VÍDEO: KENNEDY LLEVA A AUSTRALIA A BRASIL 2014

[AUSTRALIA 1-0 IRAQ: CRÓNICA EN SPHERASPORTS]

Anuncios

COSAS DE AUSTRALIA

australiaCualquiera no es capaz de comprender cómo Australia y Jordania habían llegado empatadas a puntos a la penúltima jornada de la zona AFC rumbo a Brasil a tenor del aplastante y rotundo 4-0 clavado por los aussies a los jordanos en Melbourne; si es cierto, cabe recordar, que justo ante Jordania tembló Australia en el encuentro disputado hace meses, y que ganaron los primeros. Hoy, con el goalaverage particular ganado, los de Osieck remontan hasta la segunda plaza, que no es baladí, pues da acceso directo al Mundial y evita la peligrosa y molesta repesca continental a la que caerá el tercer clasificado.

Los australianos parecieron, en resumen, una selección completamente distinta a lo que veníamos viendo: un equipo amplio, abierto a bandas, llegador y muy fuerte atrás, sujeto por dos centrales en edad de merecer, Neill (35) y Ognenovski (34), y dos laterales sin apuros que, eso sí, abrieron los carriles a Oar y Kruse, especialmente a este último, salvajemente desmelenado. Esta vez –no como contra Japón- sí salió bien el experimento con Holman de enganche y Cahill arriba, si bien el jugador de los Galaxy, aunque marcó (28º gol con la selección, segundo máximo goleador histórico empatado con Archie Thompson), no destacó como en otras ocasiones.

Mención aparte merece el encuentro de Mark Bresciano, a quien parece dominarle una suerte de tercera juventud: ya notó su entrada Australia a mediados del año pasado, cuando el centro del campo era una zanja, y el futbolista ha dado un paso adelante para hacer lo que antes hacía Cahill (subir sin balón y sorprender buscando servicios de banda). Con él, Australia, que completó un partido perfecto, ha recuperado un equilibrio vital. Sólo cabe preguntarse cómo gestionará Osieck los meses que restan a Brasil, analizar qué alternativas dará y dónde: pues ante Jordania, la media de edad del once rozaba los 31 años, que será bastante más cuando llegue la cita de Brasil. Un arma de doble filo a la hora de llegar a competir, y aguantar el ritmo.

AUSTRALIA 4-0 JORDANIA

1-0 Bresciano 2-0 Cahill 3-0 Kruse 4-0 Neill

MAQUILLAJE PARA LAS OJERAS

Cahill celebra el 1-2

Cahill celebra el 1-2

Muy atrevido dispuso Holger Osieck a su equipo ante Omán en el ANZ Stadium de Sydney, con un único mediocentro puro (Jedinak) y tres jugadores de ataque (Kruse, Holman y Holland), de los cuáles éste último fue usado como pieza móvil entre el centro del campo y la delantera. Cahill, recuperado para la causa, hizo las veces de bastión en ataque por detrás de un Brosque inoperante pero como siempre escurridizo en las que tuvo. Así las cosas, y tras un inicio titubeante, con gol en contra incluido a los seis minutos (obra de Muqbali, quien ganó la espalda en carrera al lento Thwaite), Australia se lanzó al acoso de la portería defendida por Al-Habsi, ya leyenda viva de Omán, defendiéndose bien hasta el descanso el conjunto dirigido por el francés Le Guen. Tras la reanudación, y con el público citado en Sydney farfullando entre dientes, Osieck optó por no tocar el esquema y se encontró, nada más empezar, con el 0-2, obra de Jedinak en propia puerta. El tanto, que confinaba a Australia fuera de las plazas directas al Mundial de Brasil, no entorpeció la clara idea de ataque de los aussies, que empatarían poco después por medio de Tim Cahill, quien como casi siempre de cabeza pondría el 1-2, empatando de paso con John Aloisi en el tercer puesto de máximos goleadores históricos de la selección oceánica. Entraron Bresciano por Holland –superadísimo- y Archie Thompson por Kruse, voluntarioso pero sin acierto, para dar paso a una Australia más enjuta y trabajadora, que terminó maquillando los errores en defensa con otro gol, el del 2-2, que subiría Brett Holman a diez minutos del final, tiempo añadido incluido. Si bien es cierto que Australia podría darse con un canto en los dientes con el punto, labrado a base de sudor e insistencia, no menos cierto es que Omán podría haberse llevado un saco de goles de haber estado más acertado Cahill, quien monopolizó las ocasiones de la segunda mitad –tuvo hasta cuatro clarísimas-, o de haber fallado algo más Al Habsi, quien tuvo una tarde ciertamente inspirada. Australia, con el empate, conserva su segunda posición en el grupo empatada a puntos con la propia Omán, pero con un partido menos.

