A-LEAGUE 2012; APLAUSO Y CIERRE

¿Sabéis lo que significa que cada 31 de diciembre los informativos abran a mediodía en España con la celebración de Año Nuevo en Australia? En efecto. Que para seguir su fútbol hay que madrugar. Casi siempre merece la pena, por cierto, aunque implique transmutar los encurtidos y la Freeway del chino por el cola-cao (del Mercadona) y, si procede, otro tipo de acompañamiento de salubridad cuestionable. La Hyundai A-League así lo merece, como ha vuelto a quedar demostrado esta temporada con el desenlace del título, que recayó de nuevo en manos de Brisbane Roar, campeón también el pasado año. Perth, el finalista que aspiraba a no terminar último cuando empezó el campeonato, soñó con pintar de barniz el laurel de su corona (fue en 2004 el último campeón de la National Soccer League, el torneo que dio paso a la actual A-League), y de no ser por el jubileo de Brisbane, que remontó en 13 minutos (del 83 al 96, penalti inexistente incluido), habría dado la campanada más sonora que se recuerda en el continente. Y el listón, particularmente en el fútbol australiano, está alto respecto a sorpresas y revelaciones.

Este año, sin ir más lejos, ha sido el de los aspirantes humillados. Sydney y Melbourne Victory formaron sendos equipos con aroma a campeón sobrado. Brett Emerton (por su porfía en el Blackburn inglés lo conoceréis) y Kewell (no merece presentación) lideraron ambos proyectos, que sin embargo fracasaron estrepitosamente. Si bien Sydney (campeón de la A-League en 2006 y 2010) logró meterse en playoffs in extremis en el último encuentro de liga (siendo eliminado en el primer cruce por Wellington), el Victory de Kewell se quedó fuera de los puestos de acceso a la final en una liga en la que, por hacer daño, cabe remarcar que se clasifican los 6 primeros de un total de 10 equipos participantes. Ambos, por descontado, cambiarán de entrenador de cara a la próxima temporada, que afrontarán con bastante más tiempo para remendar errores, dado que tampoco están jugando la Champions League asiática, donde dicho sea de paso, también sucumbieron en la 10-11.

Respecto a las sorpresas positivas, además de Perth (por descontado), hay que remarcar el bien que han hecho al fútbol dos equipos en concreto, como son el Wellington Phoenix (ya referido antes, club con solera, único neozelandés en el campeonato australiano) y el Melbourne Heart, su antítesis, creado la temporada pasada y sostenido por un fuerte capital que llegó a tentar al mismísimo Ronaldo Luiz Nazario cuando éste ya coqueteaba con la retirada. Australia, además de emoción, garantiza pelea, colorido. Pese a ser el cuarto deporte del país, el fútbol va abriéndose paso poco a poco como una de las prioridades. Los más de 50.000 asistentes a la final (récord de asistencia en un partido no disputado en Melbourne) son un buen termómetro. De ahí que el flujo entre jóvenes que salen a Europa (Leckie, al M’Gladbach; Mustafa Amini, al Dortmund; Barbarouses, al Alania…) y el de veteranos que quieren volver (Cahill o Schwarzer son carne de relato de hijo pródigo) mantenga un equilibrio sensual respecto a competitividad que suma otro atractivo más a la competición.

Este año, emocionantísimo, ha costado menos que nunca sucumbir al tono de alarma ‘campanario’ del iPhone cuando tocaba, para buscar ese stream horrible (gracias, Fox Sports, por vuestra complicidad). Brisbane arrancó el año con el récord de victorias seguidas en el deporte australiano (que recaía en un equipo de rugby de Sydney de los años 70), pero en navidades se dejó llevar y Central Coast, uno de los equipos más competitivos del campeonato, le robó la cartera durante varias jornadas. Todo esto con un ojo en valores emergentes y otro en el inestable y kafkiano trato que dispensa la Federación Australiana a su competición reina, poco menos que mercadeando con los formatos y los equipos (el año pasado desapareció Queensland Roar, este año de momento ya ha caído Gold Coast y Newcastle Jets pende de un hilo). De ahí que cada año parezca que mires una competición distinta, aunque siempre, siempre, haya algún detalle que la engrandezca. Como quiera que sea que las palabras no soportan imágenes, sólo os puedo emplazar a la próxima temporada, para la que de momento hay confirmados 9 equipos, incluyendo uno nuevo de Sydney (habrá derbi, como ya lo hay en Melbourne), y a intentar seguir a la selección, que ha dado un salto cualitativo inmenso desde 2006, incluyendo el subcampeonato de la Copa Asia de Qatar.

