CENTRAL COAST, CAMPEÓN A LA CUARTA

ccm2A la cuarta fue la vencida. Después de perder tres finales ante tres equipos distintos (ante Sydney, Newcastle y Brisbane en 2006, 2008 y 2011 respectivamente), el Central Coast se proclamó definitivamente campeón de la A-League tras ganar por 0-2 al Sydney Wanderers en la final, disputada en el Allianz Stadium de Sydney ante 42.102 espectadores, récord de la temporada.

No tuvo color el encuentro. Durante toda la primera mitad los hombres de Graham Arnold masacraron a las entusiastas huestes de Tony Popovic, en juego y ocasiones: fruto de esto, llegaría el 0-1 merced a un cabezazo del veterano central holandés Zwaanswijk, que entraría como una bestia a rematar un córner. Con el resultado y la dinámica a favor, Central Coast contemporizó en la segunda mitad.

campeones

En el ecuador de esta segunda parte, McBreen anotaría el 0-2 definitivo de penalti, subiendo su 19º gol de la temporada al casillero y rematando al Wanderers, cuya afición, aun decepcionada, no perdió la cara en ningún momento al encuentro y animó de manera incondicional, aportando luz y fuerza al espectáculo. La nueva franquicia se ‘consolará’ con disputar la Champions de Asia la temporada que viene en posición de campeón de la liga regular en su primer año en la élite. Todo un logro al alcance de poquísimos y que sólo con el tiempo sabrá valorarse en su justa medida.

Anuncios

EL CELTIC FICHA A TOM ROGIC

rogicTomas Rogic, una de las apariciones más fulgurantes y esperanzadoras que se recuerdan en Australia ya tiene pareja de baile: el Celtic de Glasgow. El gigante escocés ofreció a Central Coast una semana de prueba para el jugador y cerca de 500.000 euros en concepto de traspaso, y la disposición de Rogic hizo el resto. El jugador convenció y ya es, a sus 20 años, jugador de los católicos. El Ascoli de la Serie B italiana, así como el QPR y el Reading de la Premier también le tentaron, aunque en su caso ofrecían todo el mes de enero de prueba y posible incorporación en verano, situación que desecharon en conjunto jugador y equipo de procedencia. Rogic ha firmado con el Celtic por lo que queda de esta temporada y cuatro más.

Para saber más:

+ ROGIC EN KIWISYCANGUROS.WORDPRESS

+ 44 NOMBRES A SEGUIR EN LA 12-13

+ LOS NUEVOS DE AUSTRALIA

A-LEAGUE 2012-2013: CENTRAL COAST

Temporadas en A-League: 7

Mejor puesto: Campeón de liga regular (2008 y 2012)

Entrenador: Graham ARNOLD (2010-)

ALTAS: Duke, Oates, Caceres (filial), Anderson (Gold Coast), Sterjovski (Dalian Aerbin), Griffiths (Wellington)

BAJAS: Musialik (sin equipo), Sutton (Hearts), Sam Gallagher (Melbourne Victory), Mustafa Amini (Dortmund), Porter (retirado), Wilkinson (Jeonbuk), McClenaham (Sydney FC)

LA ESTRELLA:

OLIVER BOZANIC. Algo sombreado por Amini en las últimas dos temporadas, sin el chaval en la plantilla debería brillar más. Probó joven en Inglaterra pero a los 21 hizo las maletas de vuelta y ahora es su momento de demostrar por qué el año pasado compartió portada del Four Four Two con Kewell y Emerton. Excelente primer toque, visión privilegiada y sencillez exasperante en su juego, todo el equipo debería pasar por él.

A SEGUIR:

TOM ROGIC. Abúlico mediapunta de gran envergadura, buenos movimientos y fácil llegada a puerta, todavía no ha cumplido los 20 pero ya es internacional sub23. Por su altura, Arnold le suele colocar a veces de mediocentro pero ahí no es nadie. Si no se dejara tanto en los forcejeos, probablemente ya estaría en otra liga mayor. Completísimo.

EXPECTATIVAS:

El equipo más regular de Australia en el último lustro sigue quedándose en la orilla año tras año, aunque el pasado se proclamara campeón de liga, título honorífico deslucido por el triunfo absoluto de Brisbane en playoffs. Arnold ha conjugado un equipo muy decente, probablemente el único de Australia con un once fijo. Las bajas de Wilkinson y Amini podrían debilitarle en defensa y creación, pero ahí es donde debieran emerger las figuras de Rogic, Bozanic o Hearfield, este último el habitual comodín al que probablemente le toque el lateral derecho este año. Si mantiene su norma habitual de ganar con seriedad y jugar sin estridencias (aburrido, pero efectivo), volverán a estar arriba sin ningún tipo de duda.

