UN COAST CADA VEZ MENOS GOLD

La A-League sigue sin ser territorio para los románticos. A estas alturas, el Gold Coast sigue paso a paso la fatídica historia que protagonizó el año pasado Queensland y que terminó dando con los huesos del Fury en el más absoluto de los olvidos. Gold Coast agoniza y lo hace a ritmo de récord, pues en navidades nada parecía perturbar la continuidad de la franquicia una temporada más en la A-League. Sin embargo, su dueño, Clive Palmer, no satisfizo la garantía de renovación de la licencia, razón por la que el club le fue arrebatado de las manos. Para evitar que la competición se desvirtuara, uno de sus representantes visitó en persona a la plantilla del equipo, colista esta temporada y protagonista de algunos de los momentos más pobres de la temporada a fin de pedirles un último esfuerzo. “Hay demasiado en juego”, se les dijo. Días después, y en mitad del ciclón levantado por la destitución del técnico Miron Bleiberg, muy crítico con la actitud de los suyos y en particular con el dueño, Clive Palmer, fue el presidente de la FFA (Federación de Fútbol de Australia), Frank Lowy, quien poco menos que firmó la defunción del club, dado que encontrar cobijo económico a su continuidad era inviable. La franquicia está a un paso de la desaparición, si bien el proceso abierto entre Clive Palmer y la A-League podría terminar dando la razón al primero y obligando a la federación a renovar la licencia del club con carácter provisional.

 

MELBOURNE VICTORY: MOST RIDICULOUS EVER

Era difícil de imaginar en octubre (yo les daba como máximos favoritos al título), pero los imposibles también pasan. El Melbourne Victory se quedó, a falta de tres jornadas, sin opciones matemáticas de disputar los playoffs de la A-League (se clasifican los 6 primeros de una liga con 10 equipos) por primera vez desde 2008, cuando se quedaron a cuatro puntos de entrar en la lista de finalistas. El Victory, bicampeón en 2007 y 2009, firmó su defunción en la presente temporada ante nada menos que su archirrival en Australia, el Sydney, en el conocido como ‘Big Blue’ (algo así como el Clásico de allí). La derrota por 1-0 dejó sin opciones a un equipo con nombres como Kewell, Archie Thompson, Solórzano, Marco Rojas, Covic o Carlos Hernández, que a última hora firmó al marfileño Adama Traoré (Gold Coast) y al español Ubay Luzardo, ex de Las Palmas, que fue testigo directo de la disolución de un grande.

SOBRE ESPERPENTOS Y CRACKS IMBERBES

Se aproxima el final de la temporada regular en la A-League, y la cosa no podría estar mejor, ni más apretada (por ese orden). El mal momento de los dos grandes de Australia, la polémica con Gold Coast o la irrupción de varios jóvenes en las últimas jornadas (algo que viene repitiéndose en las últimas temporadas) copan la actualidad en Australia. Todo esto, además, con el inicio de la AFC Champions a la vuelta de la esquina, esta temporada con tres conjuntos australianos implicados en el torneo.

  • VICTORY Y SYDNEY SE AHOGAN

No hay palabras que definan el ridículo que están completando este año los dos gigantes de Australia, que están a punto de quedarse fuera de playoffs en una liga de 10 en la que los 6 primeros pelean por el título final. Ni Kewell, ni Emerton, ni Archie Thompson, ni Nick Carle… Toda la expectación depositada en las posibilidades de ambos equipos se ha ido derrumbando durante el año y ahora apenas hay margen de error. A falta de 9 puntos por disputarse (3 jornadas), el Victory está a 8 puntos de playoffs, sin margen de error alguno. Algo mejor lo tiene el Sydney, 3 puntos por debajo de esa línea. En todo caso, patéticos ambos. En la última jornada, los de Kewell perdieron 1-3 en casa ante el Newcastle Jets, mientras que el Sydney se dejó empatar en el minuto 91 por el líder, el Central Coast, que lleva 1 victoria en sus últimos 6 encuentros.

