RAMÓN TRIBULIETX (II): “HAY JUGADORES QUE TIENEN QUE PEDIR PERMISO EN EL TRABAJO PARA VIAJAR CON NOSOTROS”

Ramón, junto a Manel Expósito y Andreu durante un amistoso

Segunda parte de la entrevista a Ramón Tribulietx, entrenador catalán del Auckland City neozelandés, posible rival del Barça en el próximo Mundial de Clubes que se disputará en Japón (8-18 diciembre)

[PRIMERA PARTE DE LA ENTREVISTA]

– Australia crece, a Nueva Zelanda parece que le cuesta más. ¿Por qué?

Australia es un país muy grande, creo que son 22 millones de personas por un poco mas de 4 que somos en Nueva Zelanda, pero sobre todo la gran diferencia es que en Australia hay una liga profesional donde se curten los jugadores locales y en Nueva Zelanda la liga nacional es amateur o semiprofesional y muy corta. Sólo hay un equipo profesional en todo el país que juega en la liga australiana, hecho extraño pero que normalmente hacen en Nueva Zelanda tambien en otros deportes como el baloncesto, rugby, etc. Para permitir que ese equipo profesional compita en la liga australiana, la liga nacional tiene que ser amateur o semiprofesional.

– En España hay polémicas continuas con las salidas de jugadores con la selección. ¿Hablan Milicich o Herbert (seleccionadores sub20 y absoluto de N. Zelanda) contigo para pedirte permiso para llamar a jugadores?

A nosotros nos pasa algo parecido, salvando las distancias, tenemos a 6 jugadores seleccionados para el equipo olimpico que se esta preparando para la clasificacion de la Olimpiada de Londres que se disputa este proximo mes de marzo. En la federacion han preparado un plan con 4 campus de entrenamiento de 4 semanas hasta el campeonato lo que supone que podemos perder hasta 6 jugadores durante 4 semanas en los proximos meses. Evidentemente esto no es ideal para ningun equipo porque el no disponer de algunos de tus jugadores durante tantas semanas compromete la preparacion de nuestros partidos, pero estas son las normas y hay que respetarlas.

La verdad es que los seleccionadores no me llaman. Cuando seleccionan a algun jugador nos envían directamente un comunicado desde la federación reclamando al jugador.

– ¿Cómo afronta un equipo semiprofesional viajes a Islas Salomón, Vanuatu, Haití… para jugar la OFC Champions?

Lo afrontamos bastante bien. Hay jugadores que tienen que pedir permiso en el trabajo para venir de viaje con nosotros, pero la manera cómo gestiona el club estos viajes al extranjero es muy profesional, nos alojamos en buenos hoteles y las condiciones en las que realizamos los viajes son las mejores.

– Expósito debutó con el primer equipo del Barça el mismo día que Messi. ¿Se le pegó algo o no?

Manel es un muy buen jugador, siempre esta dispuesto a trabajar en defensa lo que haga falta y después tiene esa calidad y precision arriba que tienen los buenos jugadores y es capaz de definir para el equipo. Poco más se le puede pedir a un jugador, en el club estan muy contentos con su aportación desde que lo fichamos en noviembre pasado.

-¿Son tan diferentes Guardiola y Mourinho? ¿Qué puede aprenderse de cada uno?

Seguramente son los dos entrenadores de moda del momento, cada uno con su estilo, creo que es admirable cómo gestionan un vestuario repleto de talentos y personalidades como las que tienen ambos equipos.

RAMÓN TRIBULIETX (I): “A MÁS DE UNO LE SORPRENDERÍA ALGÚN EQUIPO DE LA CHAMPIONS DE OCEANÍA”

Ramón Tribulietx es un tipo atrevido. Hay que serlo para cruzar el mapa para irse a entrenar a la nación del rugby (Nueva Zelanda), pero más aún para intentar implantar un juego de toque en un país cuya referencia futbolística hasta hace un año era su discretísima presencia en el Mundial de España en 1982. Después de que los kiwis se convirtieran en la única selección en salir invicta de Sudáfrica 2010, y de que el Auckland City se pusiera a la altura del mismísimo Barcelona como el equipo que más ediciones del nuevo formato de Mundialito (2006, 2009 y 2011), había que hablar con él para que nos contara cuál es el secreto, si es que los hay. Y resulta que sí: compromiso, trabajo, fuerza y fe. Así sí, Nueva Zelanda. Así, sí…

– Entrenador de un equipo semiprofesional de N. Zelanda, y clasificado como mejor equipo de Oceanía para el Mundialito de Clubes. ¿Qué mérito tiene esto?

