A-LEAGUE 2012-2013: ADELAIDE UNITED

Temporadas en A-League: 7

Mejor puesto: Campeón de liga regular (2006)

Entrenador: John KOSMINA (2011-)*

*También entrenó al equipo entre 2005 y 2007

ALTAS: Kamara, Kostopoulos (filial), Bowles, Barker-Daish (Gold Coast), Carrusca (San Martín de San Juan), Fábio Ferreira (Dulwich Hill), Neumann (Ind. Rivadivia)

BAJAS: Birighitti (Newcastle Jets), Susak (Tianjin Teda), Levchenko (sin equipo), Dilevski (Melbourne Victory), Ricardo da Silva (sin equipo), Mullen (Dalian Aerbin), Usúcar (Técnico Universitario)

LA ESTRELLA:

DARIO VIDOSIC. Con 20 años recién cumplidos dejó Brisbane por Alemania, donde jugó en Nuremberg, Disburgo y Arminia Bielefeld sin demasiado éxito; el año pasado volvió a Australia, firmó como jugador franquicia nacional y en apenas dos meses recuperó el nivel que le hizo salir. Internacional absoluto, no lleva el 10 por nada: hace el fútbol fácil, se mueve bien en el frente del ataque y es una bendición para delanteros de movilidad y recepción lejos del área por sus apoyos en entrega y llegada.

A SEGUIR:

TEEBOY KAMARA. Jugó el Mundial sub17 de México con 15 años casi recién cumplidos, y cuatro después se convirtió en el jugador más joven en debutar en la A-League. A los 16, este ariete liberiano, comparado con Weah por inercia, ya tiene ficha y dorsal con el primer equipo. Este año seguirá apareciendo poco, lo que obligará a afinar la vista y el lápiz para seguirle.

EXPECTATIVAS:

Penúltimo el año pasado, completó partidos especialmente pobres, como la derrota por 7-1 ante Brisbane en la cuarta jornada. Sin embargo, fue a la ACL por deferencia (este año aumentaba el cupo de australianos en competición) y a estas alturas es el único equipo que se mantiene vivo, en cuartos de final. No ha habido demasiado ajetreo en los despachos y el club mantiene el grupo, donde desde la portería hasta la delantera hay futbolistas de sobra no solo para no sufrir, sino para entrar en playoffs con relativa comodidad. Galekovic, McKain, Vidosic o Djité son o fueron internacionales absolutos; y a ellos se ha unido Neumann, interesante extremo zurdo argentino, y sobre todo los jóvenes Kamara, Kostopoulos, Melling o Barker-Daish, este último internacional sub23. Si Van Dijk parece el goleador que fue hace dos años y todos los anteriores encadena varios buenos días juntos, Adelaide da incluso para aspirante a título.

ANÉCDOTA:

Es el club australiano que más lejos ha llegado en la Champions de Asia desde que comenzaron a competir en ella; fue finalista en la edición de 2008, donde además Mark Birighitti batió un récord mundial, el de portero más joven en disputar una final continental, con 17 años, superando nada menos que a Iker Casillas.

Anuncios

LOS 4 PARTIDOS DE ROMARIO EN LA A-LEAGUE

Tras el fichaje de Del Piero por el Sydney, que tanto y tan diverso revuelo ha provocado, ha vuelto a la memoria colectiva la aportación de algunos grandes jugadores de la historia del fútbol al campeonato oceánico. Siempre salen los mismos nombres: Yorke, Fowler, Kewell… Pero hay uno que prácticamente nadie recuerda: el del mismísimo Romario, campeón del mundo en 1994, que jugó cuatro partidos en el Adelaide United la temporada 2006-2007, tras un complejo movimiento entre publicitario y empresarial a tres bandas con el Miami FC.

Con la temporada ya comenzada, el Adelaide, que venía de ser campeón el anterior ejercicio, solicitó a la FFA (la Federación australiana de fútbol) un permiso especial para firmar a Romario por 4 encuentros, tras negociar con el Miami FC, club donde había llegado ‘Baixinho’ ese mismo año, con la idea de relajarse y cerrar su carrera dando lo justo. Olfateando oportunidad y presencia, la FFA dio luz verde y así se cerró uno de las cesiones temporales (otrora más de moda en la A-League) más extravagantes que se recuerdan.

