A-LEAGUE 2012; APLAUSO Y CIERRE

¿Sabéis lo que significa que cada 31 de diciembre los informativos abran a mediodía en España con la celebración de Año Nuevo en Australia? En efecto. Que para seguir su fútbol hay que madrugar. Casi siempre merece la pena, por cierto, aunque implique transmutar los encurtidos y la Freeway del chino por el cola-cao (del Mercadona) y, si procede, otro tipo de acompañamiento de salubridad cuestionable. La Hyundai A-League así lo merece, como ha vuelto a quedar demostrado esta temporada con el desenlace del título, que recayó de nuevo en manos de Brisbane Roar, campeón también el pasado año. Perth, el finalista que aspiraba a no terminar último cuando empezó el campeonato, soñó con pintar de barniz el laurel de su corona (fue en 2004 el último campeón de la National Soccer League, el torneo que dio paso a la actual A-League), y de no ser por el jubileo de Brisbane, que remontó en 13 minutos (del 83 al 96, penalti inexistente incluido), habría dado la campanada más sonora que se recuerda en el continente. Y el listón, particularmente en el fútbol australiano, está alto respecto a sorpresas y revelaciones.

Este año, sin ir más lejos, ha sido el de los aspirantes humillados. Sydney y Melbourne Victory formaron sendos equipos con aroma a campeón sobrado. Brett Emerton (por su porfía en el Blackburn inglés lo conoceréis) y Kewell (no merece presentación) lideraron ambos proyectos, que sin embargo fracasaron estrepitosamente. Si bien Sydney (campeón de la A-League en 2006 y 2010) logró meterse en playoffs in extremis en el último encuentro de liga (siendo eliminado en el primer cruce por Wellington), el Victory de Kewell se quedó fuera de los puestos de acceso a la final en una liga en la que, por hacer daño, cabe remarcar que se clasifican los 6 primeros de un total de 10 equipos participantes. Ambos, por descontado, cambiarán de entrenador de cara a la próxima temporada, que afrontarán con bastante más tiempo para remendar errores, dado que tampoco están jugando la Champions League asiática, donde dicho sea de paso, también sucumbieron en la 10-11.

Respecto a las sorpresas positivas, además de Perth (por descontado), hay que remarcar el bien que han hecho al fútbol dos equipos en concreto, como son el Wellington Phoenix (ya referido antes, club con solera, único neozelandés en el campeonato australiano) y el Melbourne Heart, su antítesis, creado la temporada pasada y sostenido por un fuerte capital que llegó a tentar al mismísimo Ronaldo Luiz Nazario cuando éste ya coqueteaba con la retirada. Australia, además de emoción, garantiza pelea, colorido. Pese a ser el cuarto deporte del país, el fútbol va abriéndose paso poco a poco como una de las prioridades. Los más de 50.000 asistentes a la final (récord de asistencia en un partido no disputado en Melbourne) son un buen termómetro. De ahí que el flujo entre jóvenes que salen a Europa (Leckie, al M’Gladbach; Mustafa Amini, al Dortmund; Barbarouses, al Alania…) y el de veteranos que quieren volver (Cahill o Schwarzer son carne de relato de hijo pródigo) mantenga un equilibrio sensual respecto a competitividad que suma otro atractivo más a la competición.

Este año, emocionantísimo, ha costado menos que nunca sucumbir al tono de alarma ‘campanario’ del iPhone cuando tocaba, para buscar ese stream horrible (gracias, Fox Sports, por vuestra complicidad). Brisbane arrancó el año con el récord de victorias seguidas en el deporte australiano (que recaía en un equipo de rugby de Sydney de los años 70), pero en navidades se dejó llevar y Central Coast, uno de los equipos más competitivos del campeonato, le robó la cartera durante varias jornadas. Todo esto con un ojo en valores emergentes y otro en el inestable y kafkiano trato que dispensa la Federación Australiana a su competición reina, poco menos que mercadeando con los formatos y los equipos (el año pasado desapareció Queensland Roar, este año de momento ya ha caído Gold Coast y Newcastle Jets pende de un hilo). De ahí que cada año parezca que mires una competición distinta, aunque siempre, siempre, haya algún detalle que la engrandezca. Como quiera que sea que las palabras no soportan imágenes, sólo os puedo emplazar a la próxima temporada, para la que de momento hay confirmados 9 equipos, incluyendo uno nuevo de Sydney (habrá derbi, como ya lo hay en Melbourne), y a intentar seguir a la selección, que ha dado un salto cualitativo inmenso desde 2006, incluyendo el subcampeonato de la Copa Asia de Qatar.

