ROJAS CAMBIA EL MARCO DE NUEVA ZELANDA

Sí, he pasado toda la noche y parte de la mañana en el titular, probablemente el primero y único ingenioso que saldrá de mis manos en este blog. Y hoy seré rápido, conciso y sereno, porque si algo he aprendido es que en Internet triunfa la brevedad, la inmediatez, y también cualquier cosa relacionada con Neymar, Cesc o Anna Simón. De momento, ninguno de los tres es neozelandés, pero al tiempo.

Verzari, técnico de Uruguay, llora amargamente su impotencia FOTO: FIFA.com

Nueva Zelanda sub’20 no sólo tiene opciones de clasificarse para octavos del Mundial de Colombia tras empatar 1-1 con Uruguay, sino que además el liderato de Portugal, su último rival en la fase de grupos, le deja en una posición semi-privilegiada para conseguirlo. Algo que por cierto sería histórico, pues hasta la fecha nunca ha pasado de esta fase previa en un Mundial de la categoría.

Al lío: Respecto al partido frente a Camerún, Nueva Zelanda mejoró sustancialmente gracias a la entrada en el once de Marco Rojas, quien se perdió el debut por unas molestias en los isquios. De hecho, tampoco completó el encuentro completo ante Uruguay porque Milicich sabe que es la auténtica clave de este equipo. El único que marca la diferencia, la estrella de los ‘Young All Whites’.

El sistema neozelandés (4-4-2 con doble pivote ultradefensivo) ante Camerún se transformó con la entrada de Rojas en un delicioso 4-3-3 que calca al que muchas veces ha utilizado Rick Herbert en la absoluta. Murphy arrimó el hombro a Ryan Cain en la medular, en un trivote igualmente tosco pero más ligero en banda, para apoyar las permutas entre Bevin y Dakota Lucas entre la banda y la delantera.

Fue precisamente Andrew Bevin quien adelantó a Nueva Zelanda en el marcador. El técnico uruguayo, Juan Verzeri, se quejó amargamente en rueda de prensa de que su equipo había sido superior (y no le falta razón; la noticia sería lo contrario), pero lo cierto es que la mejora de los kiwis respecto al esperpento ante Camerún fue evidente. Y eso que Rojas, aún renqueante, tuvo arrestos para ofrecer algunos de los mejores minutos que se les recuerda. Tanto que a Milicich no le hizo falta tirar esta vez ni de Payne ni de Galbraith.

Ale, suerte y al toro. Al toro portugués, claro.

Anuncios

AUSTRALIA-ECUADOR, LO MEJOR DE LO PEOR

Australia y Ecuador empataron (1-1) en un encuentro bastante pobre, animado únicamente por la garra (y el detalle al comienzo del partido) de Kerem Bulut, la efervescencia de Amini y los cuantiosos e inexcusables errores en defensa del combinado aussie, que comprometieron el resultado en más de una ocasión. Versleijen, contra todo pronóstico, apostó por Warren en el lateral zurdo en lugar de Gallagher y dio la titularidad en el centro de la defensa a Sainsbury, cortando a Hamill y Franjic, sensiblemente mejores que el defensa del Central Coast, que ni siquiera ha debutado en partido oficial con el primer equipo.

La baja de Leckie condicionó el dibujo, pues ‘obligó’ a Versleijen a inventar un ‘todo-delantero’ que no tiene en su equipo. Así, Australia pasó del habitual casi 5-3-2 al 4-3-3, sacrificando una pieza de destrucción para apostar por mayor pólvora arriba y dar la titularidad conjunta a Kofi Danning, Bulut, Tommy Oar (horrible todo el partido, salvo en el golazo del empate a un minuto del final) y Mustafa Amini.

‘Pibe, pibe, pibe’, tronó el estadio Palogrande de Manizales cuando el insigne afro pelirrojo agarró una pelota a 40 metros de la portería y sacó un disparo raso que se perdió muy cerquita del poste. Era el minuto 8, y Australia no sólo había hecho lo mejor del partido sino que tenía contra las cuerdas a una Ecuador del que no se esperaba tampoco mucho más. Amini, de madre nicaragüense y perfecto castellanohablante, completó una buena primera parte, pero como el resto del conjunto australiano, se fue empequeñeciendo progresivamente hasta que su técnico, Jan Versleijen, decidió sustituirle en el 55 ante el descontento del público. Lo aman allí.