  • EL CIRCO DEL GOLD COAST

Calentita ha ido la semana para el conjunto costero, que respira aires dramáticos. A su pésima situación deportiva (colista destacado la mayor parte de la temporada), suman además un azote institucional que bien podría terminar con su desaparición a finales del año si así lo estima oportuno la FFA, nueva dueña de la franquicia después de que el anterior propietario, Clive Palmer, hiciera una oferta a la baja para renovar su licencia en la A-League, un caso muy similar al que terminó con la vida del Queensland Fury la temporada pasada. La situación es tan extrema que incluso un emisario de la federación visitó al club durante la semana para pedirles un esfuerzo en aras de no desvirtuar la competición en estas últimas jornadas, dada la experiencia previa el año pasado precisamente con Queensland. Situaciones como esta, desde luego, no ayudan a mejorar la imagen del campeonato de puertas para fuera.

  • LA REBELIÓN DE LOS SUB-23

Joel Chianese (Sydney), Mitch Cooper (Gold Coast), Jacob Pepper (Newcastle) o Curtis Wood (Melbourne Heart) han sido algunos de los nombres destacados en las últimas fechas del campeonato. Salvo Chianese (22), ninguno de ellos pasa de los 20 años. Al igual que el año pasado, en el que jugadores como Mustafa Amini, Petar Franjic o James Meyer irrumpieron en las últimas jornadas, también esta temporada se ha producido la explosión de varios jóvenes talentos en los partidos decisivos, como si apretaran adrede a sabiendas de que cualquier cosa que hagan en el momento clave de la temporada obtendrá mucho mayor eco fuera de las fronteras australianas. A la lista habría que sumar al también sub20 del Sydney, Mitchell Mallia (19), quien debutó como goleador ante Adelaide. Junto a los ya clásicos Antonis, Petratos, Ibini-Isei, Babalj, Matt Ryan, Kantarovski y cía, los hombres del futuro en este rincón del planeta.

EL SYDNEY MÁS RIDICULO EMERGE

Era una jornada para disfrutar y disfrutamos casi todos. Terminó la primera vuelta en la A-League (jornada 18), con dos goleadas, un descafeinado derbi de Melbourne y un encuentro que midió a los dos teóricos grandes, Central Coast y Brisbane. Ingredientes sobrados (feliz Día Internacional del Tópico) para degustar una ración de fútbol bastante diseminada (la jornada comenzó el jueves y acabó el lunes) que dejó varias cosas interesantes para comentar. O no, eso ya según os guste o no la liga australiana. Que me da que mucho no os gusta, eh, cabrones.

  • Brisbane recupera el olfato ante el líder

Ciclotimia. El Roar de Postecoglou sigue abonado al bandazo y esta jornada le tocó dar el bien dirigido hacia sus objetivos, con una sorprendente victoria a domicilio en casa del líder, Central Coast, que reduce la distancia entre ambos a 8 puntos, todavía importante si tenemos en cuenta que quedan 7 jornadas para que termine la fase regular del campeonato y que todavía están fuera de los dos primeros puestos que dan acceso a la final. Los tantos los hicieron Berisha (12 en liga) y Paartalu, como sabéis, una de mis debilidades, que continúa siendo uno de los mediocentros más en forma de Australia, si no el que más.

  • El Sydney toca fondo

No había que ser mucho más original en el título. Dos días después de confirmarse que el técnico que les hizo levantar la liga en 2010, Lavicka, no seguiría la siguiente temporada, los skyblues cayeron en casa con estrépito ante el Newcastle Jets (2-5) dando una imagen lamentable, yéndose incluso con 0-3 al descanso ante el estupor de la grada en general. Recortarían los locales hasta el 2-3 en el 71’, lo que parecía que iba a dar algo de picante al encuentro, pero el ansia ofensiva por empatar desembocó en los dos tantos al final de Brockie y Ali-Abbas para colocar la manita en Paddington, ante apenas 10.000 espectadores. Sydney, fuera de puestos playoffs, sólo ha ganado 1 de los últimos 9 encuentros.