El fútbol australiano está en auge, y esto, compañeros, no es opinión. Aunque, como aquel anuncio de la ONG se encargaba de remover, tendría que ser una celebritie de esto quien os lo dijera para que me toméis en serio.

Go, aussies, go. (La RFEF, por cierto, se está peleando por cerrar un amistoso en Sydney para 2013. No es casual.)

Anuncios

LECKIE: “CUANDO LAS COSAS VAYAN MAL, TAL VEZ OSIECK MIRE A OTROS JUGADORES”

Matthew Leckie (Melbourne, 1991), llegó a la Bundesliga en agosto, con la ilusión del chico que cruza medio mundo para cambiar una liga exótica a la que el apego emocional no es comparable con nada, por la tercera más fuerte de Europa según la UEFA. Sin embargo, a su llegada se topó con el primer indicativo de la magnitud del club y la competición que estrenaba: el Mönchengladbach le impidió viajar al Mundial sub20 de Colombia con su equipo, Australia, donde el entrenador Versleijen contaba plenamente con él.

Sin dar demasiadas explicaciones, Leckie aceptó y comenzó a entrar, minuto a minuto, en los planes del técnico, Lucien Favre, pero una inoportuna lesión le dejó KO durante un mes. A la vuelta, el excepcional rendimiento del equipo y por descontado de Marco Reus le taparon cualquier posibilidad de participación, por lo que fue ‘relegado’ al filial, done marcó 3 goles en 5 partidos. Una nueva lesión volvió a frenarle, hasta que por fin reapareció a comienzos de noviembre, ya con el primer equipo, en un amistoso contra el Oberhausen.

Una vez superado s los golpes, Leckie vuelve a entrenar con el Borussia (3º en la Bundesliga), esperando sumar minutos para volver a la órbita de los seleccionadores, que no parecen contar con la que parece, a priori, gran esperanza del fútbol australiano. Y no le ha temblado el pulso a la hora de valorar todos estos temas y alguno más…

-Antes que nada, ¿cómo estás? ¿Estarás en forma para el resto de la temporada?

Estoy bien, me encuentro genial. He dejado atrás los problemas musculares que tenía, me siento totalmente en forma y estoy disponible para jugar cuando el entrenador así lo decida.

-¿Qué puedes contarnos de Marco Reus? ¿Es tan bueno en realidad? ¿Has aprendido algo de él?

Bueno, es complicado comunicarme con él porque no habla muy bien inglés, pero para ser honestos, es lo mejor que he visto hasta ahora sobre un terreno de juego. Estoy seguro de que llegará a ser un gran campeón.

"Marco llegará a ser un gran campeón"

-Si Reus dejara el equipo… ¿Podrías tomar su relevo?

Marco es un jugadorazo, un líder. Si se va sería una pérdida enorme, pero tenemos muchos jugadores que podrían tomar su relevo, jugar en su posición. Por supuesto yo soy uno de ellos, pero en función del rendimiento será el entrenador quien decida a quién poner en ese caso.

-Lucien Favre es una de las piezas fundamentales del gran inicio de temporada del M’Gladbach. ¿Qué tiene para enseñar a sus jugadores?

(Le menciona por el apellido) Favre es un gran entrenador, ha hecho buena carrera en Alemania, es muy reputado en la Bundesliga y el año pasado rescató al Borussia de una situación crítica y ha conseguido colocarlo entre los primeros de Alemania. Sin duda es un hombre del que se puede aprender muchísimo.

