PERTH TROPIEZA OTRA VEZ CON EL ÁRBITRO

archieDejó de aparecer Shane Smeltz, y apareció Archie Thompson, para definir cuál de sus equipos avanzaría a semifinales para encontrarse con el Central Coast. Así, cuando todo parecía perdido para el Victory de Archie, apareció uno de los intangibles del fútbol, el árbitro, para desatar el nudo. Perth había dominado la primera mitad –gol de Nagai incluido tras un error de Nathan Coe- y parte de la segunda, pero cuando el encuentro boqueaba se encontró con un penalti a favor que parecía iba a llevarles a la antesala de la gloria. Smeltz, que volvía tras los cuidados recibidos después de ser pateado en la cara con Nueva Zelanda, hizo zumbar el larguero con un trallazo que no vio puerta, y en la siguiente acción se decidió el partido: el árbitro del mismo, Jarred Gillett, vio penalti de Jamieson sobre Nabbout rondando el minuto 90, y además de expulsar al infractor por doble amarilla, señaló la pena máxima que permitió a Milligan empatar y forzar la prórroga. Se da la circunstancia de que Gillett también fue el colegiado que picó con otro piscinazo, en esta ocasión de Berisha, en la mismísima final de la pasada A-League y también contra Perth, quienes probablemente tengan razones de sobra para sentirse agraviados. La prórroga tuvo poca historia, pues al comenzar, Archie Thompson remachó en semifallo a la red un servicio de Marco Rojas y puso el que sería el 2-1 definitivo. Así las cosas, los de Postecoglou avanzan a semifinales, donde esperan los Mariners de Graham Arnold, aunque lo hacen dejando un regusto de injusticia en el sentir general de los aficionados a la A-League, a tenor de lo visto y pitado. Aunque, claro está, de haber entrado el penalti de Smeltz, las cosas hubieran podido ser diferentes. He aquí un nuevo capítulo en la diatriba sobre merecimientos y justicias que rodean al balompié. La cosa es que uno pasó, y el otro no. Best luck next season, Glory.

perth

PD. A raíz de la desafortunada labor del árbitro, tuvo lugar una curiosa conversación en Twitter entre Matt Ryan (portero del Central Coast) y Erik Paartalu, ex de Brisbane y ahora en China. El primero hizo referencia al árbitro que “robó el año pasado a Perth” y Brisbane, que era integrante de aquel equipo, respondió. Aunque ambos son compañeros, la tensión y la ironía entre ambos quedó patente en tuits sucesivos.

Anuncios

A-LEAGUE 2012-2013: PERTH GLORY

Temporadas en A-League: 7

Mejor puesto: Subcampeón (2012)

Entrenador: Ian FERGUSON (2010- )

ALTAS: Nick Ward (Wellington), Chris Harold, Thwaite (Gold Coast), Zahra (Melbourne Heart), O’Neill, Makeche (filial), Jamieson (Sydney FC), Ryo Nagai (Cerezo Osaka)

BAJAS: Sikora, Andrezinho, Coyne, Howarth (sin equipo), Taggard, Mitchell, Neville (Newcastle Jets)

LA ESTRELLA:

SHANE SMELTZ. Salvo unos meses en Turquía, ha desarrollado toda su carrera en Oceanía. Leyenda de la A-League, de la que es máximo goleador histórico por delante de Archie Thompson (también en activo), ha cumplido siempre allá donde ha jugado. La temporada pasada terminó con 17 goles tras un excelente repunte en el último tramo, de los cuales 4 fueron en los 4 partidos de playoffs. Depredador del área de los de verdad, falla muy pocas de las que tiene y ese es un valor con un precio difícilmente calculable hoy en día en cualquier equipo del mundo.

A SEGUIR:

JEESE MAKAROUNAS. Perth se lo llevó del AIS cuando acababa de cumplir los 17 y solo había aparecido media docena de veces con la sub16, pero en unas semanas demostró haber sido una apuesta acertada. Brilló en el Mundial sub17 aunque Australia no llegara demasiado lejos, y debutó en la A-League. Muy resuelto con el balón en los pies, tan imaginativo como acertado de cara a puerta, le queda mejorar lo que a cualquier delantero de su edad: generosidad y disciplina táctica. Por lo demás, difícilmente mejorable.