En cuanto a Kerem Bulut, su potencia, sus arrancadas sin balón y su presión incansable a la retaguardia ecuatoriana dieron fuerza allí donde sólo había presencia. El jugador, que sorprendió agarrándo el escudo de la Federación Australiana de Fútbol durante el himno (algo que nunca había hecho antes), dejó detalles de por qué está llamado a ser un delantero importante para el fútbol australiano en un futuro no muy lejano. Eso sí, si supera el muro que las malas compañías le plantaron enfrente en el país, algo que podrá hacer este año jugando para el Boleslav de la República Checa.

Kerem Bulut (dcha) se agarra el escudo de su país durante el himno

Las otras dos claves del encuentro fueron Kantarovski y Tommy Oar. El primero completó sus primeros 59 minutos tras estar casi 7 meses de baja, en parte por una grave lesión de rodilla, y lo hizo como si hubiera jugado anteayer. Los mejor de Australia se vio con él y Amini en el campo. Petratos, retrasado de su posición habitual como segundo punta, hizo buen papel a su lado pero cuando el capitán dejó el campo y le tocó distribuir junto a Antonis, el juego se tambaleó ostensiblemente. Oar, que sigue marcando su línea descendente desde que se quedara fuera del Mundial de Sudáfrica el año pasado, no fue ni sombra de lo que era. Y eso que todavía no ha cumplido los 20. Sólo su golazo de falta directa (que era indirecta, y que la torpeza del portero hizo bueno), le salvó de la pésima imagen que estaba dejando sobre el campo.

Australia, en definitiva, sacó un empate valioso en un partido no especialmente bueno pero sí con detalles importantes. Queda la duda de saber si ante Costa Rica Versleijen volverá a hacer experimentos con gaseosa o si preferirá armar el equipo y confiar en los jugadores mencionados al comienzo de este post que no disfrutaron un sólo minuto ante Ecuador. Porque no hay apenas margen de error y contra España nadie confía en el milagro.

BONUS TRACK:

Nueva Zelanda también empató (1-1) ante Camerún en su primer partido del Mundial. Como Australia, los neozelandeses consiguieron empatar en la recta final del encuentro con un gol en propia puerta. A los ‘kiwis’, cuyas esperanzas de arañar algo pasaban casi únicamente por este encuentro en un grupo donde les queda por jugar contra Portugal y Uruguay, les rompió la baja a última hora de su mejor hombre, Marco Rojas. Tanto que al final el sub’17 Tim Payne terminó siendo referencia en ataque. Muy, muy negras pintan las cosas para los chicos de Chris Milicich. Les daremos un voto de confianza, eso sí. Por diplomacia.

 

 

¿QUIÉN ES QUIÉN EN NUEVA ZELANDA SUB’20?

Mientras Jan Versleijen sigue haciéndose de rogar para hacer pública la lista de 21 jugadores que representará a Australia en el Mundial sub’20 de Colombia, su homónimo Chris Milicich ya se ha puesto a trabajar en los chicos que estarán con Nueva Zelanda y que inspiraron el primer post de este blog, allá por los primeros días del mes de mayo.

Como era de esperar, Dakota Lucas y Marco Rojas lideran una selección que, como ya ocurriera en el pasado Mundial sub’17 de Colombia, tendrá que superar el complejo histórico del fúbol oceánico para avanzar en un torneo en el que la suerte le ha sido esquiva a más no poder en cuanto a la composición de grupos se refiere, ya que se las verá con Uruguay, Camerún y Portugal.

Después del impecable paseo en su fase de clasificación, Nueva Zelanda afronta el reto de salir viva con la cabeza alta en el máximo torneo existente a nivel mundial previo a la selección absoluta, para el que sólo se había clasificado una vez antes en su historia, en 2007. Por entonces, en Canadá, los ‘kiwis’ no sumaron un solo punto en un grupo con México, Portugal y Gambia. De aquella lista, sólo Clapham y Brockie han dado ‘el salto’, ya que incluso fueron al pasado Mundial de Sudáfrica con la absoluta.