-¿Cómo es la adaptación del fútbol australiano al alemán?

Por supuesto hay una gran diferencia en cuanto a calidad, los jugadores tienen otra mentalidad, se cuida hasta el más mínimo detalle. Es una liga mejor, más grande, y eso se nota en todo, absolutamente. Cuando vine pensé en mejorar, y creo que acerté: la liga alemana está a otro nivel, profesionalmente hablando, y cada día aprendes algo nuevo.

-¿Hablas a menudo con Mustafa Amini (fichado por el Dortmund para 2012), Robbie Kruse (Fortuna Dusseldorf) o Langerak (Dortmund)?

Si, por supuesto. ‘Musti’ es muy joven aún, está aprendiendo y le va a venir muy bien cambiar pronto de aires porque aquí le van a exigir y va a aprender muchísimos. Con Robbie y ‘Mitch’ me mantengo en contacto sobre todo por internet, no perdemos la comunicación en ningún momento.

-Es duro verte fuera de las selecciones australianas, dado que puedes ser sub-20, sub-23 y por supuesto, ir con la absoluta. ¿Sientes falta de confianza de Vidmar, Versleijen o Holger Osieck?

No, respecto a la sub20 creo que me perjudicó quedarme fuera del Mundial, pero necesitaba estar a tope para el comienzo de la temporada con el Borussia. Sobre Osieck y la absoluta, qué puedo decir, están completando grandes partidos y consiguiendo buenos resultados, quizás si esto cambia y las cosas empiezan a ir peor, Osieck mire a otros jugadores, pero está haciendo un trabajo enorme y las cosas van bien. En cuanto a los ‘olyroos’ (la selección preolímpica), hay muchísimos jugadores jóvenes muy preparados para tomar parte del equipo.

-¿Te dio el Borussia alguna explicación por dejarte fuera del Mundial sub20?

Sí, debía estar en forma para el inicio de la temporada porque había algunos jugadores tocados y tenía que estar preparado por si el entrenador me necesitaba en cualquier momento, de hecho jugué algún partido aunque saliera desde el banquillo y eso me ha ayudado para adaptarme rápidamente.

-¿Te decepcionó quedarte fuera?

(Duda unos segundos) Hubiera sido una gran experiencia, sin duda, estamos hablando de jugar un Mundial. Pero no me decepcionó, el club me necesitaba y si hubiera ido al Mundial habría estado un mes fuera.

Villa, referente español de Leckie

-Hoy en día no hay un jugador joven que no tenga algún español de referencia entre sus ídolos, ¿cuál es el tuyo?

(Piensa mucho. Sigue pensando. Compruebo que la conexión no se ha perdido) La liga española es fortísima, probablemente la mejor del mundo. De todos, me quedo con David Villa. Tiene un disparo descomunal y es impredecible.

-¿Cómo de necesarios son jugadores como Cahill, Emerton o Kewell para Australia? ¿Les mantendrías en la selección a pesar de su decepcionante rendimiento este año a nivel de clubes?

Jugadores como Cahill, Emerton o Kewell son indiscutibles e imprescindibles en cualquier equipo: les avala la trayectoria, el reconocimiento, son conocidos a nivel mundial. Es cierto que no les está yendo bien pero Australia les necesita porque son los que aportan carácter al equipo. Recuperarán su mejor versión.

FLASHES ON OCEANIA

El debut de David Carney con el Alcorcón, la lesión de Kewell con la selección tras su vuelta después de 8 meses o la recuperación  de Leckie con el M’Gladbach, con quien disputó 61 minutos de un amistoso contra el Oberhausen, son algunas de las noticias medianamente destacadas que ha dejado el fin de semana en materia australiana. Mientras, en Nueva Zelanda destaca la nueva victoria del Auckland de los españoles en liga ante el Waitakere, en un encuentro en el que Manel Expósito no mojó por primera vez en la temporada. ¿Reservándose para el Mundial de clubes…?

