NIÑOS EMERGENTES EN AUSTRALIA

Nabbout (Victory) celebra una victoria con la afición.

Nabbout (Victory) celebra una victoria con la afición.

Si por algo se ha caracterizado en su historia el balompié australiano es por el amplio y buen quehacer que desempeña con los jóvenes de su país: no en vano, su segunda división extraoficial es la liga de filiales, la National Youth League, que casi siempre es pasarela al primer equipo para aquellos que, como en el americanísimo concepto de los centros de entrenamiento, evidencian dotes para la élite.

Esta temporada no iba a ser una excepción: muchos chicos, la mayoría aún en edad sub21, comienzan a meter las narices en el fútbol de los mayores, algunos incluso con crédito y presencia. Es el caso, por ejemplo, del defensa Donachie (Brisbane), portentoso central de 1,93 internacional sub20 que, a sus 19 años, se ha erigido en pieza móvil de la retaguardia del Roar, algo vacilante esta temporada.

Comparten vestuario con él otros dos prometedores jóvenes: Julius Doe (18), mediapunta de ascendencia africana que ha disputado 46’ y ha sido internacional sub17, y por supuesto Corey Brown, lateral izquierdo habitual en todas las inferiores a pesar de que apenas ha cumplido los 19. Brown suma en la A-League 111 minutos.

Dos de los equipos que mejor trabajan las inferiores en la NYL anteriormente referida son el Adelaide y el Melbourne Heart. En el primero ya han tenido minutos el portero Paul Izzo (18 años), Jacob Melling y Awer Mabil (ambos de 17); el primero, particularmente, ha dejado muy buen sabor de boca en sus apariciones y está especialmente seguido por los técnicos de las inferiores (ya ha sido internacional en su categoría). En el Heart, Walker (19, mediocentro) ha disputado ya 807 minutos esta temporada, mientras Ersin Kaya (de su quinta) apenas 23. Garuccio, de 17 años, firmó por sorpresa para el primer equipo en verano y lleva jugados 199’. Éste es un extremo de los de antes. Con paciencia, saltará pronto.

Presentes por necesidad

Gameiro celebra uno de sus goles en la pasada Copa Asia sub19

Gameiro celebra uno de sus goles en la pasada Copa Asia sub19

En el nuevo West Sydney Wanderers, como en Wellington Phoenix, los jugadores más jóvenes empiezan a contar casi por pura necesidad, económica en el caso de los primeros –debutan este año en la A-League con una mano delante y otra detrás- y deportiva en el caso del Phoenix –colista-. En el WSW llevan tiempo destacando Reece Caira, lateral zurdo que por lesión apenas ha jugado este año pero que es fijo en la sub20, Kwabena Appiah (256’ y campeón de la NYL con el Central Coast la temporada pasada) y Joe Gibbs, quien se ganó su fichaje a pulso tras salirse en pretemporada. Todos tienen 20 años. En Wellington destacan sobre todo Tyler Boyd, fichado en verano (18 años, 792 minutos), habitual en las inferiores neocelandesas, y por supuesto Corey Gameiro, sensación de la última Copa Asia sub19. Gameiro, a sus 20 años, ya ha pasado por Inglaterra (Fulham) y Holanda (FC Eindhoven).

Homenaje al mítico Hagi

Hagi Gligor tiene 17 años y nueve hermanos

Hagi Gligor tiene 17 años y nueve hermanos

Sydney y Melbourne Victory, en condición de gigantes históricos de Australia, guardan también como oro en paño a sus apariciones en la cantera. Los primeros este año han espoleado a jugadores como Triantis (21 años, 705 minutos, hizo el gol de la victoria en el 2-1 ante Brisbane y ha estado cubriendo la baja por lesión de Culina), Petkovski (central, 19 años, 152 minutos y ex del glorioso Marconi Stallions) y sobre todo, Hagi Gligor, un futbolista completamente distinto a sus 17 años, llamado así por Giga Hagi, el exjugador de Barcelona y Real Madrid entre otros. Gligor, medio australiano, medio filipino –por parte de madre-, también pertenece a una familia diferente, ya que tiene nada menos que nueve hermanos. En el Victory las apariciones son más sonadas: Geria y Stella (19 y 21 años respectivamente) ya son conocidos de las inferiores australianas: el primero aún no ha debutado  pero el segundo, pese a su juventud, ha pasado ya por Siena y Rangers, en Italia y Escocia. Especial es el caso de Nabbout, de 20 años, que ha marcado 4 goles en 654 minutos este año en la A-League, incluyendo un milagroso doblete precisamente en el primer Big Blue de la temporada ante el Sydney, que remontó el marcador adverso y dio los tres puntos al conjunto de Victoria.

También en el Perth Glory y en Newcastle Jets emergen jóvenes, si bien la presencia de estos es puramente testimonial. En el Glory promete mucho Makeche, de ascendencia zambiana, un ariete rapidísimo y muy fuerte de 20 años que ya ha disputado 23 minutos con el primer equipo, mientras que en los Jets son el meta Duncan (20 años) y por supuesto Taggart (19), quien ha sido incluso internacional absoluto con Australia, quienes focalizan la atención. Taggart, precisamente, procede de la cantera de Perth, con quienes debutó en la A-League, donde acumula dos goles en 826 minutos.

Unos llegarán y sonarán: otros quedarán en el camino. Lo que está claro, de partida, es que la oportunidad la tienen –cosa que no todos pueden decir- y sólo está en su mano, y también un poco en mano de la suerte y la ubicuidad, el aprovecharla y terminar significando en función de lo que aparentan que pueden llegar a ser.

EL HEART, ¿NUEVO ORGULLO DE AUSTRALIA?

Tercero, a cinco puntos del liderato y tres por delante de su máximo rival deportivo, el Melbourne Heart está firmando un comienzo de temporada digno de elogio que, tras lo visto el año pasado (primero en la A-League, en el que se quedaron fuera de playoffs de milagro), se hacía poco menos que esperar. Aunque el arranque fue dubitativo , con cinco partidos consecutivos sin ganar y evidenciando en algunos de ellos una falta de tensión competitiva peligrosa, dejándose puntos en los últimos minutos o no sabiendo remachar ventajas, el Heart de Van’t Schip (ex técnico del Twente y de las inferiores del Ajax) ha tomado carrerilla y se ha encaramado al tercer puesto de la tabla tras ganar 5 de los últimos 6 partidos.

Como casi siempre ocurre en estos casos, hay puntales que están permitiendo que este hito vaya camino de algo más firme que una simple anécdota. Mate Dugandzic, que también levantó dudas en su comienzo de temporada, ha explotado justo a tiempo al lado de otros nombres como Eli Babalj (de quien hablamos en el blog en la previa a la temporada) o el argentino Jonathan Germano, una de las agradables apariciones de la temporada en los rojiblancos. El próximo rival del Heart en liga es su némesis en Australia, el Melbourne Victory, cuyos derbis son los más seguidos y ruidosos a nivel mediático del país. En la primera manga, empataron sin goles en el Etihad Stadium.

Enormes en la Youth League

El buen momento de forma que atraviesa el Heart en la A-League lo está confirmando su filial en la NYL (National Youth League, la liga de filiales de Australia), donde los hombres entrenados por el ex de Osasuna y Alavés, John Aloisi, marchan segundos en la tabla a dos puntos del líder (Perth), ya con 9 jornadas disputadas. La sonrisa es perfecta, ya que además en la Youth League el filial del Melbourne Victory es colista con 0 puntos y un goal-average de -22, sufriendo en exceso la llamada de sus grandes jugadores (Jeggo, O´Dea y Ansell) por el primer equipo.