holman (Aston Villa), Brad Jones (Liverpool), McDonald (Middlesbrough), Chris Herd (Aston Vila), Richard García (Hull City), Federici (Reading), Jedinak (Crystal Palace), Kilkenny (Bristol City), Rhys Williams (Middlesbrough), Kisnorbo (Leeds Utd), Ryan Williams (Fulham B), Bouzanis (Oldham), Luongo (Ipswich), Curtis Good (Necastle), Tombides (West Ham), Matthew Fletcher (Sheffield Wed.), Tom King (Liverpool), Marc Warren (Sheffield Utd), Corey Gameiro (Fulham B), Gallifuoco (Tottenham B)

Brett Holman (Aston Villa 12-13)

ITALIA

James Troisi (Atalanta-Juventus), Carl Valeri (Sassuolo), Max Vieri (Prato), Caccamo (Vicenza), Galimi (Juventus B)

ESCOCIA

Ryan McGowan (Hearts),  Feely (Celtic B), Falzon (Hearts), Irvine (Celtic B), Baird (Dundee)

ALEMANIA

Mustafa Amini (Dortmund), Langerak (Dortmund), Rukavytsya (Hertha Berlin), Leckie (FSV Frankfurt), Kruse (Düsseldorf)

Mitchell Langerak (Dortmund)

HOLANDA

Tommy Oar (Utrecht), Jason Davidson (Heracles Almelo), Zullo (Utrecht), Sarota (Utrech), Ryan y Andrew Marveggio (Telstar).

TURQUÍA

Seric (Karabükspor), Ergic (Bursaspor), Ersan Gülüm (Besiktas), Kerem Bulut (Eskisehirspor)

GRECIA

Katsetis (AEK), Konstantinidis (Pierikos)

CROACIA

Lustica (Hadjduk), Juric (Inter Zapresic)

FRANCIA

Govas (Troyes), Baccus (LeMans)

PORTUGAL

Caleb (V. Setúbal), Aden Luz (Nacional)

AUSTRIA

Holland (Austria Viena), Cardozo (LASK Linz)

James Holland (derecha)

SERBIA

Eli Babalj (Crvena Zvezda), Arcaba (BSK Borca), Zoric (Cement Beocin)

DINAMARCA

Nathan Coe (Sonderjysk), McGrath (Brondby)

ISLANDIA

Christopher Ross (Vikingur)

RUSIA

Wilkshire (Dinamo Moscú)

Wilkshire (izquierda)

SUIZA

Chipperfield (Aesch)

BÉLGICA

Kofi Danning (CS Visé)

AMÉRICA

EEUU

Tim Cahill (NY Red Bulls), Andy Rose (Seattle Sounders), McLeod (Duke Blue Devils)

CANADÁ

Mat Luak (Thunder Bay Chill)

ASIA

INDONESIA

Sean Rooney (Deltras), Vrteski (Persija Jakarta), Barisic (Arema Malang), Sekulovski (Persema Malang), Jamie Coyne (Sriwijaya)

CHINA

J. Griffiths (Shanghai Shenhua), R. Griffiths (Guangzhou), Djulbic (Guizhou), Daniel Mullen (Dalian Aerbin), Susak (Tianjin Teda)

COREA DEL SUR

Nathan Burns (Incheon), McKay (Busan IPark), Madaschi (Jeju Utd), Bosnar (Suwon), Alex Wilkinson (Jeonbuk), Matt Simon (Chunnam), DeVere (Gyeongnam), Cornthwaite (Chunnam), Brendan Hamill (Seognam)

Brendan Hamill, ex del Melbourne Heart

JAPÓN

Kennedy (Nagoya), Spiranovic (Urawa), Brosque (Shimizu), Jade North (Consadole)

HONG KONG

Dodd (Pegasus), Evans (Sham Shui), Milovanovic (Sun Hei), Vekic (Tuen Mun)

QATAR

Bresciano (Al-Gharafa), Ognenovski (Umm-Salal)

