VÍDEO: NUEVA ZELANDA SE CONFORMA CON POCO

Nueva Zelanda dio el pase definitivo a semifinales de la Copa Oceanía tras empatar con tristeza 1-1 ante las Islas Salomón. Chris Wood marcó un buen gol para adelantar a los kiwis, que como era de prever, enseñaron su equipo menos habitual, pero no menos bueno fue el golazo con el que Totori hizo el empate definitivo, ya en la segunda mitad. Tim Payne y Marco Rojas fueron titulares; sorprendió que Cameron Howieson (17 años) no disputara un sólo minuto.

Nueva Zelanda se enfrentará en semifinales a Nueva Caledonia el viernes 8 de junio a las 15.00 hora local, 6 am hora española.

VÍDEO: MUCHAS NUECES, NOCHE SILENCIOSA

Wood y Smeltz celebran el 0-2 (Foto: Shane Wenzlick)

Me pongo místico porque no queda otra. Nueva Zelanda se clasificó anoche (¡sorpresaca!) para disputar las semifinales de la Copa Oceanía a falta de un partido de la fase de grupos con otra victoria por la mínima y con la ley del repaso a última hora que tanto cunde en estas épocas del año a tanta gente. Los kiwis, que se postulan para terminar líderes de su grupo (otra que no nos esperábamos) ante Islas Salomón, ganaron 1-2 a la flojísima Papúa Nueva Guinea (selección con peor promedio goles encajados/partido de la historia de la competición) con un equipo, paradójicamente, enarbolado por hombres de ataque.

[TE PUEDE INTERESAR: UNA FINAL DE CHAMPIONS EN PAPÚA NUEVA GUINEA]

Cierto es que no es igual jugar una Copa Oceanía que un Mundial, pero nada tiene que ver esta Nueva Zelanda ‘nueva’ (y con miras a los JJ.OO. de Londres) con la que salió invicta de Sudáfrica. Herbert ha pasado de la defensa de cinco con trivote al 4-3-3 animado que sí ha enseñado en muchas ocasiones desde entonces y que aboga por contener menos y arriesgar más. De ahí que ante Papúa Nueva Guinea salieran de inicio hasta CINCO jugadores con aroma a delantero (Smeltz, Killen, Brockie, Barbarouses y Chris Wood) en busca de una goleada que no llegó, y que se quedó en eso, victoria y ya. Smeltz (2′) y Wood (53′) hicieron los goles. Papúa, entrenada por el mito australiano Frank Farina, redujo al final (Hans, 88′).

Como nota, hay que destacar el debut en partido oficial con la absoluta de Tim Payne (18 años, Blackburn Rovers) y la presencia en portería de Gleeson en sustitución de Paston y por delante de Glen Moss. Para el tercer partido, ya con la tensión por los suelos, cabe esperar que jugadores como Marco Rojas o Cameron Howieson o el propio Payne tengan más minutos a fin de seguir rellenando sus fichas como futuras estrellas del fútbol neozelandés.