LA ESPANTADA DE CARNEY EN EL ALCORCÓN

Poco le ha durado la aventura en España a David Carney… O eso parece. El jugador, que apenas ha participado en 5 partidos con el Alcorcón desde su fichaje en octubre, lleva cerca de dos semanas sin entrenarse con el conjunto amarillo, que de momento tampoco le ha pedido explicaciones, pues no es ni mucho menos un futbolista indispensable en su plantilla. Ya tras las vacaciones de Navidad, Carney volvió con un retraso de dos días justificándose en la pérdida del vuelo desde Sydney, y tras  algunos entrenamientos apáticos y sin haber disputado un solo minuto en 2012, ha decidido agarrar el toro por los cuernos y buscar solución.

Se intuye que el jugador, ante la falta de minutos en el club madrileño y el inminente final de la A-League australiana, cuya fase regular acaba en 7 jornadas (el 25 de marzo), podría estar buscando una salida a la desesperada en dirección a su país (el Sydney, su exequipo, ya intentó recuperarle cuando el Blackpool inglés lo liberó el verano pasado). En la A-League son frecuentes los fichajes “por obra y servicio”, esto es, incorporaciones de jugadores para jugar un número determinado de encuentros, o bien para sustituir lesionados o para afrontar los playoffs de la competición (los denominados ‘guest player’).

Cabe recordar que Carney fichó por el Alcorcón libre hasta junio y que su único objetivo era hacer ruido para recordarle al seleccionador australiano, Holger Osieck, que sigue en activo, tras perder la confianza del preparador germano, que ha hecho mil experimentos en ese lateral zurdo desde que dejara de contar con el jugador. Zullo, Spiranovic o incluso el jugador del Rangers Matt McKay han sido algunos de los que han pasado, con menor o mayor suerte, por ese flanco zurdo de la retaguardia.

CARNEY, DEL ALCORCONAZO AL MUNDIAL 2014

Con 50 minutos de retraso y ante tres periodistas (los que aguantaron la espera), fue presentado el internacional David Carney como nuevo jugador del Alcorcón. El jugador, que sólo sabe decir “hola” en español (palabra con la que rompió el hielo en la sala de prensa), se quedó corriendo motu proprio tras conocer que tampoco entraría en la lista del equipo para medirse al Sabadell este fin de semana, además de tomarse su tiempo para ducharse y prepararse de cara a su puesta de largo en el club. La espera, aunque tediosa y edulcorada por algunos comentarios que no prevén que su periplo en el club vaya a ser demasiado sonado, mereció la pena al final pues, en una rueda de prensa con 11 preguntas (más que muchas de Primera División) dejó titulares y, por supuesto, esclareció las inquietudes que le han llevado al Alcorcón.

“Todo el mundo conoce el fútbol español, es el mejor fútbol que hay en la actualidad. La gente conoce a sus jugadores, su liga, su selección. Será una bonita experiencia y espero aprender mucho de ella”, adelantó Carney con las clásicas palabras de presentación. Prosiguió: “Tuve otras ofertas, de divisiones inferiores de Inglaterra, pero quiero volver con la selección y pensé que jugar en España sería bueno para mí”. Estas palabras, que evidencian su desesperación por hacer ruido y volver al combinado aussie, fueron después reforzadas con otro argumento: “Recibí una oferta de Australia para volver, del Sydney concretamente, pero todavía quiero esperar unos años para dar ese paso. España era una muy buena opción”. Un combinado australiano en el que ha perdido el puesto ante Zullo y McKay, “dos buenos jugadores con un brillante futuro que lo están haciendo bien”, según las propias palabras de Carney.

El jugador cerró echando una vista al pasado y recordando su fallido paso por el Blackpool en la Premier la temporada pasada: “Firmé solo por un año, tuvieron que operarme del hombro y apenas pude jugar. Cuando descendimos ya sabía que no me renovarían, así que tenía que buscar algo, y salió el Alcorcón”. Un equipo del que reconoció que sólo conoce que “eliminaron al Madrid hace algunos años”. El Alcorconazo, en efecto, también llegó a Australia. Ahora a Carney, que llevará el 12 en el club del sur de Madrid, le toca demostrar que no ha venido para echarse en el sofá, y a Osieck no le quedará más remedio que pedir informes de España. Los lazos siguen estrechándose…

CARNEY, UN CANGURO EN ALCORCÓN

Carney Alcorcón 2011

David Carney, nuevo jugador del Alcorcón

Reconozco que desconocía total y absolutamente esta información hasta que Ángel Fernández (@angelufs) me ha preguntado por él en Twitter. Pero tras revisar y bucear en mil medios y foros, he dado con la respuesta: en efecto, David Carney, lateral zurdo titular de Australia, autor de uno de los goles en la histórica victoria 1-2 ante Alemania en marzo, ha firmado por el AD Alcorcón, aquel verdugo insigne del Real Madrid de Pellegrini en Copa del Rey hace dos temporadas, recogiendo así el testigo de jugadores australianos en España como Aloisi, Salapasidis o Aurelio Vidmar.

El jugador llega gratis tras rescindir su contrato con el Blackpool, equipo con el que jugó 11 partidos la temporada pasada en la Premier y en el que nunca llegó a tener hueco. Quien piense que a Alcorcón llega un cualquiera se equivoca de cabo a rabo, aunque es cierto que Carney, que fue titular en dos partidos de la fase de grupos del Mundial del Sudáfrica, ha perdido fuerza en la selección australiana tras los problemas con su equipo. Michael Zullo, joven del Utrecht, ha ido ocupando su puesto, en el que incluso Matt McKay ha tenido minutos.

Carney, de quien se rumoreó que podría volver al Sydney (club donde ya jugó hace tres temporadas) ha firmado finalmente por una temporada con el Alcorcón y pasó reconocimiento médico ayer, jueves, en Madrid. Incluso podría debutar la próxima semana en Copa del Rey ante el Numancia, o bien contra el Sabadell en Liga, ya que obviamente no llegará al encuentro de este fin de semana ante el Barcelona B.

“Todo el mundo conoce la calidad del fútbol español, así que estoy contentísimo de estar aquí”

“El club es relativamente pequeño, pero hay muy buenos jugadores y un nuevo dueño cuya ambición es impresionante”

“Solo quiero concentrarme en recuperarme completamente y formar parte de la fase de clasificación para el Mundial de 2014. Decididamente, ese es el objetivo”