EL SYDNEY MÁS RIDICULO EMERGE

Era una jornada para disfrutar y disfrutamos casi todos. Terminó la primera vuelta en la A-League (jornada 18), con dos goleadas, un descafeinado derbi de Melbourne y un encuentro que midió a los dos teóricos grandes, Central Coast y Brisbane. Ingredientes sobrados (feliz Día Internacional del Tópico) para degustar una ración de fútbol bastante diseminada (la jornada comenzó el jueves y acabó el lunes) que dejó varias cosas interesantes para comentar. O no, eso ya según os guste o no la liga australiana. Que me da que mucho no os gusta, eh, cabrones.

  • Brisbane recupera el olfato ante el líder

Ciclotimia. El Roar de Postecoglou sigue abonado al bandazo y esta jornada le tocó dar el bien dirigido hacia sus objetivos, con una sorprendente victoria a domicilio en casa del líder, Central Coast, que reduce la distancia entre ambos a 8 puntos, todavía importante si tenemos en cuenta que quedan 7 jornadas para que termine la fase regular del campeonato y que todavía están fuera de los dos primeros puestos que dan acceso a la final. Los tantos los hicieron Berisha (12 en liga) y Paartalu, como sabéis, una de mis debilidades, que continúa siendo uno de los mediocentros más en forma de Australia, si no el que más.

  • El Sydney toca fondo

No había que ser mucho más original en el título. Dos días después de confirmarse que el técnico que les hizo levantar la liga en 2010, Lavicka, no seguiría la siguiente temporada, los skyblues cayeron en casa con estrépito ante el Newcastle Jets (2-5) dando una imagen lamentable, yéndose incluso con 0-3 al descanso ante el estupor de la grada en general. Recortarían los locales hasta el 2-3 en el 71’, lo que parecía que iba a dar algo de picante al encuentro, pero el ansia ofensiva por empatar desembocó en los dos tantos al final de Brockie y Ali-Abbas para colocar la manita en Paddington, ante apenas 10.000 espectadores. Sydney, fuera de puestos playoffs, sólo ha ganado 1 de los últimos 9 encuentros.

  • Otro aburrido derbi de Melbourne

Como ya ocurriera en la primera vuelta, el partido más esperado de la A-League (el que más cobertura mediática tiene desde la temporada pasada, el que más gente mueve a los estadios y el que clava de manera más firme el ‘soccer’ en el país), terminó también sin goles. Victory y Heart, que llegaban al encuentro con rachas bastante pobres, no cambiaron la dinámica en el AAMI Park ante 26.000 personas entregadas a la causa, que eso sí, fueron testigos de la titularidad de Craig Goodwin en el Heart y Marco Rojas en el Victory. El empate descuelga a ambos, pero mantiene particularmente al Victory, antepenúltimo, y que sólo ha ganado 1 de sus 5 derbis de Melbourne.

  • Paseo fácil para Perth

No hizo falta en esta ocasión apretar demasiado; Perth recibía en casa al insignificante Gold Coast, una caricatura del equipo de la temporada pasada, y salvó el partido por la vía rápida, con un 4-0 sin sustos que les mantienen 4º en la tabla, sólo un punto por debajo de Brisbane. McGarry, Liam Miller, Dodd y un tanto en propia puerta de Adama Traoré (lo único salvable, junto a Ben Halloran, del Gold Coast esta temporada) abultaron el marcador. Gold Coast, colista destacado (15 ptos) lleva 7 encuentros sin ganar.

PRÓXIMA JORNADA (19ª)

MELBOURNE VICTORY v CENTRAL COAST

NEWCASTLE JETS v MELBOURNE HEART

SYDNEY v PERTH GLORY

WELLINGTON v BRISBANE

GOLD COAST v ADELAIDE

LAVICKA, OUT; WELLINGTON, IN

Comenzó febrero, y con él, llegaron aires nuevos a la A-League. Algunos los veíamos venir con el Roberto Brasero de turno explicándonos la cosa, otros nos han pillado sin bufanda. En este segundo grupo se encuentra el anuncio de la no continuidad del técnico checo Vitezslav Lavicka al frente del Sydney la próxima temporada. Lavicka, que lleva dirigiendo a los skyriders desde 2009 (temporada en la que llevó al equipo a ganar la A-League), ha decidido no renovar su contrato al término de la presente, en la que el equipo tampoco lleva el rumbo que se esperaba tras finalizar las dos primeras vueltas del campeonato. La decisión, como no podía ser de otra forma, esconde una historia de vida detrás, y es que en teoría Lavicka vuelve a la República Checa, donde reside su familia, ya que echa de menos a los suyos. Sí, a mí también me suena a la espantada de Fowler en verano, quien dijo abandonar Australia para pasar más tiempo con los suyos en Inglaterra y apenas unos días después fichó por un equipo vietnamita. El fútbol, que levanta pasiones.

Lavicka nos deja. Bueno, a ellos.

Lo que sí veíamos venir, al menos desde que comenzara 2012, es el seductor momento de forma del Wellington Phoenix, quien definitivamente ha tomado el relevo al Melbourne Heart como alternativa (esta palabra me encanta, sobre todo cuando la uso con desdén peyorativo) al campeonato. Los de Herbert, poderosos y guiados por un Paul Ifill que a sus 32 años parece recién salido de juveniles, ganaron a Adelaide 1-2 en el Hindmarsh y encadenaron, por primera vez desde que sucedieran a los NZL Knights en 2007 en la A-League, una racha de 4 victorias consecutivas que incluso me he atrevido a tuitear en inglés, mencionando al club por si había suerte y caía algún guiño cariñoso, pero no. Al final la victoria de Wellington le mantiene 2º con 33 puntos, afianzado en puestos de playoffs y, como siempre les ocurre, con poco que perder y todo que ganar. Quizás este sea su año, por fin, tras un inicio de temporada irregular. Por cierto, el español Dani Sánchez, a quien seguimos esperando en Twitter con los brazos abiertos, hizo uno de los dos goles de su equipo, y suma ya 5 tantos esta temporada en 1.159 minutos (vía @ultimatealeague).*

Dani Sánchez celebra el 1-2

*No pasaré sin recomendaros, una vez más, la app para iPhone de @ultimatealeague. Gratuita. Aunque no os guste la A-League australiana, es absolutamente imprescindible. Por lo menos más que el puto talking cat ese con el que todos os partíais la caja en Navidad mientras el resto esperábamos tras los matorrales a asesinaros.