nzlNueva Zelanda triunfó

Mejor le fueron las cosas a Nueva Zelanda, que tras el batacazo en la Copa Oceanía del pasado verano ya ha puesto un pie en el próximo Mundial tras clasificarse en la zona OFC para el playoff continental de noviembre contra la CONCACAF. Los de Herbert, ahora centrado en la selección tras su renuncia al banquillo del Wellington Phoenix, ganaron in extremis 2-1 a Nueva Caledonia en el primer partido –en el que Shane Smeltz se partió literalmente la cara– con un gol en el añadido de Tommy Smith, y remataron faena en el ya nada trascendental encuentro contra Islas Salomón, que resolvieron por 0-2 con un equipo plagado de suplentes y no habituales apuntalado por el jovencísimo Tim Payne, quien hizo los dos goles, desarrollando una madurez impropia para su edad en el combinado nacional absoluto.

LOS 12 MOMENTOS DE AUSTRALIA EN 2012

-BRISBANE REPITE TÍTULO

Un inexistente penalti en el tiempo de añadido sobre Berisha, convertido posteriormente por el propio albanés, dio a Brisbane su segunda A-League consecutiva ante el Perth Glory, más que digno rival y subcampeón con todas las letras. Aun así, fue el Central Coast quien se llevó el título, de la mano de Graham Arnold, durante el campeonato regular.

campeones

-ESPANTADA DE KEWELL

El ex del Liverpool, entre otros, sorprendió a todos tras anunciar que dejaba el Victory en verano, después de la decepcionante temporada de su equipo (fuera de playoffs) y escudándose en la enfermedad de su suegra para tomar la decisión definitiva. Kewell tenía tres años firmados, pero podía dejar el equipo gratis al terminar cualquiera de ellos. Su legado, 8 goles en 25 partidos. Hoy, sigue siendo libre y de hecho ha flirteado con tres equipos de la A-League para volver a Australia.

thompson kewell

-BIENVENIDOS, WANDERERS

En julio se constituiría la nueva franquicia de la A-League, que sustituiría al tristemente desaparecido Gold Coast; basada en Sydney, recibió el nombre de Western Sydney Wanderers y su presentación en sociedad fue muy bien acogida (tanto que se estima que ya tiene mayor masa social que Adelaide, Newcastle Jets o Central Coast). Su primera victoria llegó en la J4 ante nada menos que Brisbane, el campeón, y a domicilio. En diciembre ganaron el segundo derbi de Sydney (0-2) y aplastaron por 6-1 a Adelaide.

wsw

-ALOISI, LEYENDA AL BANQUILLO

John Aloisi, historia viva de Australia y ex de la Liga, cogió las riendas del Melbourne Heart tras la salida de Van’t Schip rumbo a México. Como avales, su excepcional temporada en el filial y la gran confianza en su figura mediática. Aloisi debutó ganando nada menos que el derbi de Melbourne, pero hasta ahora todavía no ha conseguido que el equipo encuentre un rumbo fijo hacia los playoffs que sí disputaron la pasada temporada.

aloisi

-AMARGO ADIÓS A LOS JUEGOS OLÍMPICOS…

Australia se quedó casi totalmente a cero (no marcó un solo gol en seis partidos, pero sumó dos puntos) rumbo a la disputa de los Juegos Olímpicos de Londres, lo que obviamente les dejó fuera de una competición que llevaban disputando desde 1984. Aurelio Vidmar, el seleccionador, fue duramente señalado por la prensa y muchos de los jugadores que tomaron parte en estos partidos, como Mustafa Amini o Dugandzic, completaron el ridículo más espantoso de sus cortas carreras.

-…Y AL MUNDIAL SUB17

Los jóvenes ‘aussies’ tampoco dieron la talla en la Copa Asia sub16, torneo en el que no pudieron pasar de cuartos de final, perdiendo así el billete para disputar el Mundial sub17 del próximo año. La manera de despedirse tampoco fue la más digna: 5-1 ante el organizador de la edición, Irán. Edwards, el técnico que dirigió esta catástrofe menor, se mantiene a pesar de todo en el puesto, donde le acompaña como asistente, preparado para tomar el relevo, otra leyenda: Tony Vidmar.