El viernes 26 de septiembre de 2006, el Adelaide United hizo oficial en su web la llegada de Romario, que disputaría sus 4 partidos entre el 25 de noviembre y el 15 de diciembre, ante Central Coast, Melbourne Victory, Newcastle Jets y los extintos New Zealand Knights. El ex de Barça, PSV, Valencia o Vasco de Gama entre otros, jugó a sus casi 41 años dos de los cuatro partidos completos, e incluso se dio el gustazo de marcar un gol (de los feos, eso sí) ante el Newcastle Jets.

PERFIL DE ROMARIO en Ultimate A-League

BONUS TRACK: El jugador que inicia el movimiento del gol de Romario es Jason Spagnuolo, quien se ha retirado este mismo año a los 28, tras volver a Adelaide después de un triste paso por el también ya ausente North Queensland Fury.

SIEMPRE SE VAN LOS MEJORES

A ver cómo le explicas a alguien a quien le guste mínimamente el fútbol que los dos mejores equipos de Australia se han quedado fuera de la ACL en la fase de grupos. La tarea, a priori difícil, podría amortiguarla el excusario habitual de estos casos: hace un mes que terminó su liga, su fútbol es irregular, te quiero como amigo, etc.

Pero mejor no. Las caídas de Brisbane (campeón de la A-League las dos últimas temporadas) y Central Coast (subcampeón la pasada, campeón este año de la fase regular) en la primera fase del torneo tienen la explicación que tienen: no saber cuando debían, y no poder cuando lo tenían a tiro.

Brisbane sólo ha sumado ¡3! puntos de los 15 en juego (ninguna victoria, tres empates) en un grupo en el que Ulsan y Tokyo se lo han llevado crudo (14 y 11 puntos respectivamente). Aunque la derrota 1-2 en casa ante el Ulsan fue lo que les hundió (llegaban a ese partido con 2 puntos por 5 de los surcoreanos), lo peor fue dejarse aplastar por el Tokyo (4-2) en un encuentro que pelearon con dignidad. El empate final ante el pobre Beijing (1-1), anecdótico.

Los 23 goles en toda la temporada de Besart Berisha (cuya temporada más prolífica hasta esta había sido la 08-09, en la que hizo ¡4! goles con el Horsens danés), procura la mejor nota de un Brisbane campeón en el que también han destacado Erik Paartalu y Mitch Nichols.

Central Coast, excelente competidor durante todo el año en Australia, estuvo más cerca del objetivo pero igualmente se quedó en la orilla. Al menos sí logró ganar un encuentro, y de qué manera (5-1) al mismo Tianjin Teda chino al que el Real Madrid aplastó en la pasada pretemporada. En su grupo fueron el Seognam de Ognenovski y el Nagoya de Josh Kennedy quienes accedieron a los dos primeros puestos con pulcritud. Especialmente dura fue la derrota por 5-0 ante los primeros, a falta de dos jornadas, cuando parecía que las opciones de los costeros por trascender de fase no eran tan remotas.

Así las cosas, el tercer australiano en liza era el único destinado a lavar la cara del fútbol aussie, y vaya si lo hizo. Adelaide, penúltimo en A-League este año pero finalista de la ACL en 2008 (lo más lejos que ha llegado un equipo australiano en competición continental), lideró su grupo con 13 puntos, y pasó a octavos junto al Bunyodkor uzbeko. Sólo una derrota (ante el Pohang surcoreano) mancha el historial del conjunto entrenado por John Kosmina, donde resurgió Van Dijk y también destacó el joven zaguero Daniel Mullen, autor de dos tantos en la fase de grupos.

En octavos, a Adelaide le toca enfrentarse la próxima semana (29 de mayo)  al Nagoya japonés donde esperan los Yoshida, Tanabe y por supuesto, Josh Kennedy. Suerte pues al último representante.

TRES AUSTRALIANOS POR UNA CORONA ASIÁTICA

Arrancaron en la #ACL (Champions League Asiática) los tres conjuntos australianos que participan en esta edición 2012. Salvo Brisbane, campeón de la A-League la temporada pasada, que pagó su inexperiencia y cayó en casa 0-2 frente al Tokyo FC, los otros dos sí mantuvieron el nivel. Central Coast sacó un meritorio empate sin goles ante el Tianjin Teda chino que goleó el Real Madrid en pretemporada, mientras que Adelaide, equipo más en forma de los tres, ganó contra pronóstico y a domicilio (1-2) al Bundyodkor uzbeko, exequipo de Rivaldo y actualmente el que paga las nóminas del australiano Carney, ex del Alcorcón. No en vano Adelaide sigue siendo el conjunto australiano que más lejos ha llegado en ACL (finalista en 2008).

