SER, PARECER, ESTAR: LECCIÓN DE NUEVA ZELANDA A ESPAÑA

No hay evidencia que sostenga lo contrario. España era la favorita a todo, era la generación de oro, llegaba con dos campeones del mundo y tres de Europa, y tenía un grupo que, aunque complicado, no parecía que fuera a generarle demasiados problemas. O al menos, que fuera a dejarle a cero durante más de cuatro horas (270 minutos) y rascando apenas un punto de nueve en juego. La España favoritísima de Luis Milla, abanderada del éxito prematuro y agobiante, ha sido última en un grupo con Honduras (?), Marruecos (?) y Japón, la única ante la cual puede perdonarse un pinchazo de forma objetiva y ateniendo a las expectativas.

A priori, ¿cuál es la favorita?

Lo de Nueva Zelanda es muy diferente. Los kiwis perdieron mal ante Bielorrusia y así cavaron su tumba: en el segundo encuentro, contra Egipto, llegaron a adelantarse con un gol de Chris Wood y después se dejaron empatar; y ante Brasil, aún con opciones (remotas, obvio), de pasar a cuartos, salvaron como pudieron la honra cayendo solo por 3-0 ante un conjunto en el que Menezes introdujo varios cambios. No hay color: Nueva Zelanda (que por cierto, empató a Japón en un amistoso previo a estos Juegos), llegó con menores expectativas y, aunque ha quedado igualmente última de su grupo, al menos ha logrado marcar un gol y llegar al tercer partido con opciones de pasar.

Participación de Nueva Zelanda en los JJ.OO. (vía ceroacero.es)

Comparar esta circunstancia no da ningún tipo de pista sobre nada que no sea lo aburrido que resulta dar cosas por hecho a veces y despreciar, bien por miedo o ignorancia, aquello que no conocemos. El caso es que esta Nueva Zelanda, joven, lógicamente por hacer, ha salido en sus tres partidos con cinco delanteros, con un apasionante 4-1-3-2 que coge el testigo del anterior 4-3-3, igualmente atrevido pero más formal que útil. Hay mucho futuro en estos chavales, en los Howieson, Payne, Wood, Dakota Lucas, Rojas, Barbarouses, Hogg o Musa. Gente que compite como adultos en unos Juegos Olímpicos y no dejan que la ilusión tapone la realidad. Por supuesto los Koke, Jordi Alba, Botía, De Gea, Muniain o Isco también están llamados a serlo todo. Pero claro, lo difícil de la vida es que por encima del verso, está el caminar. Que como decía mi profesora de Historia en secundaria, “el movimiento se demuestra andando”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s