ANTONIS FIRMA CON EL PARMA

antonisYa es oficial. La fuga de talentos en Australia persiste con la salida del joven Terry Antonis rumbo a la Serie A, donde ha firmado por cuatro años con el Parma, que en su día ya espoleara a los también australianos Vince Grella y Mark Bresciano. Antonis, de 19 años de edad, es sin duda uno de los jugadores jóvenes más prometedores del país, donde irrumpió a los 16 jugando unos ratitos en el Sydney de Lavicka, que fue quien le dio la alternativa tras impresionar en las inferiores. Habituados como estamos a ver en la A-League valores muy tiernos (este año sin ir más lejos ha debutado a los 15 Da Silva en el Perth, superando el récord de precocidad que Kamara estableció con el Adelaide el año antes), enseguida Antonis demostró tener algo distinto, ese punto diferencial que atrae a los ojeadores europeos y excita a los responsables de las categorías inferiores. A Antonis se lo intentó llevar primero el Borussia Mönchengladbach (donde juega Mathew Leckie, cedido este año al FSV Frankfurt), club donde llegó a probar durante dos semanas; su traspaso no cuajó y unos meses después acudió a la ventanilla el Utrecht, equipo que pescó en Brisbane hace algunas temporadas (de allí sacó a Sarota, Oar y Zullo). Pero el golpe final lo ha dado el Parma, anclado en la zona tibia de la tabla en Italia esta temporada, que además ha puesto dinero sobre la mesa –cantidad sin revelar-, toda vez que a Antonis le restaban aún dos años de contrato con el Sydney.

[RELACIONADO: TIEMPO DE ‘COMER HUEVOS’ EN EL SYDNEY]

Reconvertido de segundo delantero a volante o incluso mediocentro, Antonis es un futbolista menudo, con buena cintura, explosivo y con buen criterio en la distribución. Fijo en todas las inferiores, debutó con la absoluta (y participó en tres partidos) en la pasada y modesta East Asian Cup, en la que Australia se paseó sin problemas. Antonis se une así a los nombres de Amini, el ya referido Leckie, Rogic, Behich o Curtis Good, que también han cambiado Australia por Europa siendo aún púberes.

Anuncios

PERTH TROPIEZA OTRA VEZ CON EL ÁRBITRO

archieDejó de aparecer Shane Smeltz, y apareció Archie Thompson, para definir cuál de sus equipos avanzaría a semifinales para encontrarse con el Central Coast. Así, cuando todo parecía perdido para el Victory de Archie, apareció uno de los intangibles del fútbol, el árbitro, para desatar el nudo. Perth había dominado la primera mitad –gol de Nagai incluido tras un error de Nathan Coe- y parte de la segunda, pero cuando el encuentro boqueaba se encontró con un penalti a favor que parecía iba a llevarles a la antesala de la gloria. Smeltz, que volvía tras los cuidados recibidos después de ser pateado en la cara con Nueva Zelanda, hizo zumbar el larguero con un trallazo que no vio puerta, y en la siguiente acción se decidió el partido: el árbitro del mismo, Jarred Gillett, vio penalti de Jamieson sobre Nabbout rondando el minuto 90, y además de expulsar al infractor por doble amarilla, señaló la pena máxima que permitió a Milligan empatar y forzar la prórroga. Se da la circunstancia de que Gillett también fue el colegiado que picó con otro piscinazo, en esta ocasión de Berisha, en la mismísima final de la pasada A-League y también contra Perth, quienes probablemente tengan razones de sobra para sentirse agraviados. La prórroga tuvo poca historia, pues al comenzar, Archie Thompson remachó en semifallo a la red un servicio de Marco Rojas y puso el que sería el 2-1 definitivo. Así las cosas, los de Postecoglou avanzan a semifinales, donde esperan los Mariners de Graham Arnold, aunque lo hacen dejando un regusto de injusticia en el sentir general de los aficionados a la A-League, a tenor de lo visto y pitado. Aunque, claro está, de haber entrado el penalti de Smeltz, las cosas hubieran podido ser diferentes. He aquí un nuevo capítulo en la diatriba sobre merecimientos y justicias que rodean al balompié. La cosa es que uno pasó, y el otro no. Best luck next season, Glory.

perth

PD. A raíz de la desafortunada labor del árbitro, tuvo lugar una curiosa conversación en Twitter entre Matt Ryan (portero del Central Coast) y Erik Paartalu, ex de Brisbane y ahora en China. El primero hizo referencia al árbitro que “robó el año pasado a Perth” y Brisbane, que era integrante de aquel equipo, respondió. Aunque ambos son compañeros, la tensión y la ironía entre ambos quedó patente en tuits sucesivos.