La lista es la siguiente:

  • PORTEROS
-Stefan MARINOVIC; El titular por descontado. Uno de los más veteranos del grupo, juega en el equivalente a la 2ªB en Alemania.
-Scott BASALAJ; Con 17 años, ya estuvo (y gustó mucho) en el pasado Mundial de la categoría. Tiene un futuro espléndido si mantiene la progresión.
-Coey TURIPA; El más flojo de los tres, sin opciones de jugar. Apenas sí es titular en su equipo de la liga local de Brisbane.
  • DEFENSAS
– Nick BRANCH; El más mayor del grupo (es de enero del 91), juega en el Central Utd de Auckland. Muy peligroso a balón parado, tiene además buen golpeo.
– Nikko BOXALL; Debutó en abril de este mismo año con la sub20. Compañero de equipo de Branch, su versatilidad es su mayor arma. No destaca por nada.
– Anthony HOBBS; Fijo en el Waitakere Utd y también para Milicich en la selección, está a un paso de ir con la absoluta. Lateral rápido y con oficio, pero frágil.
– Luke ROWE; Uno de los dos de la lista que ‘juega’ en un equipo Premier, el Birmingham, donde es más que testimonial en el equipo de reservas.
– Mikey KRAMER; Una de las sorpresas, pues también debuta a sus 17 años en una llamada del combinado sub’20, sin haber pasado siquiera por el sub’17. Muchas esperanzas.
– Liam HIGGINS; Otro juvenil, compañero de Basalaj en el modestísimo Lower Hutt City, un equipo semi-profesional. Va para aprender.
– James MUSA; Fuerte y prometedor central de origen nigeriano que ya ha tenido minutos en la A-League. Indiscutible en el once, hizo un hat-trick ante Nueva Caledonia en la fase de clasificación.

Musa celebra uno de los tres goles que hizo a Nueva Caledonia en la fase de clasificación


  • MEDIOS
– Ryan CAIN; Interesante mediocentro, habitual e indiscutible con Milicich. Práctico y con muy buen físico, piedra angular del valladar neocelandés.
– Cameron LINDSAY; Acompañante de Cain en el centro del campo, también puede jugar como central. Futbolísticamente hablando, la viva reencarnación del veterano Ivan Vicelich.
– Adam THOMAS; Milicich suele darle bastantes minutos, bien como escudero de Rojas en un sistema con trivote o bien como volante zurdo a pierna cambiada. Tiene presencia.
– Andrew MILNE; Muchos minutos en el Auckland City, buen control y mejor llegada. Fino aunque individualista, y tampoco destaca por su técnica.
– Colin MURPHY; También debutó hace poco en la sub’20, aunque tiene las puertas ‘cerradas’ ante Marco Rojas y Milne. No aporta nada distinto.
– MARCO ROJAS; El auténtico alma máter del equipo. Mediapunta de ascendencia argentina, rápido, hábil, con gol. Aunque es mortalmente irregular, será referente pronto en la absoluta. Muy, muy buen jugador.

MacAllister, ahora en Islandia, otorga a Marco Rojas el mérito de un gol de Wellington la pasada temporada


  • DELANTEROS
– Andrew BEVIN; Penúltima oportunidad para un jugador que estuvo en el Mundial sub’17 de 2009 al que llegó como estrella y donde se estancó. Por detrás de Lovemore y muy por debajo de Dakota Lucas.
– Sean LOVEMORE; Acaba de cumplir los 19. Esta temporada debe recoger el testigo de MacAllister en la delantera de Wellington Phoenix. Buen delantero, va poco al choque y eso le resta influencia.
– Ethan GALBRAITH; Siempre ha respondido con la sub’20, pero no parece tener opciones de ser titular. Sí lo es en el Lower Hutt City. Envergadura, sombra arriba y definición al primer toque.
– Tim PAYNE; Lo jugó todo en el Mundial sub’17 de México. Un ‘9’ de buenos movimientos, aunque todavía muy verde. No es un rematador.
– DAKOTA LUCAS; El encargado del gol. Figura en la selección (5 goles en 7 partidos) y en su equipo, el Waitakere de Nueva Zelanda, que ya prepara su salida a una liga mayor.

