MAQUILLAJE PARA LAS OJERAS

Cahill celebra el 1-2

Cahill celebra el 1-2

Muy atrevido dispuso Holger Osieck a su equipo ante Omán en el ANZ Stadium de Sydney, con un único mediocentro puro (Jedinak) y tres jugadores de ataque (Kruse, Holman y Holland), de los cuáles éste último fue usado como pieza móvil entre el centro del campo y la delantera. Cahill, recuperado para la causa, hizo las veces de bastión en ataque por detrás de un Brosque inoperante pero como siempre escurridizo en las que tuvo. Así las cosas, y tras un inicio titubeante, con gol en contra incluido a los seis minutos (obra de Muqbali, quien ganó la espalda en carrera al lento Thwaite), Australia se lanzó al acoso de la portería defendida por Al-Habsi, ya leyenda viva de Omán, defendiéndose bien hasta el descanso el conjunto dirigido por el francés Le Guen. Tras la reanudación, y con el público citado en Sydney farfullando entre dientes, Osieck optó por no tocar el esquema y se encontró, nada más empezar, con el 0-2, obra de Jedinak en propia puerta. El tanto, que confinaba a Australia fuera de las plazas directas al Mundial de Brasil, no entorpeció la clara idea de ataque de los aussies, que empatarían poco después por medio de Tim Cahill, quien como casi siempre de cabeza pondría el 1-2, empatando de paso con John Aloisi en el tercer puesto de máximos goleadores históricos de la selección oceánica. Entraron Bresciano por Holland –superadísimo- y Archie Thompson por Kruse, voluntarioso pero sin acierto, para dar paso a una Australia más enjuta y trabajadora, que terminó maquillando los errores en defensa con otro gol, el del 2-2, que subiría Brett Holman a diez minutos del final, tiempo añadido incluido. Si bien es cierto que Australia podría darse con un canto en los dientes con el punto, labrado a base de sudor e insistencia, no menos cierto es que Omán podría haberse llevado un saco de goles de haber estado más acertado Cahill, quien monopolizó las ocasiones de la segunda mitad –tuvo hasta cuatro clarísimas-, o de haber fallado algo más Al Habsi, quien tuvo una tarde ciertamente inspirada. Australia, con el empate, conserva su segunda posición en el grupo empatada a puntos con la propia Omán, pero con un partido menos.

nzlNueva Zelanda triunfó

Mejor le fueron las cosas a Nueva Zelanda, que tras el batacazo en la Copa Oceanía del pasado verano ya ha puesto un pie en el próximo Mundial tras clasificarse en la zona OFC para el playoff continental de noviembre contra la CONCACAF. Los de Herbert, ahora centrado en la selección tras su renuncia al banquillo del Wellington Phoenix, ganaron in extremis 2-1 a Nueva Caledonia en el primer partido –en el que Shane Smeltz se partió literalmente la cara– con un gol en el añadido de Tommy Smith, y remataron faena en el ya nada trascendental encuentro contra Islas Salomón, que resolvieron por 0-2 con un equipo plagado de suplentes y no habituales apuntalado por el jovencísimo Tim Payne, quien hizo los dos goles, desarrollando una madurez impropia para su edad en el combinado nacional absoluto.

WAITAKERE, CAMPEÓN DE NUEVA ZELANDA

campeones

Por quinta vez en su historia y cuarta consecutiva, el Waitakere United se proclamó campeón de la liga de Nueva Zelanda, la ASB Premiership en este caso, tras imponerse por 4 goles a 3 al Auckland en la gran final del campeonato, toda vez que ambos dejaron atrás al Hawke’s Bay y al Canterbury United respectivamente en las semifinales.

La armada española que sustenta al Auckland (cinco jugadores más parte del cuerpo técnico, incluido el entrenador, Ramón Tribulietx) fue por delante en el marcador en dos ocasiones, adelantándose primero por parte de Manel Expósito, quien también haría el 2-2 una vez que Pearce y Krishna (el héroe de Waitakere esta temporada) respondieron al tanto.

Cuando el partido agonizaba (en el 89), Bale hizo estallar de júbilo al Auckland con el gol del 2-3 que parecía rendir el título hacia ellos, algo que no consiguen desde la 2008-2009; pero tras el saque inicial volvió a dar la réplica Waitakere por medio de nuevo de Krishna, quien pondría el 3-3, forzando así la prórroga, en la que decidiría el campeonato un nuevo gol de Pearce en el minuto 100.