La competición es complicada en todos lados como te puedes imaginar, independientemente del nivel deportivo de los equipos, además seguramente a más de uno le sorprendería alguno de los equipos que participan en la Champions de Oceanía.  Los viajes que tenemos que hacer son largos, estamos 3 o 4 días fuera de casa, hace mucho calor en los países en los que jugamos, y los equipos son técnicamente bastante decentes.  En definitiva, mucho trabajo invertido que acabo dando un gran resultado para el equipo y para el club.

A nivel deportivo, estamos intentando dar la oportunidad a los jugadores locales de desarrollarse como jugadores en otro estilo de juego, basado en el juego de posesión, pase corto y paciencia a la hora de atacar que contrasta con el estilo de juego directo que se ha venido jugando en Nueva Zelanda hasta el momento, o sea que para ciertos jugadores que han estado criados en ese estilo de juego mas directo es todo un reto y supone un gran esfuerzo sobretodo mental, ser capaces de dejar de lado ciertos hábitos y acostumbrarse a jugar de otra manera no es fácil. Sobre todo para los más experimentados.

En todo este proceso lógicamente hemos cometido errores típicos de todo proceso de aprendizaje, pero aun así hemos sido capaces de ser competitivos y de conseguir un título muy importante para el club. Y todo esto entrenando con jugadores semiprofesionales que se comprometen a entrenar 4 veces por semana, y que para preparar este Mundial se prestan a entrenar cada día como cualquier equipo profesional cuando varios de ellos trabajan 40 horas a la semana, que aun supone un mayor esfuerzo.

Superado ya este inicio dificil, ahora somos un equipo más fuerte y estamos preparados para los retos que se nos avecinan en el camino.

– Ahora que se acerca la cita de Japón llueven las entrevistas y la atención por parte de los medios españoles. ¿Creéis que llegan tarde?

Llevamos un par de meses frenéticos en cuanto al interés de la prensa, no solo española sino de todo el mundo, sobre todo japonesa. Quizás al estar tan lejos hemos pasado un poco desapercibidos en España, pero estamos muy agradecidos a todos los medios de comunicación que nos han atendido recientemente.

– Andreu ha sido el último en llegar a Auckland. ¿Qué le dirías a un español que duda si fichar o no por un equipo neozelandés?

De Nueva Zelanda te llevas sobre todo la calidad de vida y tranquilidad de la gente del país. Si además puedes desarrollar la profesión que te gusta y tener cierto éxito pues creo que poco más se puede pedir, sobre todo en tiempos de crisis. Añádele la experiencia de vivir en otra cultura, aprender otro idioma, disfrutar de los paisajes infinitos del país y jugar la competición en verano, y el resultado es bastante interesante.

– Me consta que en Nueva Zelanda mal no se vive, precisamente, pero… ¿Qué tipo de oferta te haría cambiar de aires?

Como te acabo de contar en este país se vive muy bien. Estoy muy agradecido al club y a los ‘supporters’ por la oportunidad y la confianza que me han brindado durante estos 3 anos y medio, y sigo trabajando con la misma ilusión del primer día. Evidentemente valoraría un cambio de aires para dar un paso adelante en mi carrera, y por encima de todo, tendría que ser un buen proyecto deportivo en una competición más importante que en la que trabajo actualmente.

– ¿Cómo es el jugador neozelandés a la hora de entrenar? ¿Hay algo que te haya llamado especialmente la atención de alguno?

El jugador neozelandés generalmente es muy buena persona, relajado y simpático, muy comprometido y dispuesto a trabajar duro cuando toca. Como jugador, físicamente muy fuerte, dispuesto a aprender y a probar cosas nuevas, y como te he comentado anteriormente dispuesto a comprometerse a entrenar a diario aunque a parte tengan que trabajar 40 horas semanales. Es un lujo para cualquier entrenador el poder poder disponer de unos jugadores tan entregados y comprometidos como los que tengo.

[Continuará…]