  • LOS 12 MINUTOS DEL 12

David Carney ya sabe lo que es jugar con el Alcorcón. Más de un mes después de su fichaje, el australiano por fin entró en la convocatoria del conjunto amarillo ante el Nástic e incluso fue el tercer cambio de Anquela en busca de revolucionar un encuentro que terminaron perdiendo ante los hombres de D´Alessandro. Carney saltó al campo en el minuto 78 (jugó 12+3), tiempo en el que se mostró bastante implicado en el juego y, sin contar un centro-chut asesino que por poco no mata a Quini, la verdad es que aportó más de lo que se esperaba. Sin embargo, el de Sydney jugó en un frente que no es el suyo, el de ataque, moviéndose con total libertad entre el extremo zurdo, el diestro y la mediapunta.

David Carney Alcorcón 2011

El 12 de Carney, ya leyenda en el sur de Madrid

  • KEWELL, A CASA

Poco le ha durado la alegría a Harry, si por alegría entendemos volver a la selección tras 8 meses, jugar 55 minutos, retirarte lesionado y terminar perdiendo finalmente contra Omán. Ya había sido polémica su inclusión en la lista, después de haber firmado un más que discreto comienzo de temporada con el Melbourne Victory, equipo al que ha llegado para, presumiblemente, firmar su retirada. La lesión, de carácter muscular, le evitará de momento participar en el encuentro ante Tailandia, y también podría perjudicar al siguiente compromiso del Victory, ante Perth en la A-League. En Australia también hay virus FIFA.

El meta de Omán, Al-Habsi, celebra la lesión de Kewell. (En realidad celebraba el final del partido)

  • POR FIN LECKIE

Lo confirmó el servicio de prensa del Mönchengladbach durante la semana y se hizo efectivo el sábado: Matthew Leckie ha vuelto. El brillante atacante australiano, que apenas ha podido disputar los minutos de la basura esta temporada (50 repartidos entre 4 partidos) cayó lesionado a finales de agosto y desde entonces no había vuelto a pisar un campo de fútbol, hasta que salió de titular en el amistoso que el M’Gladbach se llevó con comodidad ante el Oberhausen (4-1), donde completó 61 minutos. Una excelente noticia no solo para Lucian Favre, el técnico del Borussia, quien no tiene a nadie ni remotamente parecido a Leckie en su plantilla (con permiso de Marco Reus), sino también para Australia, pues Osieck le tiene en sus oraciones para la absoluta.

  • EL AUCKLAND ESPAÑOL, FIRME

Cuarto partido, cuarta victoria. El Auckland City español, que ahora sí parece despertar el interés de los medios, se impuso en el superderbi de Nueva Zelanda al otro gigante del país, el Waitakere United, por 1-3 en la 3ª jornada de la NZ Championship. Dos goles en propia puerta del Waitakere subieron el 0-2 al marcador, aunque McKenzie recortaría antes del descanso. En la segunda mitad, el mundialista Dave Mulligan hizo el 1-3 definitivo y firmó la fuga de puntos del Fred Taylor Park, donde se dieron cita 1.034 espectadores. Casi los mismos que en cualquier otro superderbi de Europa.

LA POLÉMICA AUSENCIA DE LECKIE EN EL MUNDIAL SUB’20

Imagino que esto es lo más similar a marcarse un Paco Gª Caridad: Preguntar a jugadores en Twitter intentando sacarles menciones que convertir en noticia o, en el más humilde (y con valores) de los casos, en entrada de blog. Así será en mi caso, tras desayunarme esta mañana con la respuesta del ínclito Kofi Danning, llamado a la titularidad con Australia en el Mundial sub20 de Colombia que comienza este fin de semana.