El fútbol australiano está en auge, y esto, compañeros, no es opinión. Aunque, como aquel anuncio de la ONG se encargaba de remover, tendría que ser una celebritie de esto quien os lo dijera para que me toméis en serio.

Go, aussies, go. (La RFEF, por cierto, se está peleando por cerrar un amistoso en Sydney para 2013. No es casual.)

Anuncios

AUSTRALIA-ECUADOR, LO MEJOR DE LO PEOR

Australia y Ecuador empataron (1-1) en un encuentro bastante pobre, animado únicamente por la garra (y el detalle al comienzo del partido) de Kerem Bulut, la efervescencia de Amini y los cuantiosos e inexcusables errores en defensa del combinado aussie, que comprometieron el resultado en más de una ocasión. Versleijen, contra todo pronóstico, apostó por Warren en el lateral zurdo en lugar de Gallagher y dio la titularidad en el centro de la defensa a Sainsbury, cortando a Hamill y Franjic, sensiblemente mejores que el defensa del Central Coast, que ni siquiera ha debutado en partido oficial con el primer equipo.

La baja de Leckie condicionó el dibujo, pues ‘obligó’ a Versleijen a inventar un ‘todo-delantero’ que no tiene en su equipo. Así, Australia pasó del habitual casi 5-3-2 al 4-3-3, sacrificando una pieza de destrucción para apostar por mayor pólvora arriba y dar la titularidad conjunta a Kofi Danning, Bulut, Tommy Oar (horrible todo el partido, salvo en el golazo del empate a un minuto del final) y Mustafa Amini.

‘Pibe, pibe, pibe’, tronó el estadio Palogrande de Manizales cuando el insigne afro pelirrojo agarró una pelota a 40 metros de la portería y sacó un disparo raso que se perdió muy cerquita del poste. Era el minuto 8, y Australia no sólo había hecho lo mejor del partido sino que tenía contra las cuerdas a una Ecuador del que no se esperaba tampoco mucho más. Amini, de madre nicaragüense y perfecto castellanohablante, completó una buena primera parte, pero como el resto del conjunto australiano, se fue empequeñeciendo progresivamente hasta que su técnico, Jan Versleijen, decidió sustituirle en el 55 ante el descontento del público. Lo aman allí.

En cuanto a Kerem Bulut, su potencia, sus arrancadas sin balón y su presión incansable a la retaguardia ecuatoriana dieron fuerza allí donde sólo había presencia. El jugador, que sorprendió agarrándo el escudo de la Federación Australiana de Fútbol durante el himno (algo que nunca había hecho antes), dejó detalles de por qué está llamado a ser un delantero importante para el fútbol australiano en un futuro no muy lejano. Eso sí, si supera el muro que las malas compañías le plantaron enfrente en el país, algo que podrá hacer este año jugando para el Boleslav de la República Checa.

Kerem Bulut (dcha) se agarra el escudo de su país durante el himno

Las otras dos claves del encuentro fueron Kantarovski y Tommy Oar. El primero completó sus primeros 59 minutos tras estar casi 7 meses de baja, en parte por una grave lesión de rodilla, y lo hizo como si hubiera jugado anteayer. Los mejor de Australia se vio con él y Amini en el campo. Petratos, retrasado de su posición habitual como segundo punta, hizo buen papel a su lado pero cuando el capitán dejó el campo y le tocó distribuir junto a Antonis, el juego se tambaleó ostensiblemente. Oar, que sigue marcando su línea descendente desde que se quedara fuera del Mundial de Sudáfrica el año pasado, no fue ni sombra de lo que era. Y eso que todavía no ha cumplido los 20. Sólo su golazo de falta directa (que era indirecta, y que la torpeza del portero hizo bueno), le salvó de la pésima imagen que estaba dejando sobre el campo.