GUÍA DE UNOS PLAYOFFS SIN HESKEY NI DEL PIERO

wswMuchachos y muchachas, habemus playoffs. Esta temporada más que ninguna otra ha demostrado que el éxito no siempre se paga con dinero, ya que al triunfo histórico del Wanderers en su primera aparición en una A-League (equipo cosido a retazos y con ocho meses de vida) se ha sumado la durísima y dolorosa eliminación de los equipos de Del Piero y Heskey para la ronda final, ambos en las últimas dos jornadas. Que los dos jugadores más mediáticos de la A-League no vayan a disputar la parte relevante del campeonato deja claro lo que tantas otras veces expresé aquí sobre la A-League: muy probablemente su principal y máximo valor sea su jugosa imprevisibilidad. Así las cosas, por ejemplo, cabe reseñar otros asuntos como que por ejemplo Brisbane, campeón de las dos últimas ediciones, dejara su clasificación para la última jornada al igual que Perth, vigente subcampeón, que entró finalmente a costa precisamente del Sydney de Del Piero. No menos curioso es se hayan quedado fuera tres equipos que la temporada pasada sí disputaron los playoffs, como son el propio Sydney, Wellington y el Melbourne Heart de Aloisi.

Sí avanzaron de ronda los dos más potentes, los Wanderers y el Central Coast (todo regularidad), junto a Perth, Brisbane, Adelaide y Melbourne Victory, éstos últimos ya repuestos del batacazo que supuso el año pasado no disputar esta ronda a pesar de contar en sus filas con Harry Kewell.

CALENDARIO

Esta temporada los playoffs han cambiado de formato: anteriormente, primero y segundo jugaban entre ellos por un puesto en la final, y el que perdía se medía al mejor de los otros cuatro equipos en  una especie de ‘repesca’. Este año no: este año, los dos primeros están en sendas semifinales, en las que se encontrarán con los ganadores de dos eliminatorias previas. A saber:

ELIMINATORIAS

5 abril – Melbourne Victory v Perth Glory

7 abril – Adelaide v Brisbane

SEMIFINALES

12 abril – Wanderers v Ganador Eliminatorias peor clasificado

14 abril – Central Coast v Ganador Eliminatorias mejor clasificado

FINAL

21 abril

PRONÓSTICOS

melperMelbourne Victory VS Perth Glory

A partido único cabría esperar más del Victory únicamente porque han sido más regulares esta campaña, si bien es cierto que el año pasado Perth rozó la gloria habiendo quedado precisamente tercero, como los de Melbourne este ejercicio. Es el partido más igualado de todos cuantos cabrían esperar en playoffs: en 15 enfrentamientos sólo se ha dado un empate.

adebriAdelaide VS Brisbane

Un clásico de la liga australiana algo venido a menos esta temporada por la situación de ambos equipos, y muy descompensado a favor de Brisbane, que sólo ha perdido 1 de los últimos 10 enfrentamientos contra el United. En el recuerdo además de Adelaide perdura el 7-1 de la temporada pasada, segunda mayor goleada de la historia de la A-League. Brisbane parte como claro favorito, también por su condición de campeón de las dos últimas ediciones.