-OTRA ASIAN CHAMPIONS LEAGUE PARA TAPARSE

De nuevo una discretísima actuación de los australianos en la Asian Champions League acabó con Adelaide –el conjunto aussie más laureado en esta competición- diciendo adiós en cuartos, tras caer ante el Bunyodkor uzbeco. Brisbane y Central Coast ni tan siquiera pasaron la fase de grupos, pero serán los representantes de la A-League en la próxima edición de 2013.

ramsey

-LA ESPERADA VUELTA DE DYLAN TOMBIDES

Tras serle diagnosticado un cáncer de testículo antes de los 18, y recaer apenas unos meses después, Dylan Tombides por fin reapareció con el filial del West Ham, con quien disputó en agosto un amistoso en el que se le pudo volver a ver. Durante estos meses de zozobra, no sólo peligró su carrera, sino también, y muy seriamente, su vida. La suya es una historia para tener grabada a fuego.

Dylan Tombides

-DEL PIERO Y HESKEY SE APUNTAN

El mercado de fichajes trajo dos movimientos espectaculares que llamaron la atención de todo el planeta: el de Emile Heskey, que fichó por Newcastle Jets, y sobre todo, el de Alessandro Del Piero, quien firmó dos años con el Sydney. Su fichaje, su llegada, todo cuanto movió a su alrededor, forman ya parte de la historia del país. Aumentó las ventas, llenó estadios e incluso se dio el lujo de estrenarse como goleador con un increíble tanto de falta directa. Shinji Ono, Balón de Oro asiático en 2002, completó la terna de fichajes mediáticos tras firmar por el Wanderers.

heskey ono del piero

-JORDANIA MANDA A AUSTRALIA A LA LONA

Por inesperada fue muy sonada la derrota de Australia frente a Jordania (2-1) en la fase de clasificación del Mundial 2014. Tanto, que incluso ese mismo día el puesto de Holger Osieck pendió de un hilo, aunque finalmente se le ratificó. Los socceroos actualmente son segundos de su grupo pero empatados a puntos con Iraq y Omán, situación que deben resolver si no quieren llevarse un susto de los gordos precisamente cuando más y mejor se está vendiendo la marca australiana.

telita

-LA PEOR PESADILLA DEL SYDNEY

Fue el primer partido del Sydney sin Del Piero, y vaya si lo notaron: nada menos que por 7-2 vapuleó el Central Coast a los por entonces dirigidos por Ian Crook, que perdería su puesto poco después tras caer también en el Big Blue ante el Victory. Al descanso de esta pesadilla contra los Mariners, el Sydney perdía por 3-1; pero en la segunda mitad se desató la tormenta. Se trata de la tercera mayor goleada de la historia de la A-League, y por supuesto la peor del Sydney.

lamentable

-ASOMAN LOS JÓVENES A LA ABSOLUTA

Los últimos compromisos de Australia en 2012, sobre todo en la modestísima East Asian Cup, trajeron consigo varios debuts de muchos jugadores jóvenes en los que se tiene depositada una esperanza bestial. Así, nombres como Leckie, Babalj, Rogic, Matt Ryan, Behich, Mooy, Antonis, Taggart o Marrone tuvieron sus primeros minutos con la absoluta. También debutaría el central, algo más talludito, Dino Dulbic (29). La cadencia podría hacer que 2013 fuera el año en el que muchos de estos nombres se asentaran en el primer nivel: Ryan, Behich o Rogic, los principales candidatos.

Chinese Tapei v Australia - EAFF East Asian Cup 2013 Qualifying

JORDANIA CAVA LA ZANJA DE AUSTRALIA

El titular no es malo: los augurios de Australia, sí. Nadie contaba con una derrota (2-1) ante Jordania, en el tercer encuentro de la última ronda de clasificación, y cuando más necesaria era la victoria tras dos empates un tanto sosos ante Omán y Japón, vigente campeón de Asia y gigante a batir por el primer puesto.