CLASIFICACIÓN

 CLASIF

GOLEADORES

goleadores

HERBERT SALTA DE LA PECERA

Ricki Herbert Wellington PhoenixNi siquiera la triste situación del  Wellington Phoenix esta temporada (colista con 21 puntos, sólo a seis de los puestos de playoffs) presagiaba que peligrara la estabilidad que desde que se fundó el club (2007) ha mandado en su banquillo. Pero así ha sido: Ricki Herbert, el único entrenador que han tenido los kiwis en su corta pero intensa historia, sorprendió a la mitad más uno convocando una rueda de prensa en la que ha explicado las razones por las cuales ha decidido dimitir de su actual puesto. El técnico ha dirigido al Wellington en 177 partidos en la A-League, de los cuales ha ganado 54, empatado 35 y perdido 65 [Ver gráfico al final del artículo]

Sin Ricki Herbert, quien alternaba este puesto con el de seleccionador absoluto de Nueva Zelanda (combinado que dirige desde 2005), la A-League pierde uno de sus referentes más clásicos, un técnico reputadísimo en Oceanía que logró meter a Wellington en playoffs en las tres últimas temporadas (2010, 2011 y 2012), y que además ha puesto su piedra en la renovación a todos los niveles que contempla a la selección neocelandesa, ahora más vistosa y competitiva.

Como es de esperar, los malos resultados del equipo este año habrán contado, pero no han sido el detonante: Herbert se ha encargado de explicarlo así en su adiós. Sencillamente, como ocurre tantas veces en la vida, quiere “nuevos y excitantes retos”. Por desgracia muchas veces, antes de que uno vaya a buscar los retos, le despiden antes, dejándole desprovisto en medio de la calle. Con Ricki no ha sido así. Se va un grande de la A-League, que a buen seguro le echará de menos.

GRAFICO

ADIOSES OCEÁNICOS A 2012

Australia, renovadísima para la ocasión por obra y gracia de Osieck, remontó a Corea del Sur in extremis para terminar llevándose una victoria con pedigrí. Aunque se adelantaron los surcoreanos por medio de Dong-Gook, dos tantos de Rukavytsya y Cornthwaite dieron la vuelta al marcador. Éste último, que no era internacional desde 2009, ilustra el tipo de equipo que movió el seleccionador de los aussies, donde debutaron Leckie, Rogic, Behich y Eli Babalj, quedándose de nuevo sin minutos el joven meta de los Mariners, Matt Ryan. Osieck dispuso una defensa con cuatro centrales, dos de ellos (McGowan y Thwaite) adaptados a los laterales diestro y zurdo respectivamente. Tommy Oar completó el partido completo, al igual que el veteranísimo Mark Schwarzer, que sumó su encuentro internacional número 102.

Australia, que ha completado un trémulo 2012, emborronado por la derrota ante Jordania y las dos caídas sin respuesta en sendos amistosos en Europa ante Dinamarca y Escocia, centrará sus esfuerzos a partir de enero en la fase de clasificación para el Mundial (es segunda del grupo B empatada a puntos con Iraq y Omán). Este año se disputarán además las citas mundialistas sub17 (para la que no se clasificaron) y la sub20, donde sí estarán tras llegar a semifinales de la Copa Asia sub19.

Mérito kiwi

No menos importante fue el resultado que cosechó Nueva Zelanda ante China, en otro amistoso de exigencia media, en el que además comenzaron adelantándose, como en el encuentro de Australia, los locales. Zhao, a la media hora, pondría por delante a los asiáticos, aunque Chris Wood, impecable en las últimas citas, estableció el definitivo empate antes del descanso.

Los kiwis, que lideran con poderío el grupo de clasificación de la OFC para el Mundial (12 puntos de 12 posibles, 13 goles a favor, sólo uno en contra), afrontarán 2013 con la mirada puesta en las últimas dos jornadas (ante Nueva Caledonia el 22 de marzo e Islas Salomón el 26), además de estar pendientes al grupo de la CONCACAF (arrancan el 6 de febrero) pues el cuarto clasificado será contra quien jueguen el playoff intercontinental (15 y 19 de noviembre de 2013).

También en 2013 se jugarán las Copa Oceanía sub20 y sub17 que decidirán qué representantes oceánico irán a los respectivos mundiales de las categorías.