Preguntado por cómo se sentía por la baja de un jugador tan importante como Leckie en el Mundial, Danning (con escasa suerte en el Sydney, probablemente por detrás de Kerem Bulut en la sub20 y fichado este verano por el campeón Brisbane) ha contestado, desde su cuenta en Twitter, con el clásico discurso dolido aunque optimista:

“Es lamentable que no pueda venir con al Mundial, es una gran pérdida para el equipo pero estamos seguros de que podemos hacerlo bien”,

La FFA, de uñas

Una vez conocida la traumática baja forzada de Matthew Leckie, sin duda la estrella de la lista inicial que dio Versleijen, Australia y en particular (como no podía ser de otra forma) la FFA han sacado rugidos de todos los colores contra el nuevo equipo del jugador, el Borussia Mönchengladbach, quien decidió no ceder al futbolista para disputar el Mundial en un hecho que ha sentado un precedente absurdo.

La postura oficial del Mönchengladbach no es ninguna, literalmente. El club, sencillamente, negó la cesión del jugador y listo. Tampoco desde su departamento de prensa (otras veces mucho más receptivo, abierto y eficiente) han dado una explicación convincente. Pero lo que está claro es que la baja de Leckie es capital para Australia, porque además de ir como máxima estrella era uno de los pocos que podía marcar diferencias.

La FFA, indignada, recordó en un comunicado oficial que ellos sí habían hecho un favor al club alemán dejando libre a Leckie de la concentración de dos días que muchos seleccionables sub20 vivieron justo cuando el Mönchengladbach arrancaba su pretemporada, por lo que la decisión de apartarlo de la cita mundialista ha hecho todavía más daño.

PD. Para hacernos una idea, es como si el Málaga o el Madrid decidieran no ceder a la sub20 española a Isco o Canales.

¿QUIÉN ES QUIÉN EN AUSTRALIA SUB’20?

Y llegó el momento. Con dos días de retraso, Jan Versleijen hizo pública la relación de futbolistas que competirá contra España, Costa Rica y Ecuador en el próximo Mundial sub’20 de Colombia. Probablemente, una de las generaciones más talentosas de futbolistas australianos que se recuerda, con permiso de aquellos que por edad ya no han podido ser llamados y están jugándose la presencia del país en los JJOO de Londres 2012.

Para la cita de Colombia, el técnico holandés (que ya dirigió a la sub’17 en el Mundial de México) se ha apoyado además mayoritariamente en la A-League australiana (15 de los 21 convocados juegan allí), lo que evidencia el crecimiento de un campeonato al que se le augura un futuro si no brillante, si ciertamente recomendable de seguir de cerca.

Kerem Bulut celebra un gol durante la fase de clasificación

Kerem Bulut celebra un gol durante la fase de clasificación

Repasando la lista, uno no tiene más que aplaudir, porque Versleijen ha tirado, sin complejos, de lo mejor que tenía, que era mucho. Y eso implica que será difícil encajar las piezas y tener a todos contentos, ya que hay futbolistas que, como es por ejemplo el caso de Kerem Bulut, podrían ni tan siquiera saltar a calentar ante la feroz competencia en su puesto.

Las opciones de Australia en este grupo C pasan, básicamente, por no tropezar en el primer encuentro ante Ecuador, también aspirante a ese segundo puesto siempre por detrás de España. Que precisamente el último encuentro sea ante los nuestros, unido a la incuestionable calidad del grupo seleccionado por Versleijen, hacen que Australia tenga serias posibilidades de pasar de ronda, y con relativa facilidad.

Salvo excepciones hechas, los jugadores que componen la columna vertebral ya tienen a sus espaldas una impecable hoja de servicios bien en sus clubes o bien en las inferiores de Australia. Gente como Leckie (este año en la Bundesliga), Mustafa Amini (ya fichado por el Borussia Dortmund), Kantarovski (seguido muy de cerca por Osieck para la absoluta), Rhyan Grant (el mejor lateral diestro de Australia) o Tommy Oar (ya dos temporadas en la Eredivisie) respaldarán a los ‘nuevos’ (Warren, Antonis o Ibini-Isei), en un conjunto realmente potente cuya clave estará en la confianza.