Dakota Lucas pelea un balón durante un partido en la fase de clasificación

DAKOTA LUCAS Y LA SUB-20 NEOCELANDESA

El pasado 29 de abril, la selección sub20 de Nueva Zelanda se proclamó campeona de la OFC Championship por cuarta vez en su historia tras derrotar 3-1 a Islas Salomón en la final. Una gesta de proporciones inestimables que además, ha dado con los huesos de los pequeños kiwis en la fase final del Mundial sub20 de Colombia, que se celebrará del 30 de julio al 20 de agosto.

Como cabe esperar, ser campeona de Oceanía una vez que Australia dejó de abusar tras su adhesión a la AFC tampoco es que tenga demasiado mérito. Y aún así, tuvieron que conformarse con la tercera plaza en la última edición (2008), marcada por el éxito de un combinado de Tahití que después haría el ridículo más profundo en el Mundial sub20 de Egitpo (0 goles a favor y 21 en contra en la fase de grupos, incluyendo el 8-0 contra España, y el 0-8 contra Venezuela, partido en el que Rondón, jugador del Málaga, se anotó un hat-trick).

Lo que sí tiene mérito (mucho) y es algo que repercutirá en positivo para el futuro próximo del fútbol en Oceanía, es el plantel con el que viajará Nueva Zelanda a Colombia para batirse el cobre en un grupo francamente complicado, donde coincidirá con Portugal, Uruguay y Camerún. De lo visto en el pasado OFC Championship, hay mucho con lo que quedarse.

Marco Rojas será referente de los kiwis sub-20 en Colombia

Lo primero y fundamental, los nombres de algunos de los jugadores que seguramente llame el técnico Chris Milicich para la cita del país de Leider Preciado, Congo y Faustino Asprilla. De los 20 que disputaron el OFC Championship, 5 ya juegan en Europa, 3 en la célebre A-League australiana, y 2 en el Auckland City, primer clasificado para el próximo Mundial de Clubes tras chorrear al modestísimo Amicali de Vanuatu en la final de la Champions de Oceanía.

Entre los futbolistas más a tener en cuenta de este conjunto, están, sin duda, Marco Rojas y James Musa. Ambos terminaron con 3 goles el OFC Championship, y fueron indiscutibles la pasada temporada en el Wellington Phoenix, a saber, el único club neocelandés que juega la A-League australiana. Hasta tal punto, que Rojas, de ascendencia argentina, se ha ganado con su temporada el fichaje por el Melbourne Victory, uno de los dos equipos más fuertes de Australia a pesar de su decepcionante 5º puesto en la última edición.

Sin embargo, más allá de Rojas y Musa, la atención se centrará en el sorprendente Dakota Lucas, quien terminó pichichi de los kiwis sub20 con 4 tantos, y ya es referencia en el ataque del Waitakere United, donde ha hecho 9 goles en 25 partidos desde su debut en 2009, con 18 años recién cumplidos. De movimientos rápidos aunque todavía por pulir, Lucas es un delantero más que decente, de escasa técnica pero excelente posicionamiento para el remate. Sin duda una de las posibles revelaciones de Oceanía.

Dakota Lucas es felicitado tras anotar un gol en el pasado OFC Championship

También cabe esperar cosas buenas de Cory Chettleburgh, a buen recaudo en el Sparta Rotterdam holandés (donde todavía no ha debutado con el primer equipo), así como de Sean Lovemore, un delantero con un margen de mejora excepcional, que a pesar de no haber estado en el OFC Championship, apunta a la próxima estrella de Nueva Zelanda en las inferiores (y de hecho, su debut con la absoluta no debería hacerse esperar). De momento, la próxima temporada tendrá minutos en la A-League australiana, donde jugará cedido en Wellington Phoenix.

Sea como fuere, el desempeño de Nueva Zelanda en el Mundial sub20 dirimirá el futuro de sus estrellas. Muchos que prometían oro en la fase de clasificación para otras ediciones se han quedado en el camino, y de los últimos equipos en liza, solo Brockie y Clapham (ambos en el pasado Mundial de Sudáfrica con la selección absoluta) así como el increíble Kosta Barbarouses (quien también ha debutado con los All Whites y autor de 12 tantos con el campeón de la A-League, Brisbane Roar) se escapan de una trituradora de anónimos que está deseando emerger más allá de la OFC.