Bresciano, en su presentación con Al-Gharafa

IRÁN

Grella (Esteghlal Tehran), Liam Reddy (Esteghlal Tehran)

MALASIA

Michael Baird (Sabah FA), Brendan Gan (Sabah FA)

JORDANIA

Mitwali (Kfarsoum)

UZBEKISTÁN

Carney (Bunyodkor)

EMIRATOS ÁRABES UNIDOS

Richard Porta (Dubai Club)

OCEANÍA

NUEVA ZELANDA

Rhyss Keane (Manawatu)

SANGRE JOVEN CONTRA ESCOCIA

Ryan McGowan, novedad en la lista ante Escocia

Ni Cahill ni Kewell. Para volver a Europa en el amistoso que enfrentará a Australia contra Escocia (15 agosto), Holger Osieck ha apartado a dos de las vacas sagradas de la última década del fútbol aussie. Por ellos, ha llamado a dos jóvenes valores, Jason Davidson y Ryan McGowan, que se estrenan en la convocatoria de la absoluta, además de afianzar su confianza en Mitch Langerak y sobre todo en Chris Herd, quien afronta su tercera llamada, en la cual espera debutar por fin.

Brett Holman, quien será compañero de Herd este año en el Aston Villa, acude a su primera cita como nuevo jugador del conjunto londinense.

PORTEROS: Federici, Langerak, Schwarzer

DEFENSAS: Carney, Jason Davidson (N), Ryan McGowan (N), Neill, Ognenovski, Wilkshire, Rhys Williams

MEDIOS: Bresciano, Chris Herd, Brett Holman, Jedinak, Kilkenny, Valeri

DELANTEROS: Brosque, Kruse, McDonald, Archie Thompson.

[LAS NOVEDADES]

Jason Davidson (21 años, defensa). Polivalente, aunque suele rendir mejor de lateral zurdo. Reemplaza en la lista a Zullo como alternativa a Carney en el flanco siniestro. Fue fichado en 2009 por el Paços Ferreira portugués tras brillar en la VPL, pero desde la temporada pasada es jugador del Heracles Almelo holandés.

Ryan McGowan (22 años, defensa). Central. Buena planta y aceptable salida de balón para otro de los jugadores que emigró joven a Europa, casualmente al Heart escocés. Tras dos cesiones al fútbol más modesto del país busca afianzarse en un conjunto de mayor calado. Jugó el Mundial sub20 de 2009. Su hermano Dylan, menor que él, le acompañó en su aventura por Escocia, aunque no cuajó y terminó yéndose cedido al Gold Coast.

CAHILL ACERCA SIN QUERER AUSTRALIA AL MUNDO

La reciente marcha de Tim Cahill al NY Red Bulls de la MLS ha encendido la bombilla de Tony Pignata, CEO del Sydney, que defenderá en una conferencia por la expansión de la A-League en noviembre en Rio de Janeiro.

La idea de Pignata, en concreto, es intentar motivar el seguimiento de la A-League, así como exponerla al escaparate internacional, programando amistosos entre combinados de la liga australiana y la MLS norteamericana en pretemporada, una fórmula muy extendida hoy en día en Asia.

“No se puede compara la A-League con las grandes de Europa, como liga joven tenemos que salir fuera y conocer el calibre de personas que están dispuestas a saber de nosotros, darnos a conocer, compartir ideas y oportunidades”, es la prerrogativa de Pignata.

Sobre las declaraciones de Cahill, en las que prácticamente cerró la puerta de por vida a jugar en la A-League en su carrera (y que creó un agrio debate en Australia sobre qué tiene la MLS que no tenga su liga local), Pignata fue diplomático: “Sé que molestó a la gente, pero ningún equipo podría soportar esa cantidad de traspaso (costó 1 millon de dólares al NY Red Bulls) ni su salario. Tomó la decisión correcta y no creo que ir a la MLS sea un bofetón a la A-League”.

Artículo original (SportBizInsider)