DWIGHT YORKE SE APUNTA AL CASTING DEL SYDNEY

Yorke, campeón de la A-League en 2006 con el Sydney

Se mueven los banquillos en Australia. Después de que el checo Lavicka rechazara seguir la temporada 12-13 en el Sydney, los sky blues se lanzaron a la búsqueda desesperada de nuevo entrenador de garantías que tapara el sordo ridículo del club este año, clasificado in extremis para playoffs y eliminados allí a las primeras de cambio. El primer tanteado fue nada menos que Graham Arnold, el técnico con el que Central Coast ha vivido sus mejores momentos deportivos, incluyendo el título de liga regular de este año y el subcampeonato del pasado. Arnold, sin embargo, rechazó, y entonces cobró fuerza la opción del exinternacional Tony Popovic, de tan sólo 38 años, quien sin embargo ya ha entrenado en Inglaterra (Crystal Palace) este año.

Sin embargo, Popovic está tentado también para encabezar el proyecto del nuevo equipo de Sydney que entrará la próxima temporada en la A-League (aún sin nombre), por lo que el ‘primer equipo’ se ha guardado dos posibilidades más en caso de que Tony rechace el banquillo blue: la primera es Giafranco Zola, quien lleva semanas sonando para entrenar en la A-League (se habló del Melbourne Victory). La segunda es la de nada menos que Dwight Yorke, legendario exjugador del Manchester United, ahora en el staff técnico de los ‘red devils’ y campeón de la A-League en 2006 precisamente con el Sydney, donde jugó una única temporada en la que marcó 7 goles (3 de penalti) a sus 35 años y como previa a su aparición con Trinidad y Tobago en el Mundial de Alemania.

Yorke, preguntado por la SBS al respecto del rumor, ni confirmó ni desmintió, como suele ocurrir en estos casos:

“Si vienen a mí, les escucharé, aunque todavía no hay nada y quizás no me siento con la suficiente hambre como para liderar un reto así. Me encanta entrenar y me dedicaré cada vez más plenamente a ello con el tiempo”

Anuncios

LAVICKA, OUT; WELLINGTON, IN

Comenzó febrero, y con él, llegaron aires nuevos a la A-League. Algunos los veíamos venir con el Roberto Brasero de turno explicándonos la cosa, otros nos han pillado sin bufanda. En este segundo grupo se encuentra el anuncio de la no continuidad del técnico checo Vitezslav Lavicka al frente del Sydney la próxima temporada. Lavicka, que lleva dirigiendo a los skyriders desde 2009 (temporada en la que llevó al equipo a ganar la A-League), ha decidido no renovar su contrato al término de la presente, en la que el equipo tampoco lleva el rumbo que se esperaba tras finalizar las dos primeras vueltas del campeonato. La decisión, como no podía ser de otra forma, esconde una historia de vida detrás, y es que en teoría Lavicka vuelve a la República Checa, donde reside su familia, ya que echa de menos a los suyos. Sí, a mí también me suena a la espantada de Fowler en verano, quien dijo abandonar Australia para pasar más tiempo con los suyos en Inglaterra y apenas unos días después fichó por un equipo vietnamita. El fútbol, que levanta pasiones.

Lavicka nos deja. Bueno, a ellos.

Lo que sí veíamos venir, al menos desde que comenzara 2012, es el seductor momento de forma del Wellington Phoenix, quien definitivamente ha tomado el relevo al Melbourne Heart como alternativa (esta palabra me encanta, sobre todo cuando la uso con desdén peyorativo) al campeonato. Los de Herbert, poderosos y guiados por un Paul Ifill que a sus 32 años parece recién salido de juveniles, ganaron a Adelaide 1-2 en el Hindmarsh y encadenaron, por primera vez desde que sucedieran a los NZL Knights en 2007 en la A-League, una racha de 4 victorias consecutivas que incluso me he atrevido a tuitear en inglés, mencionando al club por si había suerte y caía algún guiño cariñoso, pero no. Al final la victoria de Wellington le mantiene 2º con 33 puntos, afianzado en puestos de playoffs y, como siempre les ocurre, con poco que perder y todo que ganar. Quizás este sea su año, por fin, tras un inicio de temporada irregular. Por cierto, el español Dani Sánchez, a quien seguimos esperando en Twitter con los brazos abiertos, hizo uno de los dos goles de su equipo, y suma ya 5 tantos esta temporada en 1.159 minutos (vía @ultimatealeague).*

Dani Sánchez celebra el 1-2

*No pasaré sin recomendaros, una vez más, la app para iPhone de @ultimatealeague. Gratuita. Aunque no os guste la A-League australiana, es absolutamente imprescindible. Por lo menos más que el puto talking cat ese con el que todos os partíais la caja en Navidad mientras el resto esperábamos tras los matorrales a asesinaros.