Brisbane, Adelaide y Central Coast se medirán en la segunda jornada a Beijing, Gamba Osaka y Nagoya respectivamente esta semana, entre el 20 y el 21 de marzo.

OJO AL DAFO: ADELAIDE UNITED

Los ‘reds’ de la A-League, a quienes también se les conoce curiosamente como el ‘United’, arrancan el curso con los dientes apretados. Sus últimos seis meses han sido para olvidar, si bien es cierto que son en la actualidad una de las plantillas con mejores nombres. No solo perdieron comba en la A-League tras ocupar el liderato durante muchas jornadas, terminando terceros y cayendo en playoffs ante Gold Coast, sino que además han visto cómo sus dos estrellas, Leckie y Marcos Flores, abandonaban el barco en busca de sonrisas más amplias. Con todo y con eso, el club de Adelaida se ha remangado y ha conseguido atar nombres de garantías suficientes para ocupar alguno de los seis primeros puestos, si bien rebatir el título o los tres primeros a Sydney, Victory, Brisbane o Central Coast está francamente complicado. En sus filas cuentan con el pichichi de la temporada pasada (Van Dijk, 17 goles), además de con Caravella y Dijité, ambos procedentes precisamente del Gold Coast verdugo el año pasado en playoffs, y otros como Malik, Levchenko o el joven Ramsay. Pero si hay un nombre que destaca, ese es el de Dario Vidosic, un fichaje que en Australia han puesto a la altura mediática de otros como los de Kewell o Emerton. Su figura será crucial, ya que con él, Adelaide gana toque y temple, además de trabajo, algo que puede liberar a los laterales y a los violinistas de la mediapunta, Caravella y Usúcar para firmar asistencias en blanco a los delanteros. No en vano, Adelaide es, con mucho, el equipo con más y mejores argumentos en la delantera para hacer daño y aproximarse a ese objetivo de volver a asomar la cabeza a los primeros puestos.

Van Dijk Adelaide 2011

[Relacionado: ENTREVISTA CON VAN DIJK]

 

  • Debilidades > Leckie fue crucial el año pasado. Con él, el equipo fue líder hasta la jornada 12; sin él, encadenó una racha de 8 derrotas en 13 partidos que le bajaron casi del podio. La dependencia del jugador fue excesiva, y sólo cabe esperar a ver si esta temporada se han repuesto o no de ello.
  • Amenazas > Irregularidad. Fue lo que les mató el año pasado cuando lo tenían todo en su mano. A los errores puntuales de la defensa y la baja de Leckie se unió también derrotas absurdas ante Perth, Wellington o Newcastle, equipos sensiblemente inferiores.
  • Fortalezas > Un rodillo arriba. Protagonistas de la mayor goleada de la historia de la A-League (8-1 a Queensland el pasado curso), Adelaide es el equipo con más recursos y pólvora arriba. Eso sí, deben buscar el esquema adecuado para hacer sitio a todos y canalizar todo ese nervio goleador para algo productivo de verdad.
  • Oportunidades > Dudar de que acabarán entre los seis primeros es sacrílego, si bien es cierto que, por lo emocional de sus rachas, todo dependerá de cómo les sople el viento. Vidosic será el hombre encargado de pulsar esa conciencia de trabajo y constancia.
EL presumible ONCE IDEAL
Previsión 11-12 > En playoffs, luchando por el 4º lugar.

Y AL 33er AÑO, KEWELL DEBUTÓ

El ídolo de masas que llenó el Hindmarsh Stadium de Adelaida disputó la primera mitad con su nuevo equipo, el Melbourne Victory, ante un Adelaide United que salió con su presumible once de gala, incluyendo al fichaje estrella de la temporada, Zenon Caravella, ex del Gold Coast. El encuentro, que llegó un día después de que HK hiciera los 33 años (edad de Jesucristo y todos esos reclamos facilongos de viñeta para el colegio en edad adolescente), sirvió para ver que efectivamente no se encuentra del todo en mala forma, a pesar de su casi medio año de inactividad. Kewell disputó la primera mitad del encuentro y según los reportes de Australia, fue de los más destacados del encuentro.

Usar una imagen en la que se le ve tirando a puerta también ayuda, claro.

El partido terminó 1-1, con goles de Slory para los ‘reds’ y de Carlos Hernández para el Victory. Y todo esto, a dos semanas del comienzo de la A-League.

Kewell debut Melbourne Victory 2011

Kewell dispara a puerta en su debut con el Victory