EXPECTATIVAS:

Se coló en playoffs y por sorpresa terminó siendo subcampeón, incluso pudiendo sentirse maltratado por el desfavorable arbitraje en la final que terminó dando el título a Brisbane. Billy Mehmet, Andrezinho y Smeltz fueron suficientes para un equipo donde el equilibrio lo puso el ex del Manchester United, Liam Miller, y la sobriedad, la que puede ser la defensa más completa y capacitada del campeonato. Ya clasificados para la ACL de 2013, esta temporada pueden repetir clasificación para playoffs aunque como dicta la tradición, seguramente bajen respecto al año pasado. Eso sí, en el capítulo de refuerzos dejan caer una evidente ambición, signo de que los de Ferguson lucharán y además de verdad, no de boquilla. Llegarán donde quieran.

ANÉCDOTA:

Fue uno de los equipos refundados ‘ad hoc’ para el comienzo de la nueva edición de la liga australiana. Ganó las últimas dos ligas de la NSL anterior (2003 y 2004), al Sydney Olympic y el Parramatta Power, este último ya extinto.

A-LEAGUE 2012; APLAUSO Y CIERRE

¿Sabéis lo que significa que cada 31 de diciembre los informativos abran a mediodía en España con la celebración de Año Nuevo en Australia? En efecto. Que para seguir su fútbol hay que madrugar. Casi siempre merece la pena, por cierto, aunque implique transmutar los encurtidos y la Freeway del chino por el cola-cao (del Mercadona) y, si procede, otro tipo de acompañamiento de salubridad cuestionable. La Hyundai A-League así lo merece, como ha vuelto a quedar demostrado esta temporada con el desenlace del título, que recayó de nuevo en manos de Brisbane Roar, campeón también el pasado año. Perth, el finalista que aspiraba a no terminar último cuando empezó el campeonato, soñó con pintar de barniz el laurel de su corona (fue en 2004 el último campeón de la National Soccer League, el torneo que dio paso a la actual A-League), y de no ser por el jubileo de Brisbane, que remontó en 13 minutos (del 83 al 96, penalti inexistente incluido), habría dado la campanada más sonora que se recuerda en el continente. Y el listón, particularmente en el fútbol australiano, está alto respecto a sorpresas y revelaciones.

Este año, sin ir más lejos, ha sido el de los aspirantes humillados. Sydney y Melbourne Victory formaron sendos equipos con aroma a campeón sobrado. Brett Emerton (por su porfía en el Blackburn inglés lo conoceréis) y Kewell (no merece presentación) lideraron ambos proyectos, que sin embargo fracasaron estrepitosamente. Si bien Sydney (campeón de la A-League en 2006 y 2010) logró meterse en playoffs in extremis en el último encuentro de liga (siendo eliminado en el primer cruce por Wellington), el Victory de Kewell se quedó fuera de los puestos de acceso a la final en una liga en la que, por hacer daño, cabe remarcar que se clasifican los 6 primeros de un total de 10 equipos participantes. Ambos, por descontado, cambiarán de entrenador de cara a la próxima temporada, que afrontarán con bastante más tiempo para remendar errores, dado que tampoco están jugando la Champions League asiática, donde dicho sea de paso, también sucumbieron en la 10-11.

Respecto a las sorpresas positivas, además de Perth (por descontado), hay que remarcar el bien que han hecho al fútbol dos equipos en concreto, como son el Wellington Phoenix (ya referido antes, club con solera, único neozelandés en el campeonato australiano) y el Melbourne Heart, su antítesis, creado la temporada pasada y sostenido por un fuerte capital que llegó a tentar al mismísimo Ronaldo Luiz Nazario cuando éste ya coqueteaba con la retirada. Australia, además de emoción, garantiza pelea, colorido. Pese a ser el cuarto deporte del país, el fútbol va abriéndose paso poco a poco como una de las prioridades. Los más de 50.000 asistentes a la final (récord de asistencia en un partido no disputado en Melbourne) son un buen termómetro. De ahí que el flujo entre jóvenes que salen a Europa (Leckie, al M’Gladbach; Mustafa Amini, al Dortmund; Barbarouses, al Alania…) y el de veteranos que quieren volver (Cahill o Schwarzer son carne de relato de hijo pródigo) mantenga un equilibrio sensual respecto a competitividad que suma otro atractivo más a la competición.