  • LO MEJOR

VELOCIDAD Y GOL. Las categorías inferiores de Australia están produciendo extremos y segundos delanteros a un ritmo increíble. Brett Holman fue algo así como el pionero, pero detrás han venido Tommy Oar, Kruse… Y muchos de los llamados por Versleijen para la sub’20 (Leckie, Amini, Bulut, Petratos). Además de jugadores veloces y técnicamente más que aceptable, la mayoría también tiene bastante llegada a gol. Será un placer verles crecer. Ojito, mucho ojito a ellos.

  • LO PEOR

SIN LATERAL NI ARIETE. De los laterales convocados, sólo Rhyan Grant da la talla, y en el Sydney juega habitualmente como volante diestro. Ni Gallagher ni Warren son fiables en el izquierdo. Es, de largo, el punto débil de una retaguardia donde también hay overbooking de buenos centrales (Hamill, Franjic, McGowan…) Tampoco tienen un ariete de referencia, pues todos los delanteros convocados comparten características: rapidez, habilidad, centro de gravedad bajo. Puede ser el principio del fin de los Aloisi, Viduka, Kennedy, etc.

  • PORTEROS

Matthew ACTON; Campeón de la A-League con Brisbane (donde no ha debutado), este año en teoría debería pelear la titularidad.

– Mark BIRIGHITTI; El titular para Versleijen, debutó en la AFC Champions con Adelaide con 17 años.

 – Lawrence THOMAS; Debuta en la sub’20. Este año formará parte del primer equipo del Sheffield Utd.

  • DEFENSAS

Rhyan Grant ya suma 30 partidos oficiales con el Sydney FC

– Sam GALLAGHER; Central zurdo y lateral, de lo más flojo de la lista. En teoría suplente ante Warren, pero a Versleijen le gusta armar su defensa con gente alta.

– Dylan McGOWAN; Buen central del Central Coast, a donde llegó desde el Hearts escocés (donde juega su hermano Ryan). Limpio y disciplinado.

 – Brendan HAMILL; Será compañero de McGowan. Polivalente en defensa, aunque por envergadura suele actuar de central.

 – Marc WARREN; Una alternativa al lateral zurdo, con bastante mejor proyección que Gallagher, a quien parece preferir Versleijen.

 – Trent SAINSBURY; Central o lateral diestro, puede tener opciones si Rhyan Grant juega como volante. Muy, muy discreto.

 – Rhyan GRANT; Un clásico. Titular en el Sydney, campeón de la A-League en 2010, ya jugó el Mundial sub’20 de 2009. Incansable, gran disparo de media distancia.

 – Petar FRANJIC; El central del futuro para Australia. El Melbourne Victory le ha blindado. Gran desplazamiento de balón y excelente condición física.

  • MEDIOS

Mustafa Amini, durante la prueba que hizo con el Dortmund

 – Ben KANTAROVSKI; El capitán de los Young Socceroos, mueve y distribuye bien el balón, tanto en corto como en largo. Eje del Newcastle Jets, está a un paso de la absoluta.

 – Terry ANTONIS; Debutó con el Sydney a los 16 años, aunque el mal momento del equipo le privó de oportunidades este año. Volante rápido y con llegada, todavía tiene mucho que mejorar.

 – Tommy OAR; Ha ido de más a menos. Estuvo a punto de ir al Mundial de Sudáfrica con la absoluta, pero no ha tenido buena temporada en Holanda. Será titular salvo sorpresa por condiciones.

 – Jake BARKER-DAISH; Todavía sin minutos en Gold Coast, puede ser buena alternativa para el mediocentro si Versleijen necesita dosificar a Kantarovski.

 – Matthew LECKIE; Llega en estado de gracia. Completísimo, una bala, muy técnico, feroz disparo. Este año le veremos en la Bundesliga (Mönchengladbach)

 – Mustafa AMINI; Estrella en la sub23 pre-olímpica, fácilmente reconocible por su pelo pelirrojo a lo afro. Muy técnico aunque algo endeble, ha fichado por el Dortmund pero jugará cedido este año en la A-League.

