CENTRAL COAST, CAMPEÓN A LA CUARTA

ccm2A la cuarta fue la vencida. Después de perder tres finales ante tres equipos distintos (ante Sydney, Newcastle y Brisbane en 2006, 2008 y 2011 respectivamente), el Central Coast se proclamó definitivamente campeón de la A-League tras ganar por 0-2 al Sydney Wanderers en la final, disputada en el Allianz Stadium de Sydney ante 42.102 espectadores, récord de la temporada.

No tuvo color el encuentro. Durante toda la primera mitad los hombres de Graham Arnold masacraron a las entusiastas huestes de Tony Popovic, en juego y ocasiones: fruto de esto, llegaría el 0-1 merced a un cabezazo del veterano central holandés Zwaanswijk, que entraría como una bestia a rematar un córner. Con el resultado y la dinámica a favor, Central Coast contemporizó en la segunda mitad.

campeones

En el ecuador de esta segunda parte, McBreen anotaría el 0-2 definitivo de penalti, subiendo su 19º gol de la temporada al casillero y rematando al Wanderers, cuya afición, aun decepcionada, no perdió la cara en ningún momento al encuentro y animó de manera incondicional, aportando luz y fuerza al espectáculo. La nueva franquicia se ‘consolará’ con disputar la Champions de Asia la temporada que viene en posición de campeón de la liga regular en su primer año en la élite. Todo un logro al alcance de poquísimos y que sólo con el tiempo sabrá valorarse en su justa medida.

Anuncios

PERTH TROPIEZA OTRA VEZ CON EL ÁRBITRO

archieDejó de aparecer Shane Smeltz, y apareció Archie Thompson, para definir cuál de sus equipos avanzaría a semifinales para encontrarse con el Central Coast. Así, cuando todo parecía perdido para el Victory de Archie, apareció uno de los intangibles del fútbol, el árbitro, para desatar el nudo. Perth había dominado la primera mitad –gol de Nagai incluido tras un error de Nathan Coe- y parte de la segunda, pero cuando el encuentro boqueaba se encontró con un penalti a favor que parecía iba a llevarles a la antesala de la gloria. Smeltz, que volvía tras los cuidados recibidos después de ser pateado en la cara con Nueva Zelanda, hizo zumbar el larguero con un trallazo que no vio puerta, y en la siguiente acción se decidió el partido: el árbitro del mismo, Jarred Gillett, vio penalti de Jamieson sobre Nabbout rondando el minuto 90, y además de expulsar al infractor por doble amarilla, señaló la pena máxima que permitió a Milligan empatar y forzar la prórroga. Se da la circunstancia de que Gillett también fue el colegiado que picó con otro piscinazo, en esta ocasión de Berisha, en la mismísima final de la pasada A-League y también contra Perth, quienes probablemente tengan razones de sobra para sentirse agraviados. La prórroga tuvo poca historia, pues al comenzar, Archie Thompson remachó en semifallo a la red un servicio de Marco Rojas y puso el que sería el 2-1 definitivo. Así las cosas, los de Postecoglou avanzan a semifinales, donde esperan los Mariners de Graham Arnold, aunque lo hacen dejando un regusto de injusticia en el sentir general de los aficionados a la A-League, a tenor de lo visto y pitado. Aunque, claro está, de haber entrado el penalti de Smeltz, las cosas hubieran podido ser diferentes. He aquí un nuevo capítulo en la diatriba sobre merecimientos y justicias que rodean al balompié. La cosa es que uno pasó, y el otro no. Best luck next season, Glory.

perth

PD. A raíz de la desafortunada labor del árbitro, tuvo lugar una curiosa conversación en Twitter entre Matt Ryan (portero del Central Coast) y Erik Paartalu, ex de Brisbane y ahora en China. El primero hizo referencia al árbitro que “robó el año pasado a Perth” y Brisbane, que era integrante de aquel equipo, respondió. Aunque ambos son compañeros, la tensión y la ironía entre ambos quedó patente en tuits sucesivos.