Australia, en definitiva, sacó un empate valioso en un partido no especialmente bueno pero sí con detalles importantes. Queda la duda de saber si ante Costa Rica Versleijen volverá a hacer experimentos con gaseosa o si preferirá armar el equipo y confiar en los jugadores mencionados al comienzo de este post que no disfrutaron un sólo minuto ante Ecuador. Porque no hay apenas margen de error y contra España nadie confía en el milagro.

BONUS TRACK:

Nueva Zelanda también empató (1-1) ante Camerún en su primer partido del Mundial. Como Australia, los neozelandeses consiguieron empatar en la recta final del encuentro con un gol en propia puerta. A los ‘kiwis’, cuyas esperanzas de arañar algo pasaban casi únicamente por este encuentro en un grupo donde les queda por jugar contra Portugal y Uruguay, les rompió la baja a última hora de su mejor hombre, Marco Rojas. Tanto que al final el sub’17 Tim Payne terminó siendo referencia en ataque. Muy, muy negras pintan las cosas para los chicos de Chris Milicich. Les daremos un voto de confianza, eso sí. Por diplomacia.

 

 

¿QUIÉN ES QUIÉN EN AUSTRALIA SUB’20?

Y llegó el momento. Con dos días de retraso, Jan Versleijen hizo pública la relación de futbolistas que competirá contra España, Costa Rica y Ecuador en el próximo Mundial sub’20 de Colombia. Probablemente, una de las generaciones más talentosas de futbolistas australianos que se recuerda, con permiso de aquellos que por edad ya no han podido ser llamados y están jugándose la presencia del país en los JJOO de Londres 2012.

Para la cita de Colombia, el técnico holandés (que ya dirigió a la sub’17 en el Mundial de México) se ha apoyado además mayoritariamente en la A-League australiana (15 de los 21 convocados juegan allí), lo que evidencia el crecimiento de un campeonato al que se le augura un futuro si no brillante, si ciertamente recomendable de seguir de cerca.

Kerem Bulut celebra un gol durante la fase de clasificación

Kerem Bulut celebra un gol durante la fase de clasificación

Repasando la lista, uno no tiene más que aplaudir, porque Versleijen ha tirado, sin complejos, de lo mejor que tenía, que era mucho. Y eso implica que será difícil encajar las piezas y tener a todos contentos, ya que hay futbolistas que, como es por ejemplo el caso de Kerem Bulut, podrían ni tan siquiera saltar a calentar ante la feroz competencia en su puesto.

Las opciones de Australia en este grupo C pasan, básicamente, por no tropezar en el primer encuentro ante Ecuador, también aspirante a ese segundo puesto siempre por detrás de España. Que precisamente el último encuentro sea ante los nuestros, unido a la incuestionable calidad del grupo seleccionado por Versleijen, hacen que Australia tenga serias posibilidades de pasar de ronda, y con relativa facilidad.

Salvo excepciones hechas, los jugadores que componen la columna vertebral ya tienen a sus espaldas una impecable hoja de servicios bien en sus clubes o bien en las inferiores de Australia. Gente como Leckie (este año en la Bundesliga), Mustafa Amini (ya fichado por el Borussia Dortmund), Kantarovski (seguido muy de cerca por Osieck para la absoluta), Rhyan Grant (el mejor lateral diestro de Australia) o Tommy Oar (ya dos temporadas en la Eredivisie) respaldarán a los ‘nuevos’ (Warren, Antonis o Ibini-Isei), en un conjunto realmente potente cuya clave estará en la confianza.