Semifinales

wswccmEl destino ha querido que los Wanderers pudieran enfrentarse bien a Perth Glory (sexto clasificado) o Brisbane (quinto), vigentes subcampeón y campeón respectivamente. Los hombres de Popovic han cerrado un año increíble, además compitiendo bien, pero todo quedará en poco si como mínimo no pasan a la final. El caso del Central Coast es distinto, ya que se mediría a Melbourne Victory (tercero) o Adelaide (cuarto), dos equipos a priori más asequibles habida cuenta del potencial de los Mariners quienes, eso sí, tienen entre medias compromisos de la Asian Champions League que podrían distraerles. Este año, en definitiva, el nivel anda parejo y se prevé cambio de orden, si bien es cierto que a excepción del Sydney ningún grande ha fallado y el nuevo sistema de eliminatorias invita a pensar que el espectáculo, además, acompañará.

MAQUILLAJE PARA LAS OJERAS

Cahill celebra el 1-2

Cahill celebra el 1-2

Muy atrevido dispuso Holger Osieck a su equipo ante Omán en el ANZ Stadium de Sydney, con un único mediocentro puro (Jedinak) y tres jugadores de ataque (Kruse, Holman y Holland), de los cuáles éste último fue usado como pieza móvil entre el centro del campo y la delantera. Cahill, recuperado para la causa, hizo las veces de bastión en ataque por detrás de un Brosque inoperante pero como siempre escurridizo en las que tuvo. Así las cosas, y tras un inicio titubeante, con gol en contra incluido a los seis minutos (obra de Muqbali, quien ganó la espalda en carrera al lento Thwaite), Australia se lanzó al acoso de la portería defendida por Al-Habsi, ya leyenda viva de Omán, defendiéndose bien hasta el descanso el conjunto dirigido por el francés Le Guen. Tras la reanudación, y con el público citado en Sydney farfullando entre dientes, Osieck optó por no tocar el esquema y se encontró, nada más empezar, con el 0-2, obra de Jedinak en propia puerta. El tanto, que confinaba a Australia fuera de las plazas directas al Mundial de Brasil, no entorpeció la clara idea de ataque de los aussies, que empatarían poco después por medio de Tim Cahill, quien como casi siempre de cabeza pondría el 1-2, empatando de paso con John Aloisi en el tercer puesto de máximos goleadores históricos de la selección oceánica. Entraron Bresciano por Holland –superadísimo- y Archie Thompson por Kruse, voluntarioso pero sin acierto, para dar paso a una Australia más enjuta y trabajadora, que terminó maquillando los errores en defensa con otro gol, el del 2-2, que subiría Brett Holman a diez minutos del final, tiempo añadido incluido. Si bien es cierto que Australia podría darse con un canto en los dientes con el punto, labrado a base de sudor e insistencia, no menos cierto es que Omán podría haberse llevado un saco de goles de haber estado más acertado Cahill, quien monopolizó las ocasiones de la segunda mitad –tuvo hasta cuatro clarísimas-, o de haber fallado algo más Al Habsi, quien tuvo una tarde ciertamente inspirada. Australia, con el empate, conserva su segunda posición en el grupo empatada a puntos con la propia Omán, pero con un partido menos.

nzlNueva Zelanda triunfó

Mejor le fueron las cosas a Nueva Zelanda, que tras el batacazo en la Copa Oceanía del pasado verano ya ha puesto un pie en el próximo Mundial tras clasificarse en la zona OFC para el playoff continental de noviembre contra la CONCACAF. Los de Herbert, ahora centrado en la selección tras su renuncia al banquillo del Wellington Phoenix, ganaron in extremis 2-1 a Nueva Caledonia en el primer partido –en el que Shane Smeltz se partió literalmente la cara– con un gol en el añadido de Tommy Smith, y remataron faena en el ya nada trascendental encuentro contra Islas Salomón, que resolvieron por 0-2 con un equipo plagado de suplentes y no habituales apuntalado por el jovencísimo Tim Payne, quien hizo los dos goles, desarrollando una madurez impropia para su edad en el combinado nacional absoluto.

PANORAMA PARA LOS PLAYOFFS

Terry Antonis (Sydney)

Terry Antonis (Sydney)

Wanderers, Central Coast, Adelaide y Melbourne Victory llevan clasificados para la ronda final dos semanas. Llegó a confirmarse incluso que la semifinal la jugarían los dos primeros, el Wanderers y los Mariners, y es de justicia reseñar que esta temporada ha desaparecido la ‘repesca’ para el que caiga en esta ronda; esto es, como en las anteriores ediciones, el eliminado de esta primera semifinal no tendrá opción de clasificarse luego para la final jugando contra el mejor de los cuatro equipos restantes.