  • Otro aburrido derbi de Melbourne

Como ya ocurriera en la primera vuelta, el partido más esperado de la A-League (el que más cobertura mediática tiene desde la temporada pasada, el que más gente mueve a los estadios y el que clava de manera más firme el ‘soccer’ en el país), terminó también sin goles. Victory y Heart, que llegaban al encuentro con rachas bastante pobres, no cambiaron la dinámica en el AAMI Park ante 26.000 personas entregadas a la causa, que eso sí, fueron testigos de la titularidad de Craig Goodwin en el Heart y Marco Rojas en el Victory. El empate descuelga a ambos, pero mantiene particularmente al Victory, antepenúltimo, y que sólo ha ganado 1 de sus 5 derbis de Melbourne.

  • Paseo fácil para Perth

No hizo falta en esta ocasión apretar demasiado; Perth recibía en casa al insignificante Gold Coast, una caricatura del equipo de la temporada pasada, y salvó el partido por la vía rápida, con un 4-0 sin sustos que les mantienen 4º en la tabla, sólo un punto por debajo de Brisbane. McGarry, Liam Miller, Dodd y un tanto en propia puerta de Adama Traoré (lo único salvable, junto a Ben Halloran, del Gold Coast esta temporada) abultaron el marcador. Gold Coast, colista destacado (15 ptos) lleva 7 encuentros sin ganar.

PRÓXIMA JORNADA (19ª)

MELBOURNE VICTORY v CENTRAL COAST

NEWCASTLE JETS v MELBOURNE HEART

SYDNEY v PERTH GLORY

WELLINGTON v BRISBANE

GOLD COAST v ADELAIDE

LAVICKA, OUT; WELLINGTON, IN

Comenzó febrero, y con él, llegaron aires nuevos a la A-League. Algunos los veíamos venir con el Roberto Brasero de turno explicándonos la cosa, otros nos han pillado sin bufanda. En este segundo grupo se encuentra el anuncio de la no continuidad del técnico checo Vitezslav Lavicka al frente del Sydney la próxima temporada. Lavicka, que lleva dirigiendo a los skyriders desde 2009 (temporada en la que llevó al equipo a ganar la A-League), ha decidido no renovar su contrato al término de la presente, en la que el equipo tampoco lleva el rumbo que se esperaba tras finalizar las dos primeras vueltas del campeonato. La decisión, como no podía ser de otra forma, esconde una historia de vida detrás, y es que en teoría Lavicka vuelve a la República Checa, donde reside su familia, ya que echa de menos a los suyos. Sí, a mí también me suena a la espantada de Fowler en verano, quien dijo abandonar Australia para pasar más tiempo con los suyos en Inglaterra y apenas unos días después fichó por un equipo vietnamita. El fútbol, que levanta pasiones.

Lavicka nos deja. Bueno, a ellos.

Lo que sí veíamos venir, al menos desde que comenzara 2012, es el seductor momento de forma del Wellington Phoenix, quien definitivamente ha tomado el relevo al Melbourne Heart como alternativa (esta palabra me encanta, sobre todo cuando la uso con desdén peyorativo) al campeonato. Los de Herbert, poderosos y guiados por un Paul Ifill que a sus 32 años parece recién salido de juveniles, ganaron a Adelaide 1-2 en el Hindmarsh y encadenaron, por primera vez desde que sucedieran a los NZL Knights en 2007 en la A-League, una racha de 4 victorias consecutivas que incluso me he atrevido a tuitear en inglés, mencionando al club por si había suerte y caía algún guiño cariñoso, pero no. Al final la victoria de Wellington le mantiene 2º con 33 puntos, afianzado en puestos de playoffs y, como siempre les ocurre, con poco que perder y todo que ganar. Quizás este sea su año, por fin, tras un inicio de temporada irregular. Por cierto, el español Dani Sánchez, a quien seguimos esperando en Twitter con los brazos abiertos, hizo uno de los dos goles de su equipo, y suma ya 5 tantos esta temporada en 1.159 minutos (vía @ultimatealeague).*

Dani Sánchez celebra el 1-2

*No pasaré sin recomendaros, una vez más, la app para iPhone de @ultimatealeague. Gratuita. Aunque no os guste la A-League australiana, es absolutamente imprescindible. Por lo menos más que el puto talking cat ese con el que todos os partíais la caja en Navidad mientras el resto esperábamos tras los matorrales a asesinaros.