Osieck alineó un once con lo que presumía que era lo mejor, y que a ojos del resultado no fue suficiente, sobre todo porque Jordania llegó a ir 2-0 arriba en el marcador. Bresciano y Kruse volvieron a ser titulares, y Holman se repartió ataque con Cahill, una alianza sobre la que muchos habían mostrado reticencias en la previa. Ninguno encontró lo que escondía.

Jordania se adelantó tras el descanso con un penalti relativamente riguroso, ante el que nada pudo hacer Schwarzer, que cumplía su partido internacional número 101. El segundo caería en la recta final, con Australia exhausta y sin ideas, evidencia que finalmente reflejó el marcador. Solo Archie Thompson, que salió desde el banquillo y que también marcó en el amistoso ante Líbano, pudo reducir distancias al final.

La derrota plantea dos cuestiones: una, si cabe pensar algún cambio drástico cara a los próximos encuentros. Hasta ahora a Osieck le había venido bien con la vieja guardia pero los resultados de los Bresciano, Carney o Cahill distan de los que en su día cerraban los Zullo, Jedinak o Kennedy; otra, que aunque hay margen (pasan directos los dos primeros de cada grupo y hay opción para los terceros), no conviene que Australia luzca este tipo de dudas cuando en teoría está retando a Japón por la corona continental.

PRÓXIMOS PARTIDOS: 16 OCTUBRE, CONTRA IRAQ

NUEVA ZELANDA, MÁS FÁCIL

Los All Whites si que pasaron sin problemas por encima de Islas Salomón, un rival familiar ya que venían de enfrentarse dos veces en la Copa Oceanía de junio (1-1 en fase de grupos y 3-4 por el tercer y cuarto puesto). El resultado final (6-1) dejó clara la superioridad local, donde se estrenó como goleador el prometedor Marco Rojas y también anotaron Smeltz, Killen, Lochhead, Barbarouses y Wood. El set deja a Nueva Zelanda en una cómoda primera posición (la que da acceso al Mundial), que previsiblemente mantendrá a final de año, pues solo le resta el doble enfrentamiento ante Tahití, eso sí, campeón continental.

CON LOS MAYORES VOLVIÓ EL BIEN

Suena duro, pero a veces los jóvenes no sirven. Animan, alegran, dan color. Porfían, se gustan, sonríen en cada saque de banda. Pero todavía les cuelga la competitividad, lo que los entrenadores llaman ‘mala leche’, y a medio plazo, quienes confían en ellos lo terminan pagando salvo que se dé la circunstancia de que coincidan en espacio y tiempo los mejores jóvenes. A Nueva Zelanda este verano le ha pasado un poco lo primero, pero cuando los mayores enseñen a los menos mayores cómo se juega a esto y empiecen a subir niveles, el equilibrio puede dar un resultado más que agradable.

Todo para decir que los kiwis derrotaron 0-2 a Nueva Caledonia en el primer partido de la última fase de la OFC para el Mundial 2014, fase en la que ya no caben líos ni tropiezos: el primero, pasa. Herbert dejó el equipo experimental de la Copa Oceanía (Payne, Barbarouses y Rojas fueron suplentes y jugaron los minutos de la basura, ya con el marcador resuelto), y volvió a los Reid, Vicelich (81º partido), Bertos o Lochhead. Shane Smeltz y el joven Chris Wood, que sigue aprendiendo a base de goles, fueron los autores.

Tahití, sorprendente e histórico campeón de la Copa Oceanía, cayó ante Islas Salomón.

AUSTRALIA, TRES Y A DORMIR

Líbano fue un sparring de escaso nivel para los socceroos que, eso sí, necesitaban volver a ganar tras 4 partidos consecutivos (incluyendo las dos derrotas en Europa ante Dinamarca y Escocia). No lograban la v ictoria, de hecho, desde que en febrero dejaran fuera del Mundial a la Arabia Saudí de Rijkaard.

Habida cuenta de la escasa exigencia del choque, Osieck recurrió a la vieja guardia para ganar sin mayores problemas (0-3), con tantos de Cahill (más de un año sin marcar con la selección), McKay y Archie Thompson, que no mojaba desde octubre de 2005, en un partido ante Jamaica. La nota negativa del encuentro fue la lesión al final de Alex Brosque; la positiva, que Schwarzer jugó su partido internacional número 100, y que Kruse volvió a ser titular.

El día 11, Australia se juega los oros ante Jordania en el grupo de clasificación para el Mundial, donde de momento suman dos empates (ante Omán y Japón).