Este año, emocionantísimo, ha costado menos que nunca sucumbir al tono de alarma ‘campanario’ del iPhone cuando tocaba, para buscar ese stream horrible (gracias, Fox Sports, por vuestra complicidad). Brisbane arrancó el año con el récord de victorias seguidas en el deporte australiano (que recaía en un equipo de rugby de Sydney de los años 70), pero en navidades se dejó llevar y Central Coast, uno de los equipos más competitivos del campeonato, le robó la cartera durante varias jornadas. Todo esto con un ojo en valores emergentes y otro en el inestable y kafkiano trato que dispensa la Federación Australiana a su competición reina, poco menos que mercadeando con los formatos y los equipos (el año pasado desapareció Queensland Roar, este año de momento ya ha caído Gold Coast y Newcastle Jets pende de un hilo). De ahí que cada año parezca que mires una competición distinta, aunque siempre, siempre, haya algún detalle que la engrandezca. Como quiera que sea que las palabras no soportan imágenes, sólo os puedo emplazar a la próxima temporada, para la que de momento hay confirmados 9 equipos, incluyendo uno nuevo de Sydney (habrá derbi, como ya lo hay en Melbourne), y a intentar seguir a la selección, que ha dado un salto cualitativo inmenso desde 2006, incluyendo el subcampeonato de la Copa Asia de Qatar.

El fútbol australiano está en auge, y esto, compañeros, no es opinión. Aunque, como aquel anuncio de la ONG se encargaba de remover, tendría que ser una celebritie de esto quien os lo dijera para que me toméis en serio.

Go, aussies, go. (La RFEF, por cierto, se está peleando por cerrar un amistoso en Sydney para 2013. No es casual.)

A-LEAGUE: GUÍA RÁPIDA (Y PRECIOSA) DE LOS PLAYOFFS

Sólo hay dos tipos de personas en el mundo: los que ven la A-League entera y los que sólo siguen los playoffs. Si eres de los segundos, no pierdas el tiempo abriendo cincuenta pestañas en el Google Chrome para saber qué ha pasado desde octubre. Te lo resumo en cuatro párrafos y andando: ya puedes agarrar tu canguro, buscar streaming y vibrar como si no hubiera mañana con la ronda final del campeonato australiano. Los cómo, quiénes, dónde y cuándo, a un click. Pásalo.

SEMIFINAL PRELIMINAR 1

VIERNES 30 DE MARZO | 9:00 am hora española | Westpac Stadium

WELLINGTON-SYDNEY

Los neozelandeses han competido mejor a lo largo de todo el año (tuvieron opciones matemáticas al título hasta la penúltima jornada), y reciben en casa a un rival al que han ganado en los 3 enfrentamientos de la temporada. Será la segunda vez que se enfrenten en playoffs: en la temporada 09-10 coincidieron en la final preliminar que ganó Sydney (4-2), a la postre campeona del torneo tras vencer en los penaltis la final al Melbourne Victory.

[+] CLAVES

La fortaleza mental de Wellington contra el potencial, apenas desarrollado, de un Sydney con Brett Emerton entre otros, donde la esperanza radica en los más jóvenes (Chianese a la cabeza). Ambos llegan sin bajas significativas.

[PRONÓSTICO] Wellington es favorito a priori; no conviene descartar a Sydney a partido único, aunque se colaran en playoffs in extremis.

SEMIFINAL (DOBLE PARTIDO)

[IDA] SÁBADO 31 DE MARZO | 8:30 am hora española | Suncorp Stadium

[VUELTA] DOMINGO 8 DE ABRIL | 9:00 am hora española | Bluetongue Stadium

BRISBANE-CENTRAL COAST

Reedición de la final de la temporada pasada, que ganó Brisbane en los penaltis y dejó sin premio el partidazo del meta de Central Coast, el sub20 Matt Ryan, ya convocado con la absoluta. Este año han sido los costeros quienes se han hecho con el título honorífico de campeón de la liga regular, también decidido en la última jornada, con una ventaja de dos puntos sobre el propio Brisbane, que ha ganado 2 de los 3 enfrentamientos entre ambos de la temporada.

[+] CLAVES

Ambos deberán dosificar esfuerzos entre los playoffs y la fase de grupos de la ACL. Central Coast, aunque más disciplinado y mejor en defensa, tuvo momentos de zozobra a final de la temporada. Visconte y Brattan (Brisbane) no llegarán a tiempo.

[PRONÓSTICO] Como quiera que sea que perder no implica el adiós de playoffs, pues el perdedor todavía tiene otra opción de jugar la final, el encuentro caerá en manos de quien más prisa tenga por llegar. A priori, Brisbane.