  • LO MEJOR

VELOCIDAD Y GOL. Las categorías inferiores de Australia están produciendo extremos y segundos delanteros a un ritmo increíble. Brett Holman fue algo así como el pionero, pero detrás han venido Tommy Oar, Kruse… Y muchos de los llamados por Versleijen para la sub’20 (Leckie, Amini, Bulut, Petratos). Además de jugadores veloces y técnicamente más que aceptable, la mayoría también tiene bastante llegada a gol. Será un placer verles crecer. Ojito, mucho ojito a ellos.

  • LO PEOR

SIN LATERAL NI ARIETE. De los laterales convocados, sólo Rhyan Grant da la talla, y en el Sydney juega habitualmente como volante diestro. Ni Gallagher ni Warren son fiables en el izquierdo. Es, de largo, el punto débil de una retaguardia donde también hay overbooking de buenos centrales (Hamill, Franjic, McGowan…) Tampoco tienen un ariete de referencia, pues todos los delanteros convocados comparten características: rapidez, habilidad, centro de gravedad bajo. Puede ser el principio del fin de los Aloisi, Viduka, Kennedy, etc.

  • PORTEROS

Matthew ACTON; Campeón de la A-League con Brisbane (donde no ha debutado), este año en teoría debería pelear la titularidad.

– Mark BIRIGHITTI; El titular para Versleijen, debutó en la AFC Champions con Adelaide con 17 años.

 – Lawrence THOMAS; Debuta en la sub’20. Este año formará parte del primer equipo del Sheffield Utd.

  • DEFENSAS

Rhyan Grant ya suma 30 partidos oficiales con el Sydney FC

– Sam GALLAGHER; Central zurdo y lateral, de lo más flojo de la lista. En teoría suplente ante Warren, pero a Versleijen le gusta armar su defensa con gente alta.

– Dylan McGOWAN; Buen central del Central Coast, a donde llegó desde el Hearts escocés (donde juega su hermano Ryan). Limpio y disciplinado.

 – Brendan HAMILL; Será compañero de McGowan. Polivalente en defensa, aunque por envergadura suele actuar de central.

 – Marc WARREN; Una alternativa al lateral zurdo, con bastante mejor proyección que Gallagher, a quien parece preferir Versleijen.

 – Trent SAINSBURY; Central o lateral diestro, puede tener opciones si Rhyan Grant juega como volante. Muy, muy discreto.

 – Rhyan GRANT; Un clásico. Titular en el Sydney, campeón de la A-League en 2010, ya jugó el Mundial sub’20 de 2009. Incansable, gran disparo de media distancia.

 – Petar FRANJIC; El central del futuro para Australia. El Melbourne Victory le ha blindado. Gran desplazamiento de balón y excelente condición física.

  • MEDIOS

Mustafa Amini, durante la prueba que hizo con el Dortmund

 – Ben KANTAROVSKI; El capitán de los Young Socceroos, mueve y distribuye bien el balón, tanto en corto como en largo. Eje del Newcastle Jets, está a un paso de la absoluta.

 – Terry ANTONIS; Debutó con el Sydney a los 16 años, aunque el mal momento del equipo le privó de oportunidades este año. Volante rápido y con llegada, todavía tiene mucho que mejorar.

 – Tommy OAR; Ha ido de más a menos. Estuvo a punto de ir al Mundial de Sudáfrica con la absoluta, pero no ha tenido buena temporada en Holanda. Será titular salvo sorpresa por condiciones.

 – Jake BARKER-DAISH; Todavía sin minutos en Gold Coast, puede ser buena alternativa para el mediocentro si Versleijen necesita dosificar a Kantarovski.

 – Matthew LECKIE; Llega en estado de gracia. Completísimo, una bala, muy técnico, feroz disparo. Este año le veremos en la Bundesliga (Mönchengladbach)

 – Mustafa AMINI; Estrella en la sub23 pre-olímpica, fácilmente reconocible por su pelo pelirrojo a lo afro. Muy técnico aunque algo endeble, ha fichado por el Dortmund pero jugará cedido este año en la A-League.