  • DELANTEROS

Kofi Danning jugará esta temporada en el campeón, Brisbane

 – Dimitrios PETRATOS; Llegó a mitad de temporada a Sydney y se hizo con el puesto, llegando a jugar incluso en la AFC Champions. Buen segundo delantero.

 – Kofi DANNING; Titular a pesar de no ser un gran goleador, ha cambiado el Sydney, donde no tenía muchas oportunidades, por el actual campeón, Brisbane.

 – Matthew FLETCHER; Una de las revelaciones. Media Australia se pelea por él después de que el Sunderland le rescindiera el contrato. Buen disparo, aunque muy inconstante.

 – Bernie IBINI-ISEI; Alternativa a Kofi Danning, debutó con Central Coast a la vez que Mustafa Amini. Muy rápido, le falta pausa y definición. Puede jugar en banda.

 – Kerem BULUT; Una bestia, con unos registros goleadores increíbles tanto en la sub20 como en la sub17 (14 goles en 16 partidos). Fuerte, rápido y ambidiestro. Imprescindible en este equipo.

VÍDEO: LECKIE, LA ESTRELLA QUE ESPERABA LA BUNDESLIGA

Europa en general, y Alemania en particular, están de enhorabuena. La Bundesliga, recientemente clasificada por delante de la Serie A italiana en cuanto a coeficiente de sus equipos en competición europea en las últimas temporadas, se frota las manos ante la llegada de un nuevo crack: Matthew Leckie, firmado por el Borussia Mönchengladbach.

Rápido, fuerte, técnico, letal. De carrera larga y apasionada, figura erguida, espaldas anchas y cuádriceps fuertes. De lejos, por su zancada, recuerda a Cristiano Ronaldo. Buen asistente, se desenvuelve básicamente por banda derecha, desde donde, al igual que su homónimo Robbie Kruse (también en Alemania la próxima temporada), tiende a trazar peligrosísimas diagonales que suele finalizar sin miedo. Lo tiene todo, absolutamente todo, para dar el salto a un grande de Europa en menos tiempo del previsto. Y sólo una desafortunada lesión de rodilla que le mantuvo de baja casi 3 meses en la última temporada ha impedido que su figura haya ido mucho más allá en este 2011.

Leckie no sólo entraba dentro de los planes de Holger Osieck para jugar con Australia la Copa Asia de Qatar, sino que además prometía arrasar con la mayoría de los premios individuales que se dan en la A-League (seis en total), en especial el de mejor jugador y el de mejor jugador joven, que terminaron recayendo en el argentino Marcos Flores y el australiano Matthew Ryan, respectivamente.

Su ausencia cayó como una losa sobre la espalda del Adelaide United, invicto y líder destacado hasta su lesión, en la jornada  13 ante el Melbourne Victory. Aquel día (29 de octubre), Leckie se tuvo que retirar lesionado en el minuto 22 y ya no volvió a vestirse de corto hasta enero, sin llegar a alcanzar la forma que le había hecho indiscutible durante el primer tramo de temporada, y de la que sin duda se ha valido para dar el salto a Europa. Llegó a tiempo para disputar las últimas jornadas y los dos encuentros de playoffs, pero no pudo cerrar la 10/11 mejor de lo que la comenzó, ya que el Gold Coast de Culina y Shane Smeltz les apeó en semifinales.

Aunque Pim Verbeek llegó a convocarle para la fase de clasificación de la citada Copa Asia, Leckie aún no ha debutado con la selección absoluta, una empresa que, dada la ausencia casi total de futbolistas de su perfil, no debería hacerse de rogar. Siempre y cuando, claro está, convenza a su nuevo técnico en Mönchengladbach, donde, entre otros, coincidirá con Marco Reus, Juan Arango o el estadounidense Michael Bradley.