GUÍA DE UNOS PLAYOFFS SIN HESKEY NI DEL PIERO

wswMuchachos y muchachas, habemus playoffs. Esta temporada más que ninguna otra ha demostrado que el éxito no siempre se paga con dinero, ya que al triunfo histórico del Wanderers en su primera aparición en una A-League (equipo cosido a retazos y con ocho meses de vida) se ha sumado la durísima y dolorosa eliminación de los equipos de Del Piero y Heskey para la ronda final, ambos en las últimas dos jornadas. Que los dos jugadores más mediáticos de la A-League no vayan a disputar la parte relevante del campeonato deja claro lo que tantas otras veces expresé aquí sobre la A-League: muy probablemente su principal y máximo valor sea su jugosa imprevisibilidad. Así las cosas, por ejemplo, cabe reseñar otros asuntos como que por ejemplo Brisbane, campeón de las dos últimas ediciones, dejara su clasificación para la última jornada al igual que Perth, vigente subcampeón, que entró finalmente a costa precisamente del Sydney de Del Piero. No menos curioso es se hayan quedado fuera tres equipos que la temporada pasada sí disputaron los playoffs, como son el propio Sydney, Wellington y el Melbourne Heart de Aloisi.

Sí avanzaron de ronda los dos más potentes, los Wanderers y el Central Coast (todo regularidad), junto a Perth, Brisbane, Adelaide y Melbourne Victory, éstos últimos ya repuestos del batacazo que supuso el año pasado no disputar esta ronda a pesar de contar en sus filas con Harry Kewell.

CALENDARIO

Esta temporada los playoffs han cambiado de formato: anteriormente, primero y segundo jugaban entre ellos por un puesto en la final, y el que perdía se medía al mejor de los otros cuatro equipos en  una especie de ‘repesca’. Este año no: este año, los dos primeros están en sendas semifinales, en las que se encontrarán con los ganadores de dos eliminatorias previas. A saber:

ELIMINATORIAS

5 abril – Melbourne Victory v Perth Glory

7 abril – Adelaide v Brisbane

SEMIFINALES

12 abril – Wanderers v Ganador Eliminatorias peor clasificado

14 abril – Central Coast v Ganador Eliminatorias mejor clasificado

FINAL

21 abril

PRONÓSTICOS

melperMelbourne Victory VS Perth Glory

A partido único cabría esperar más del Victory únicamente porque han sido más regulares esta campaña, si bien es cierto que el año pasado Perth rozó la gloria habiendo quedado precisamente tercero, como los de Melbourne este ejercicio. Es el partido más igualado de todos cuantos cabrían esperar en playoffs: en 15 enfrentamientos sólo se ha dado un empate.

adebriAdelaide VS Brisbane

Un clásico de la liga australiana algo venido a menos esta temporada por la situación de ambos equipos, y muy descompensado a favor de Brisbane, que sólo ha perdido 1 de los últimos 10 enfrentamientos contra el United. En el recuerdo además de Adelaide perdura el 7-1 de la temporada pasada, segunda mayor goleada de la historia de la A-League. Brisbane parte como claro favorito, también por su condición de campeón de las dos últimas ediciones.

Semifinales

wswccmEl destino ha querido que los Wanderers pudieran enfrentarse bien a Perth Glory (sexto clasificado) o Brisbane (quinto), vigentes subcampeón y campeón respectivamente. Los hombres de Popovic han cerrado un año increíble, además compitiendo bien, pero todo quedará en poco si como mínimo no pasan a la final. El caso del Central Coast es distinto, ya que se mediría a Melbourne Victory (tercero) o Adelaide (cuarto), dos equipos a priori más asequibles habida cuenta del potencial de los Mariners quienes, eso sí, tienen entre medias compromisos de la Asian Champions League que podrían distraerles. Este año, en definitiva, el nivel anda parejo y se prevé cambio de orden, si bien es cierto que a excepción del Sydney ningún grande ha fallado y el nuevo sistema de eliminatorias invita a pensar que el espectáculo, además, acompañará.

PANORAMA PARA LOS PLAYOFFS

Terry Antonis (Sydney)

Terry Antonis (Sydney)

Wanderers, Central Coast, Adelaide y Melbourne Victory llevan clasificados para la ronda final dos semanas. Llegó a confirmarse incluso que la semifinal la jugarían los dos primeros, el Wanderers y los Mariners, y es de justicia reseñar que esta temporada ha desaparecido la ‘repesca’ para el que caiga en esta ronda; esto es, como en las anteriores ediciones, el eliminado de esta primera semifinal no tendrá opción de clasificarse luego para la final jugando contra el mejor de los cuatro equipos restantes.

Todavía en el aire está determinar, a falta de una jornada para que acabe el campeonato regular, las dos semifinales preliminares, así como los dos últimos equipos en entrar en playoffs: ahora, los mejor colocados serían Brisbane y Sydney, pero da la casualidad de que se miden precisamente en esta última jornada, y ninguno puede especular con el resultado, pues tienen a Perth y Newcastle a un punto de distancia: dicho de otro modo, ganar es seguir, empatar jugársela y perder, decir prácticamente adiós. En este sentido, los Jets de Heskey son los que peor lo tienen en caso de empate, ya que su goal average es desolador (-12), frente al -8 de Sydney, el -2 de Perth o el +2 de Brisbane, que ha asomado la cabeza en el tramo final tras una temporada complicada.