ANÉCDOTA:

Este año no habrá el clásico derbi costero con el Gold Coast, después de la desaparición de estos. Graham Arnold es el técnico más reputado de Australia, aunque no cae precisamente bien.

MATT RYAN, A PRUEBA CON EL TOTTENHAM

Mañana comienza a entrenar con el Tottenham el meta australiano Matt Ryan, elegido mejor jugador joven y mejor jugador de las finales en la temporada 2010-2011 con apenas 19 años. Ryan, fijo en el Central Coast subcampeón de la A-League el año pasado y campeón éste de la fase regular, se perdió el Mundial sub20 el verano pasado por una inoportuna lesión de rodilla que le mantuvo KO todo el verano, pero ya ha sido convocado por la absoluta (aunque no debutó). Es, junto a Mitch Langerak, el portero señalado para sustituir a medio plazo a Mark Schwarzer.

Mensaje a los Spurs: No lo dejéis pasar.

Matt Ryan Central Coast Tottenham

 [Artículo original]

SIEMPRE SE VAN LOS MEJORES

A ver cómo le explicas a alguien a quien le guste mínimamente el fútbol que los dos mejores equipos de Australia se han quedado fuera de la ACL en la fase de grupos. La tarea, a priori difícil, podría amortiguarla el excusario habitual de estos casos: hace un mes que terminó su liga, su fútbol es irregular, te quiero como amigo, etc.

Pero mejor no. Las caídas de Brisbane (campeón de la A-League las dos últimas temporadas) y Central Coast (subcampeón la pasada, campeón este año de la fase regular) en la primera fase del torneo tienen la explicación que tienen: no saber cuando debían, y no poder cuando lo tenían a tiro.

Brisbane sólo ha sumado ¡3! puntos de los 15 en juego (ninguna victoria, tres empates) en un grupo en el que Ulsan y Tokyo se lo han llevado crudo (14 y 11 puntos respectivamente). Aunque la derrota 1-2 en casa ante el Ulsan fue lo que les hundió (llegaban a ese partido con 2 puntos por 5 de los surcoreanos), lo peor fue dejarse aplastar por el Tokyo (4-2) en un encuentro que pelearon con dignidad. El empate final ante el pobre Beijing (1-1), anecdótico.

Los 23 goles en toda la temporada de Besart Berisha (cuya temporada más prolífica hasta esta había sido la 08-09, en la que hizo ¡4! goles con el Horsens danés), procura la mejor nota de un Brisbane campeón en el que también han destacado Erik Paartalu y Mitch Nichols.

Central Coast, excelente competidor durante todo el año en Australia, estuvo más cerca del objetivo pero igualmente se quedó en la orilla. Al menos sí logró ganar un encuentro, y de qué manera (5-1) al mismo Tianjin Teda chino al que el Real Madrid aplastó en la pasada pretemporada. En su grupo fueron el Seognam de Ognenovski y el Nagoya de Josh Kennedy quienes accedieron a los dos primeros puestos con pulcritud. Especialmente dura fue la derrota por 5-0 ante los primeros, a falta de dos jornadas, cuando parecía que las opciones de los costeros por trascender de fase no eran tan remotas.

Así las cosas, el tercer australiano en liza era el único destinado a lavar la cara del fútbol aussie, y vaya si lo hizo. Adelaide, penúltimo en A-League este año pero finalista de la ACL en 2008 (lo más lejos que ha llegado un equipo australiano en competición continental), lideró su grupo con 13 puntos, y pasó a octavos junto al Bunyodkor uzbeko. Sólo una derrota (ante el Pohang surcoreano) mancha el historial del conjunto entrenado por John Kosmina, donde resurgió Van Dijk y también destacó el joven zaguero Daniel Mullen, autor de dos tantos en la fase de grupos.

En octavos, a Adelaide le toca enfrentarse la próxima semana (29 de mayo)  al Nagoya japonés donde esperan los Yoshida, Tanabe y por supuesto, Josh Kennedy. Suerte pues al último representante.