LA LIGA DE NUEVA ZELANDA, DESDE DENTRO

Por Manel EXPÓSITO (@Xinoexposito), jugador del Auckland FC

Esta será la 9º edición de la ASB Premiership, el máximo torneo futbolístico de Nueva Zelanda. Como es costumbre desde 2004, lo disputan las franquicias que también jugaron todas las temporadas anteriores: Auckland City FC, Canterbury United, Hawke’s Bay United, Otago United, Team Wellington, Waikato FC, Waitakere United y YoungHeart Manawatu. Hay que decir que es una competición un poco atípica, pues sólo la disputan un total de ocho equipos y, al ser franquicias, no hay descensos ni ascensos. Se juegan dos rondas de ida y vuelta con un total de 14 partidos para decidir el ganador de la ‘Minor’ Premiership: aunque este título solo es anecdótico, puesto que al terminar la Minor Premiership los cuatro primeros clasificados disputan unas eliminatorias de playoff (1º contra 4º y 2º contra 3º) para decidir el campeón absoluto de la ASB Premiership, en la que se disputan 3 partidos más si llegas a la final.

[RELACIONADO: Descubre más sobre Manel Expósito; debutó el mismo día que Messi, y contra Mourinho]

Favoritos

Este año parece ser una liga más reñida, ya que con anterioridad Auckland City FC y Waitakere United, los rivales por excelencia, se han ido alternando para ganar la Minor Premiership y la ASB Premiership. Hace un par de años que a nosotros se nos resiste la Liga (aunque no la Champions): el año pasado quedamos imbatido en la Minor Premiership por primera vez en la historia de la Liga, pero perdimos por sorpresa los Playoffs contra Team Wellington, un equipo que tiene un convenio de colaboración con el Wellington Phoenix de la A-League Australiana, una liga muy competitiva de nuestro país vecino y con jugadores jóvenes con gran proyección.

 [RELACIONADO: Página oficial de la ASB Premiership]

Alternativas

Esta temporada se presenta emocionante, ya que equipos como Youngheart Manawatu y Hawke’s Bay United, que el año pasado hicieron un papel muy discreto en Liga, se han reforzado muy bien y han empezado con buen pie ganando a dos equipos que hicieron un buen papel la temporada pasada, como son Otago United y Waikato FC. Por lo tanto, estos dos equipos se suman a unos ya reforzados Team Wellington y Canterbury United como rivales de los dos grandes de Nueva Zelanda. Así pues, se presenta una Liga muy interesante a nivel de competición, donde cualquier equipo puede dar la sorpresa y más con tan pocos partidos por disputar, donde cada punto es oro para el tramo final, y donde mi equipo tiene que estar centrado tanto en competir al 100% por cada punto como en preparar la próxima edición del Mundial de Clubes, tarea nada fácil al tener tan pocos partidos de preparación.

Jugadores

A nivel de jugadores, hay que destacar que hay varias jóvenes promesas interesantes jugando en nuestra liga, pero para mí hay una por encima de todas y no porque juegue en mi equipo, sino por su madurez, su rapidez, cualidad técnica, su desparpajo dentro del terreno de juego etc…. Se llama David Brown, tiene solo 16 años, y es de padre kiwi y madre de Papúa Nueva Guinea. Tiene una beca escolar deportiva, unas cualidades técnicas y una velocidad gestual muy buscada en esta liga eminentemente física. Así pues, un jugador con muchísima proyección de futuro, con muchas ganas de aprender y con una gran humildad incluso timidez característica de los grandes genios. Habrá que ver como evoluciona este año pero definitivamente es la joven promesa a seguir en Nueva Zelanda. Este año puede que se le vea disputando incluso algunos minutos en el próximo Copa Mundial de Clubes que disputamos el 6 de diciembre en Yokohama contra el campeón de la J-League japonesa, todo un sueño para un chaval de 16 años que sueña con jugar en la elite del futbol profesional.

JORDANIA CAVA LA ZANJA DE AUSTRALIA

El titular no es malo: los augurios de Australia, sí. Nadie contaba con una derrota (2-1) ante Jordania, en el tercer encuentro de la última ronda de clasificación, y cuando más necesaria era la victoria tras dos empates un tanto sosos ante Omán y Japón, vigente campeón de Asia y gigante a batir por el primer puesto.