Los que ya están fuera matemáticamente de las finales son Melbourne Heart (palo al primer año de Aloisi en el banquillo) y Wellington Phoenix, que llevaba tres temporadas consecutivas disputándolas.

La circunstancia, además, podría otorgar el capricho de ver un Big Blue entre Victory y Sydney en una de las semifinales preliminares, si como parece, los primeros terminan terceros y los de Del Piero -que todavía tienen que certificar el pase-, sextos.

NIÑOS EMERGENTES EN AUSTRALIA

Nabbout (Victory) celebra una victoria con la afición.

Nabbout (Victory) celebra una victoria con la afición.

Si por algo se ha caracterizado en su historia el balompié australiano es por el amplio y buen quehacer que desempeña con los jóvenes de su país: no en vano, su segunda división extraoficial es la liga de filiales, la National Youth League, que casi siempre es pasarela al primer equipo para aquellos que, como en el americanísimo concepto de los centros de entrenamiento, evidencian dotes para la élite.

Esta temporada no iba a ser una excepción: muchos chicos, la mayoría aún en edad sub21, comienzan a meter las narices en el fútbol de los mayores, algunos incluso con crédito y presencia. Es el caso, por ejemplo, del defensa Donachie (Brisbane), portentoso central de 1,93 internacional sub20 que, a sus 19 años, se ha erigido en pieza móvil de la retaguardia del Roar, algo vacilante esta temporada.

Comparten vestuario con él otros dos prometedores jóvenes: Julius Doe (18), mediapunta de ascendencia africana que ha disputado 46’ y ha sido internacional sub17, y por supuesto Corey Brown, lateral izquierdo habitual en todas las inferiores a pesar de que apenas ha cumplido los 19. Brown suma en la A-League 111 minutos.

Dos de los equipos que mejor trabajan las inferiores en la NYL anteriormente referida son el Adelaide y el Melbourne Heart. En el primero ya han tenido minutos el portero Paul Izzo (18 años), Jacob Melling y Awer Mabil (ambos de 17); el primero, particularmente, ha dejado muy buen sabor de boca en sus apariciones y está especialmente seguido por los técnicos de las inferiores (ya ha sido internacional en su categoría). En el Heart, Walker (19, mediocentro) ha disputado ya 807 minutos esta temporada, mientras Ersin Kaya (de su quinta) apenas 23. Garuccio, de 17 años, firmó por sorpresa para el primer equipo en verano y lleva jugados 199’. Éste es un extremo de los de antes. Con paciencia, saltará pronto.

Presentes por necesidad

Gameiro celebra uno de sus goles en la pasada Copa Asia sub19

Gameiro celebra uno de sus goles en la pasada Copa Asia sub19

En el nuevo West Sydney Wanderers, como en Wellington Phoenix, los jugadores más jóvenes empiezan a contar casi por pura necesidad, económica en el caso de los primeros –debutan este año en la A-League con una mano delante y otra detrás- y deportiva en el caso del Phoenix –colista-. En el WSW llevan tiempo destacando Reece Caira, lateral zurdo que por lesión apenas ha jugado este año pero que es fijo en la sub20, Kwabena Appiah (256’ y campeón de la NYL con el Central Coast la temporada pasada) y Joe Gibbs, quien se ganó su fichaje a pulso tras salirse en pretemporada. Todos tienen 20 años. En Wellington destacan sobre todo Tyler Boyd, fichado en verano (18 años, 792 minutos), habitual en las inferiores neocelandesas, y por supuesto Corey Gameiro, sensación de la última Copa Asia sub19. Gameiro, a sus 20 años, ya ha pasado por Inglaterra (Fulham) y Holanda (FC Eindhoven).