A-LEAGUE 2012; APLAUSO Y CIERRE

¿Sabéis lo que significa que cada 31 de diciembre los informativos abran a mediodía en España con la celebración de Año Nuevo en Australia? En efecto. Que para seguir su fútbol hay que madrugar. Casi siempre merece la pena, por cierto, aunque implique transmutar los encurtidos y la Freeway del chino por el cola-cao (del Mercadona) y, si procede, otro tipo de acompañamiento de salubridad cuestionable. La Hyundai A-League así lo merece, como ha vuelto a quedar demostrado esta temporada con el desenlace del título, que recayó de nuevo en manos de Brisbane Roar, campeón también el pasado año. Perth, el finalista que aspiraba a no terminar último cuando empezó el campeonato, soñó con pintar de barniz el laurel de su corona (fue en 2004 el último campeón de la National Soccer League, el torneo que dio paso a la actual A-League), y de no ser por el jubileo de Brisbane, que remontó en 13 minutos (del 83 al 96, penalti inexistente incluido), habría dado la campanada más sonora que se recuerda en el continente. Y el listón, particularmente en el fútbol australiano, está alto respecto a sorpresas y revelaciones.

Este año, sin ir más lejos, ha sido el de los aspirantes humillados. Sydney y Melbourne Victory formaron sendos equipos con aroma a campeón sobrado. Brett Emerton (por su porfía en el Blackburn inglés lo conoceréis) y Kewell (no merece presentación) lideraron ambos proyectos, que sin embargo fracasaron estrepitosamente. Si bien Sydney (campeón de la A-League en 2006 y 2010) logró meterse en playoffs in extremis en el último encuentro de liga (siendo eliminado en el primer cruce por Wellington), el Victory de Kewell se quedó fuera de los puestos de acceso a la final en una liga en la que, por hacer daño, cabe remarcar que se clasifican los 6 primeros de un total de 10 equipos participantes. Ambos, por descontado, cambiarán de entrenador de cara a la próxima temporada, que afrontarán con bastante más tiempo para remendar errores, dado que tampoco están jugando la Champions League asiática, donde dicho sea de paso, también sucumbieron en la 10-11.

Respecto a las sorpresas positivas, además de Perth (por descontado), hay que remarcar el bien que han hecho al fútbol dos equipos en concreto, como son el Wellington Phoenix (ya referido antes, club con solera, único neozelandés en el campeonato australiano) y el Melbourne Heart, su antítesis, creado la temporada pasada y sostenido por un fuerte capital que llegó a tentar al mismísimo Ronaldo Luiz Nazario cuando éste ya coqueteaba con la retirada. Australia, además de emoción, garantiza pelea, colorido. Pese a ser el cuarto deporte del país, el fútbol va abriéndose paso poco a poco como una de las prioridades. Los más de 50.000 asistentes a la final (récord de asistencia en un partido no disputado en Melbourne) son un buen termómetro. De ahí que el flujo entre jóvenes que salen a Europa (Leckie, al M’Gladbach; Mustafa Amini, al Dortmund; Barbarouses, al Alania…) y el de veteranos que quieren volver (Cahill o Schwarzer son carne de relato de hijo pródigo) mantenga un equilibrio sensual respecto a competitividad que suma otro atractivo más a la competición.

Este año, emocionantísimo, ha costado menos que nunca sucumbir al tono de alarma ‘campanario’ del iPhone cuando tocaba, para buscar ese stream horrible (gracias, Fox Sports, por vuestra complicidad). Brisbane arrancó el año con el récord de victorias seguidas en el deporte australiano (que recaía en un equipo de rugby de Sydney de los años 70), pero en navidades se dejó llevar y Central Coast, uno de los equipos más competitivos del campeonato, le robó la cartera durante varias jornadas. Todo esto con un ojo en valores emergentes y otro en el inestable y kafkiano trato que dispensa la Federación Australiana a su competición reina, poco menos que mercadeando con los formatos y los equipos (el año pasado desapareció Queensland Roar, este año de momento ya ha caído Gold Coast y Newcastle Jets pende de un hilo). De ahí que cada año parezca que mires una competición distinta, aunque siempre, siempre, haya algún detalle que la engrandezca. Como quiera que sea que las palabras no soportan imágenes, sólo os puedo emplazar a la próxima temporada, para la que de momento hay confirmados 9 equipos, incluyendo uno nuevo de Sydney (habrá derbi, como ya lo hay en Melbourne), y a intentar seguir a la selección, que ha dado un salto cualitativo inmenso desde 2006, incluyendo el subcampeonato de la Copa Asia de Qatar.