LA A-LEAGUE EN ENERO

Ha sido un mes complicado para todos (?), tanto que no he podido atender de forma debida el blog, aunque por supuesto sí he estado al corriente partido a partido de una A-League que con el 2012 ha renovado alternativas y ha confirmado desastres, ya con el final de la segunda vuelta al caer. No arrancan el Sydney de Emerton ni mucho menos el Victory de Kewell, pero despiertan alegres Wellington y Perth, toda vez que Central Coast se mantiene líder enhiesto. Brisbane y Melbourne Heart, dos de los equipos “en observación” estas últimas semanas, siguieron caminos similares, desinflándose respecto a sensaciones anteriores. Ha sido el mes de Shane Smeltz, de Tim Brown y de Nueva Zelanda en particular, máxime ahora que llega la buena nueva de que Ryan Nelsen está libre y puede negociar con quien quiera.

El termómetro del fútbol oceánico, en enero, queda así variado y lustroso. Con valores.

-WELLINGTON PHOENIX

Se han aupado al 2º puesto con un enero espectacular (4 victorias en 5 partidos), en el que se han impuesto a Sydney y Melbourne Heart. Algunos de los internacionales por Nueva Zelanda, como Tim Brown o Sigmund han encontrado en este mes su mejor estado de forma, lo que el conjunto aurinegro ha notado con creces. El español Dani Sánchez hizo un gol en este periodo (en el 4-2 frente al Sydney en el Big Wednesday).

-SHANE SMELTZ

Llevaba tiempo sin aparecer, pero cuando lo ha hecho ha marcado tendencia. Autor de tres tantos en otros tantos partidos (doblete incluido frente al Melbourne Victory), suma ya 9 goles en lo que llevamos de temporada y un total de 56 en total en la A-League, todavía tres por delante de Archie Thompson. Gracias a victorias como la conseguida ante el Victory, el Perth se ha afianzado en puestos playoffs este mes.

-MELBOURNE HEART

Era difícil mantener el listón que dejaron en los últimos rescoldos de 2011, en el que llegaron a sumar 5 victorias consecutivas entre el 4 y el 29 de diciembre, consiguiendo asomarse al segundo puesto de la tabla. Desde entonces no han vuelto a ganar (suman 6 encuentros sin hacerlo) y tampoco sus hombres clave están apareciendo como antes. Babalj, Germano o Dugandzic han sufrido un evidente bajón en su juego. Aún así los de Van’t Schip se mantienen en la 5ª posición, 4 puntos por encima del primero fuera de playoffs (Newcastle)

-MELBOURNE VICTORY/KEWELL

Una victoria en los últimos 8 partidos es un bagaje paupérrimo para un equipo que era aspirante a pasearse ese año en la competición. Ni el cambio de entrenador ha servido para que el gigante de Melbourne remonte un vuelo que ya venía turbulento del año anterior. Kewell, figura y cabeza del proyecto, ha sido señalado además en Australia por su pésimo rendimiento y su decreciente competitividad. Además, un lamentable piscinazo ante Adelaide sirvió para que la opinión pública se le echara encima por poco honesto. Malos tiempos. El Victory marcha antepenúltimo en la tabla.

LA TONTERÍA MÁS CLÁSICA

Nunca es tarde si la dicha es buena, y siempre es buena. Aunque en este caso estemos hablando de una pequeña y vergonzosa tángana en la que el albanés Berisha se encaró, sobreactuado, con todo el Sydney tras pitar el árbitro el final de un partido que Brisbane remontó en el tiempo de descuento, primero con un golazo de falta de Adnan en el 93 y después con un gol de oportunismo innato del propio Berisha en el 94. El atacante, una vez finalizada la remontada y el partido, se quitó la camiseta y corrió provocador a herir la sensibilidad de sus rivales. La tontería, heredada seguro del fútbol europeo, le ha valido la sanción por un partido de la FFA.

(Gracias a @EVAMARIAPRIETO por el aviso)