Homenaje al mítico Hagi

Hagi Gligor tiene 17 años y nueve hermanos

Hagi Gligor tiene 17 años y nueve hermanos

Sydney y Melbourne Victory, en condición de gigantes históricos de Australia, guardan también como oro en paño a sus apariciones en la cantera. Los primeros este año han espoleado a jugadores como Triantis (21 años, 705 minutos, hizo el gol de la victoria en el 2-1 ante Brisbane y ha estado cubriendo la baja por lesión de Culina), Petkovski (central, 19 años, 152 minutos y ex del glorioso Marconi Stallions) y sobre todo, Hagi Gligor, un futbolista completamente distinto a sus 17 años, llamado así por Giga Hagi, el exjugador de Barcelona y Real Madrid entre otros. Gligor, medio australiano, medio filipino –por parte de madre-, también pertenece a una familia diferente, ya que tiene nada menos que nueve hermanos. En el Victory las apariciones son más sonadas: Geria y Stella (19 y 21 años respectivamente) ya son conocidos de las inferiores australianas: el primero aún no ha debutado  pero el segundo, pese a su juventud, ha pasado ya por Siena y Rangers, en Italia y Escocia. Especial es el caso de Nabbout, de 20 años, que ha marcado 4 goles en 654 minutos este año en la A-League, incluyendo un milagroso doblete precisamente en el primer Big Blue de la temporada ante el Sydney, que remontó el marcador adverso y dio los tres puntos al conjunto de Victoria.

También en el Perth Glory y en Newcastle Jets emergen jóvenes, si bien la presencia de estos es puramente testimonial. En el Glory promete mucho Makeche, de ascendencia zambiana, un ariete rapidísimo y muy fuerte de 20 años que ya ha disputado 23 minutos con el primer equipo, mientras que en los Jets son el meta Duncan (20 años) y por supuesto Taggart (19), quien ha sido incluso internacional absoluto con Australia, quienes focalizan la atención. Taggart, precisamente, procede de la cantera de Perth, con quienes debutó en la A-League, donde acumula dos goles en 826 minutos.

Unos llegarán y sonarán: otros quedarán en el camino. Lo que está claro, de partida, es que la oportunidad la tienen –cosa que no todos pueden decir- y sólo está en su mano, y también un poco en mano de la suerte y la ubicuidad, el aprovecharla y terminar significando en función de lo que aparentan que pueden llegar a ser.

HERBERT SALTA DE LA PECERA

Ricki Herbert Wellington PhoenixNi siquiera la triste situación del  Wellington Phoenix esta temporada (colista con 21 puntos, sólo a seis de los puestos de playoffs) presagiaba que peligrara la estabilidad que desde que se fundó el club (2007) ha mandado en su banquillo. Pero así ha sido: Ricki Herbert, el único entrenador que han tenido los kiwis en su corta pero intensa historia, sorprendió a la mitad más uno convocando una rueda de prensa en la que ha explicado las razones por las cuales ha decidido dimitir de su actual puesto. El técnico ha dirigido al Wellington en 177 partidos en la A-League, de los cuales ha ganado 54, empatado 35 y perdido 65 [Ver gráfico al final del artículo]

Sin Ricki Herbert, quien alternaba este puesto con el de seleccionador absoluto de Nueva Zelanda (combinado que dirige desde 2005), la A-League pierde uno de sus referentes más clásicos, un técnico reputadísimo en Oceanía que logró meter a Wellington en playoffs en las tres últimas temporadas (2010, 2011 y 2012), y que además ha puesto su piedra en la renovación a todos los niveles que contempla a la selección neocelandesa, ahora más vistosa y competitiva.

Como es de esperar, los malos resultados del equipo este año habrán contado, pero no han sido el detonante: Herbert se ha encargado de explicarlo así en su adiós. Sencillamente, como ocurre tantas veces en la vida, quiere “nuevos y excitantes retos”. Por desgracia muchas veces, antes de que uno vaya a buscar los retos, le despiden antes, dejándole desprovisto en medio de la calle. Con Ricki no ha sido así. Se va un grande de la A-League, que a buen seguro le echará de menos.

GRAFICO

EL CELTIC FICHA A TOM ROGIC

rogicTomas Rogic, una de las apariciones más fulgurantes y esperanzadoras que se recuerdan en Australia ya tiene pareja de baile: el Celtic de Glasgow. El gigante escocés ofreció a Central Coast una semana de prueba para el jugador y cerca de 500.000 euros en concepto de traspaso, y la disposición de Rogic hizo el resto. El jugador convenció y ya es, a sus 20 años, jugador de los católicos. El Ascoli de la Serie B italiana, así como el QPR y el Reading de la Premier también le tentaron, aunque en su caso ofrecían todo el mes de enero de prueba y posible incorporación en verano, situación que desecharon en conjunto jugador y equipo de procedencia. Rogic ha firmado con el Celtic por lo que queda de esta temporada y cuatro más.

Para saber más:

+ ROGIC EN KIWISYCANGUROS.WORDPRESS

+ 44 NOMBRES A SEGUIR EN LA 12-13

+ LOS NUEVOS DE AUSTRALIA