  • DELANTEROS

Kofi Danning jugará esta temporada en el campeón, Brisbane

 – Dimitrios PETRATOS; Llegó a mitad de temporada a Sydney y se hizo con el puesto, llegando a jugar incluso en la AFC Champions. Buen segundo delantero.

 – Kofi DANNING; Titular a pesar de no ser un gran goleador, ha cambiado el Sydney, donde no tenía muchas oportunidades, por el actual campeón, Brisbane.

 – Matthew FLETCHER; Una de las revelaciones. Media Australia se pelea por él después de que el Sunderland le rescindiera el contrato. Buen disparo, aunque muy inconstante.

 – Bernie IBINI-ISEI; Alternativa a Kofi Danning, debutó con Central Coast a la vez que Mustafa Amini. Muy rápido, le falta pausa y definición. Puede jugar en banda.

 – Kerem BULUT; Una bestia, con unos registros goleadores increíbles tanto en la sub20 como en la sub17 (14 goles en 16 partidos). Fuerte, rápido y ambidiestro. Imprescindible en este equipo.

VÍDEO: OTRO GOLAZO ‘MADE IN BARÇA’ DE AUSTRALIA SUB23

La selección sub23 de Australia sigue maravillando (a su manera) en el preparatorio para las eliminatorias de la AFC de cara a la clasificación para los JJOO de Londres 2012. El golazo de Mustafa Amini, ya un habitual de este blog, en el amistoso ante la sub23 de Singapur, vuelve a remarcar cuál es la apuesta del joven y talentoso equipo dirigido por Aurelio Vidmar de cara a estos encuentros: toque, paciencia, inteligencia y determinación. Espectacular. Merece la pena verlo entero…

MERCADO AUSTRALIANO: KEWELL, NEILL, AMINI…

La página oficial del Galatasaray no dice nada, pero tanto Harry Kewell como Lucas Neill, los dos jugadores australianos del equipo, no seguirán en él la temporada 11/12. Si bien la salida de Kewell estaba cantada (terminaba contrato esta temporada y cada vez contaba menos en Turquía), la de Neill ha sorprendido algo más. El veterano central, que nunca llegó a tener un puesto fijo en el once, no ha cuajado en una competición en la que a priori iba a encajar sin esfuerzo. Además, a Kewell y Neill se les suman sus compañeros Emiliano Insúa (ex del Liverpool) y el meta colombiano Robinson Zapata.

Lo que el futuro depara tanto a Neill como a Kewell es toda una incógnita. De momento, el defensa jugará con Australia los amistosos ante Nueva Zelanda y Serbia, mientras el extremo, que se quedó fuera de la lista por lesión, comenzará a mover hilos para encontrar dónde quedarse. Como ya publiqué aquí, su Australia natal le espera con los brazos abiertos, en lo que sería sin duda el golpe de efecto que necesita una A-League que, como producto, sólo puede ir a mejor.

EL DORTMUND, A POR MUSTAFA AMINI

A Mitchell Langerak, joven meta australiano convocado por Osieck para los amistosos ya mencionados, se le puede sumar en breve dentro del vestuario del Borussia Dortmund un compatriota, el jovencísimo (17 años) Mustafa Amini, probablemente el futbolista más prometedor de Australia con permiso de Kruse y Leckie. El jugador, que estará en el Mundial sub-20 de Colombia (donde se enfrentará a España), entrenó con el Dortmund en marzo y dejó impresionados a los técnicos.

Descarado, hábil, con llegada y todo un mundo por recorrer, el mediapunta, propiedad de Central Coast, fue tasado en unos 700.000 euros por su club de origen. Sin embargo, el Dortmund sólo ofreció en un primer momento 100.000, por lo que las negociaciones quedaron no en punto muerto, sino totalmente destrozadas ante lo que el mánager de los Mariners, Graham Arnold, tildó de ‘tomadura de pelo’. Si interesa (que intuyo que así será, porque es realmente un escándalo de jugador si tenemos en cuenta su edad y el poderoso margen de mejora que le contempla), el Dortmund volverá a la carga.