SEMIFINAL PRELIMINAR 2

DOMINGO 1 DE ABRIL | 10:00 am hora española | NIB Stadium

PERTH GLORY-MELBOURNE HEART

El choque ‘underground’ de esta edición, toda vez que Gold Coast y Melbourne Victory se quedaron fuera de los seis primeros. Perth, que arrancó flojo, se afianzó gracias a un Smeltz brutal (13 goles en la temporada), mientras que el Heart tuvo que esperar a la última jornada para amarrar su presencia en los primeros playoffs en su segundo año de vida. Esta temporada, Perth ganó los 2 partidos en casa del Heart, que a su vez venció en su visita al NIB Stadium. Los precedentes auguran igualdad.

[+] CLAVES

A lo largo de la temporada, el Heart se ha dejado llevar en demasiadas ocasiones, pagando una brutal falta de experiencia. Perth, liderado por jugadores más hechos, mantuvo sin sobresaltos su status, pero llega con 6 bajas al partido (entre ellas las de Liam Miller, Sikora o Burns, indiscutibles para Ian Ferguson.

[PRONÓSTICO] A priori Perth parece favorito por su mayor experiencia, pero la ilusión del Heart es incomparable. Aun así, llegar ya ha sido un premio para ellos.

OJO AL DAFO: PERTH GLORY

Con Queensland ya extinto, al hablar de Perth Glory podemos afirmar, sin miedo ni náuseas, que lo hacemos del equipo más flojo a priori de esta temporada 11-12. Y digo a priori porque en Australia siempre se escribe sobre papel mojado. De entrada, definir como ‘el más flojo’ a un conjunto que se ha hecho con Shane Smeltz (segundo máximo goleador de la competición, solo por detrás de Archie Thompson) puede parecer atrevido: en cambio, repasando los compromisos de pretemporada (ni una sola victoria ante rivales profesionales), así como la más que discutible fiabilidad de una línea defensiva trémula, arrojan buenos presagios sobre la talla que puedan dar. Perth ha dejado escapar a Pellegrini o Fowler, de acuerdo; pero con ellos, terminaron en el penúltimo puesto la temporada pasada. Este año, a Smeltz suman también al irlandés ex del Manchester United, Liam Miller, además de otros jugadores que llegan para aportar su experiencia en la A-League como Hughes, Dodd o Berger. Pero sin embargo donde están puestas todas las miradas es en el sub17 Jesse Makarounas, sensación en el Mundial de México y uno de los valores más firmes del fútbol australiano. Y a pesar de todo eso, de todos estos argumentos, al Perth le falta lo más importante: fútbol. Son propensos al error, y aunque se ha fichado bien, no han demostrado hasta la fecha que sean capaces de aportar algo realmente distinto a la competición.

  • Debilidades > Una defensa muy débil y un centro del campo cosido con los dientes auguran muchos problemas atrás. Tampoco la delantera va a tener durante el año garantía ninguna de asociación con hombres de enlace, ya que no existe esa figura en el equipo. Habrá que sufrir.
  • Amenazas > A pesar de que la salud de la institución es de hierro, el equipo es, con diferencia, de los que menos han crecido proporcionalmente en los últimos años. Es más, parecen estancados en aquel perfil rudo y engañoso de las primeras A-League.
  • Fortalezas > Con nombre y apellidos: Shane Smeltz. Siempre, siempre, siempre, cumple su parte. Lleva el gol cosido al pie y seguro que si de él solo dependiera, no habría problemas para colar el equipo entre los tres primeros. Un tiburón embutido en una lata de anchoas.
  • Oportunidades > Pocas para playoffs, salvo que suene la campana y todos despierten a la vez. A veces el mejor argumento para triunfar es trabajar sin presión porque nadie confíe en ti.
EL presumible ONCE IDEAL
Previsión 11-12 > Si nada lo remedia, es candidato al farolillo rojo

VÍDEO: PRIMER GOL DE EMERTON CON EL SYDNEY

Sí, vale, fue de penalti. Pero eso no borrará el acontecimiento histórico de las retinas a los 3.577 espectadores que vieron en directo el debut del ex del Blackburn con los skyriders en un amistoso frente al Perth Glory, que finalizó 2-2. El tanto de ‘Emo’, apelativo cariñoso en Australia, supuso el 2-1 después de que Mehmet empatara el tanto inicial de Nick Carle. Apenas dos minutos del gol de Emerton, Howarth hizo el último tanto para igualar el partido y, por un lado, seguir reforzando al Sydney en pretemporada a costa de seguir dejando dudas más que razonables en un Perth que no termina de despegar.

Quedan 12 días para que arranque la A-League.