El fútbol australiano está en auge, y esto, compañeros, no es opinión. Aunque, como aquel anuncio de la ONG se encargaba de remover, tendría que ser una celebritie de esto quien os lo dijera para que me toméis en serio.

Go, aussies, go. (La RFEF, por cierto, se está peleando por cerrar un amistoso en Sydney para 2013. No es casual.)

A-LEAGUE: GUÍA RÁPIDA (Y PRECIOSA) DE LOS PLAYOFFS

Sólo hay dos tipos de personas en el mundo: los que ven la A-League entera y los que sólo siguen los playoffs. Si eres de los segundos, no pierdas el tiempo abriendo cincuenta pestañas en el Google Chrome para saber qué ha pasado desde octubre. Te lo resumo en cuatro párrafos y andando: ya puedes agarrar tu canguro, buscar streaming y vibrar como si no hubiera mañana con la ronda final del campeonato australiano. Los cómo, quiénes, dónde y cuándo, a un click. Pásalo.

SEMIFINAL PRELIMINAR 1

VIERNES 30 DE MARZO | 9:00 am hora española | Westpac Stadium

WELLINGTON-SYDNEY

Los neozelandeses han competido mejor a lo largo de todo el año (tuvieron opciones matemáticas al título hasta la penúltima jornada), y reciben en casa a un rival al que han ganado en los 3 enfrentamientos de la temporada. Será la segunda vez que se enfrenten en playoffs: en la temporada 09-10 coincidieron en la final preliminar que ganó Sydney (4-2), a la postre campeona del torneo tras vencer en los penaltis la final al Melbourne Victory.

[+] CLAVES

La fortaleza mental de Wellington contra el potencial, apenas desarrollado, de un Sydney con Brett Emerton entre otros, donde la esperanza radica en los más jóvenes (Chianese a la cabeza). Ambos llegan sin bajas significativas.

[PRONÓSTICO] Wellington es favorito a priori; no conviene descartar a Sydney a partido único, aunque se colaran en playoffs in extremis.

SEMIFINAL (DOBLE PARTIDO)

[IDA] SÁBADO 31 DE MARZO | 8:30 am hora española | Suncorp Stadium

[VUELTA] DOMINGO 8 DE ABRIL | 9:00 am hora española | Bluetongue Stadium

BRISBANE-CENTRAL COAST

Reedición de la final de la temporada pasada, que ganó Brisbane en los penaltis y dejó sin premio el partidazo del meta de Central Coast, el sub20 Matt Ryan, ya convocado con la absoluta. Este año han sido los costeros quienes se han hecho con el título honorífico de campeón de la liga regular, también decidido en la última jornada, con una ventaja de dos puntos sobre el propio Brisbane, que ha ganado 2 de los 3 enfrentamientos entre ambos de la temporada.

[+] CLAVES

Ambos deberán dosificar esfuerzos entre los playoffs y la fase de grupos de la ACL. Central Coast, aunque más disciplinado y mejor en defensa, tuvo momentos de zozobra a final de la temporada. Visconte y Brattan (Brisbane) no llegarán a tiempo.

[PRONÓSTICO] Como quiera que sea que perder no implica el adiós de playoffs, pues el perdedor todavía tiene otra opción de jugar la final, el encuentro caerá en manos de quien más prisa tenga por llegar. A priori, Brisbane.

SEMIFINAL PRELIMINAR 2

DOMINGO 1 DE ABRIL | 10:00 am hora española | NIB Stadium

PERTH GLORY-MELBOURNE HEART

El choque ‘underground’ de esta edición, toda vez que Gold Coast y Melbourne Victory se quedaron fuera de los seis primeros. Perth, que arrancó flojo, se afianzó gracias a un Smeltz brutal (13 goles en la temporada), mientras que el Heart tuvo que esperar a la última jornada para amarrar su presencia en los primeros playoffs en su segundo año de vida. Esta temporada, Perth ganó los 2 partidos en casa del Heart, que a su vez venció en su visita al NIB Stadium. Los precedentes auguran igualdad.

[+] CLAVES

A lo largo de la temporada, el Heart se ha dejado llevar en demasiadas ocasiones, pagando una brutal falta de experiencia. Perth, liderado por jugadores más hechos, mantuvo sin sobresaltos su status, pero llega con 6 bajas al partido (entre ellas las de Liam Miller, Sikora o Burns, indiscutibles para Ian Ferguson.

[PRONÓSTICO] A priori Perth parece favorito por su mayor experiencia, pero la ilusión del Heart es incomparable. Aun así, llegar ya ha sido un premio para ellos.