Todavía en el aire está determinar, a falta de una jornada para que acabe el campeonato regular, las dos semifinales preliminares, así como los dos últimos equipos en entrar en playoffs: ahora, los mejor colocados serían Brisbane y Sydney, pero da la casualidad de que se miden precisamente en esta última jornada, y ninguno puede especular con el resultado, pues tienen a Perth y Newcastle a un punto de distancia: dicho de otro modo, ganar es seguir, empatar jugársela y perder, decir prácticamente adiós. En este sentido, los Jets de Heskey son los que peor lo tienen en caso de empate, ya que su goal average es desolador (-12), frente al -8 de Sydney, el -2 de Perth o el +2 de Brisbane, que ha asomado la cabeza en el tramo final tras una temporada complicada.

Los que ya están fuera matemáticamente de las finales son Melbourne Heart (palo al primer año de Aloisi en el banquillo) y Wellington Phoenix, que llevaba tres temporadas consecutivas disputándolas.

La circunstancia, además, podría otorgar el capricho de ver un Big Blue entre Victory y Sydney en una de las semifinales preliminares, si como parece, los primeros terminan terceros y los de Del Piero -que todavía tienen que certificar el pase-, sextos.

WAITAKERE, CAMPEÓN DE NUEVA ZELANDA

campeones

Por quinta vez en su historia y cuarta consecutiva, el Waitakere United se proclamó campeón de la liga de Nueva Zelanda, la ASB Premiership en este caso, tras imponerse por 4 goles a 3 al Auckland en la gran final del campeonato, toda vez que ambos dejaron atrás al Hawke’s Bay y al Canterbury United respectivamente en las semifinales.

La armada española que sustenta al Auckland (cinco jugadores más parte del cuerpo técnico, incluido el entrenador, Ramón Tribulietx) fue por delante en el marcador en dos ocasiones, adelantándose primero por parte de Manel Expósito, quien también haría el 2-2 una vez que Pearce y Krishna (el héroe de Waitakere esta temporada) respondieron al tanto.

Cuando el partido agonizaba (en el 89), Bale hizo estallar de júbilo al Auckland con el gol del 2-3 que parecía rendir el título hacia ellos, algo que no consiguen desde la 2008-2009; pero tras el saque inicial volvió a dar la réplica Waitakere por medio de nuevo de Krishna, quien pondría el 3-3, forzando así la prórroga, en la que decidiría el campeonato un nuevo gol de Pearce en el minuto 100.

CLASIFICACIÓN

 CLASIF

GOLEADORES

goleadores

DEL PIERO, A PASO DE ESTRELLA

del pieroDe todos los purasangre que alguna vez han pasado por la A-League (o andan en ella), Del Piero, quizás el más grande de todos, ya ha avanzado con su renovación por otra temporada más en el Sydney, rumbo al objetivo de llegar a los 50 partidos en la máxima competición australiana, cifra que hasta la fecha, y excluyendo a los cabezas de cartel oceánicos, sólo ha alcanzado Robbie Fowler, quien disputó 54 en dos temporadas entre North Queensland (que en paz descanse) y el Perth Glory. Por delante del ex del Liverpool están los australianos Craig Moore y John Aloisi, así como el neocelandés, todavía en activo, Shane Smeltz, leyenda viva de la competición con sus 73 goles en 119 encuentros. También en activo están, compartiendo vestuario con Del Piero en el Sydney, Brett Emerton (45 partidos) y Jason Culina (52).

[VÍDEO: GOLES DE DEL PIERO EN LA A-LEAGUE]

También en los goles que marque focalizará Del Piero la huella que deje en Australia: el ex de la Juventus lleva 12 esta temporada, números con los que ha superado ya a Harry Kewell, Dwight Yorke, Mario Jardel, Romario o Francis Jeffers. Su objetivo a corto plazo está precisamente en los 18 que marcó Fowler entre 2009 y 2011, antes de su adiós a la A-League.

estrellas