Osieck alineó un once con lo que presumía que era lo mejor, y que a ojos del resultado no fue suficiente, sobre todo porque Jordania llegó a ir 2-0 arriba en el marcador. Bresciano y Kruse volvieron a ser titulares, y Holman se repartió ataque con Cahill, una alianza sobre la que muchos habían mostrado reticencias en la previa. Ninguno encontró lo que escondía.

Jordania se adelantó tras el descanso con un penalti relativamente riguroso, ante el que nada pudo hacer Schwarzer, que cumplía su partido internacional número 101. El segundo caería en la recta final, con Australia exhausta y sin ideas, evidencia que finalmente reflejó el marcador. Solo Archie Thompson, que salió desde el banquillo y que también marcó en el amistoso ante Líbano, pudo reducir distancias al final.

La derrota plantea dos cuestiones: una, si cabe pensar algún cambio drástico cara a los próximos encuentros. Hasta ahora a Osieck le había venido bien con la vieja guardia pero los resultados de los Bresciano, Carney o Cahill distan de los que en su día cerraban los Zullo, Jedinak o Kennedy; otra, que aunque hay margen (pasan directos los dos primeros de cada grupo y hay opción para los terceros), no conviene que Australia luzca este tipo de dudas cuando en teoría está retando a Japón por la corona continental.

PRÓXIMOS PARTIDOS: 16 OCTUBRE, CONTRA IRAQ

NUEVA ZELANDA, MÁS FÁCIL

Los All Whites si que pasaron sin problemas por encima de Islas Salomón, un rival familiar ya que venían de enfrentarse dos veces en la Copa Oceanía de junio (1-1 en fase de grupos y 3-4 por el tercer y cuarto puesto). El resultado final (6-1) dejó clara la superioridad local, donde se estrenó como goleador el prometedor Marco Rojas y también anotaron Smeltz, Killen, Lochhead, Barbarouses y Wood. El set deja a Nueva Zelanda en una cómoda primera posición (la que da acceso al Mundial), que previsiblemente mantendrá a final de año, pues solo le resta el doble enfrentamiento ante Tahití, eso sí, campeón continental.

CON LOS MAYORES VOLVIÓ EL BIEN

Suena duro, pero a veces los jóvenes no sirven. Animan, alegran, dan color. Porfían, se gustan, sonríen en cada saque de banda. Pero todavía les cuelga la competitividad, lo que los entrenadores llaman ‘mala leche’, y a medio plazo, quienes confían en ellos lo terminan pagando salvo que se dé la circunstancia de que coincidan en espacio y tiempo los mejores jóvenes. A Nueva Zelanda este verano le ha pasado un poco lo primero, pero cuando los mayores enseñen a los menos mayores cómo se juega a esto y empiecen a subir niveles, el equilibrio puede dar un resultado más que agradable.

Todo para decir que los kiwis derrotaron 0-2 a Nueva Caledonia en el primer partido de la última fase de la OFC para el Mundial 2014, fase en la que ya no caben líos ni tropiezos: el primero, pasa. Herbert dejó el equipo experimental de la Copa Oceanía (Payne, Barbarouses y Rojas fueron suplentes y jugaron los minutos de la basura, ya con el marcador resuelto), y volvió a los Reid, Vicelich (81º partido), Bertos o Lochhead. Shane Smeltz y el joven Chris Wood, que sigue aprendiendo a base de goles, fueron los autores.

Tahití, sorprendente e histórico campeón de la Copa Oceanía, cayó ante Islas Salomón.

AUSTRALIA, TRES Y A DORMIR

Líbano fue un sparring de escaso nivel para los socceroos que, eso sí, necesitaban volver a ganar tras 4 partidos consecutivos (incluyendo las dos derrotas en Europa ante Dinamarca y Escocia). No lograban la v ictoria, de hecho, desde que en febrero dejaran fuera del Mundial a la Arabia Saudí de Rijkaard.

Habida cuenta de la escasa exigencia del choque, Osieck recurrió a la vieja guardia para ganar sin mayores problemas (0-3), con tantos de Cahill (más de un año sin marcar con la selección), McKay y Archie Thompson, que no mojaba desde octubre de 2005, en un partido ante Jamaica. La nota negativa del encuentro fue la lesión al final de Alex Brosque; la positiva, que Schwarzer jugó su partido internacional número 100, y que Kruse volvió a ser titular.

El día 11, Australia se juega los oros ante Jordania en el grupo de clasificación para el Mundial, donde de momento suman dos empates (ante Omán y Japón).